sábado 04 de diciembre de 2021 - Edición Nº1095

Policiales | 23 nov 2021

INTENTO DE ROBO

Murió otro motochorro baleado por un policía y ya son más de una docena de casos en el año

Había tratado de robar a un efectivo de la DDI de Lomas de Zamora y estaba internado con custodia policial en el Hospital Oñativia.


Luego de agonizar tres días en el Hospital Arturo Oñativia, se produjo el fallecimiento del motochorro de 19 años que había sido baleado el fin de semana por un policía en Rafael Calzada.

Se trata de un sujeto identificado como Cristian Almeda, que junto a un cómplice que logró escapar a bordo de una moto, trató de asaltar a un efectivo de la DDI de Lomas de Zamora que se resistió a los tiros. Estaba internado con custodia policial, pero perdió la vida como consecuencia de una grave herida de bala.

Fuentes policiales informaron a Política del Sur que el policía habría efectuado tres disparos con su arma reglamentaria, una pistola Bersa Thunder. Uno de ellos impactó en el torso de uno de los ladrones a la altura de la axila derecha.

El malviviente quedó tendido en el suelo mientras el otro huyó a toda velocidad y abandonó al herido. Entre las pertenencias del fallecido habían encontrado un arma de fuego del tipo revólver con la que habían tratado de intimidar al efectivo.

La UFI 8 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora caratuló el caso como “tentativa de robo agravado por el empleo de arma de fuego y lesiones”.

Los otros casos

Política del Sur registró otros casos similares de presuntos ladrones abatidos por efectivos policiales durante intentos de robo que ocurrieron dentro de la zona de cobertura del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

El primero de ellos ocurrió el 9 de enero en el interior de una pizzería de la localidad de San Francisco Solano, partido de Almirante Brown, donde un agente de la Policía Federal y propietario del negocio que se resistió a un robo fue asesinado de un disparo en la cabeza en el medio de un enfrentamiento del que resultaron dos delincuentes muertos.

Tres semanas más tarde, el 27 de enero, una joven oficial de la Policía de la Ciudad que se encontraba de civil cuando iba a trabajar, evitó un robo en la localidad de Villa Centenario y abatió a un motochorro armado de 17 años que robaba en las paradas de colectivos.

Casi un mes después, un presunto ladrón que se habría atrincherado en la casa de un vecino de Bruzaco cuando iba a ser detenido fue abatido de un disparo en la cara efectuado por un integrante del Grupo Halcón que intervino en el hecho ante la resistencia del hombre a entregarse a la Justicia. Ocurrió el 26 de febrero.

El 11 de marzo, una pareja de policías federales baleó de siete tiros a un malviviente que trataba de robarles el auto en Villa Centenario junto a otros cómplices que se dieron a la fuga.

En menos de un mes, el 22 de marzo un efectivo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires de 45 años, que se encontraba de civil, evitó el robo del auto de un vecino en la localidad de Villa Caraza y abatió de varios disparos a uno de los delincuentes

Tres días después, el 25 de marzo, un gendarme mató a un ladrón armado que intentó asaltarlo a él y otras personas que esperaban el colectivo en una parada de ómnibus del barrio Coca Cola de la localidad de Monte Grande.

En Wilde, un subcomisario de la Policía Federal quedó detenido varios días luego de acribillar a dos presuntos motochorros el 23 de mayo.

Tres días después, una agente de la Policía de la provincia de Buenos Aires mató a tiros a un presunto ladrón al que acusó de entrar a robar a mano armada a su casa de la localidad de Monte Grande.

El 13 de junio, un joven de 15 años falleció a raíz de una herida de bala efectuada por un policía, que, según su relato, se habría defendido a los tiros de un intento de robo por parte de dos motochorros en Villa Diamante. Sin embargo, desde el entorno del menor rechazaron esta teoría y aseguron que se trató de un caso de “gatillo facil”.

El 17 de julio, en Burzaco, un agente de la Policía Bonaerense mató por la espalda a un motochorro que intentó asaltar junto a un cómplice a una mujer en la puerta de su casa. Fue detenido y acusado de exceso en la legítima defensa, pero lo excarcelaron más tarde.

Hace casi un mes, el 25 de octubre, un efectivo de la Policía Federal Argentina  abatió a uno de los dos presuntos delincuentes que intentaron asaltarlo en Carlos Spegazzini.

Una semana antes, un miembro de la Prefectura Naval Argentina que trabaja en Uber se resistió al robo de su auto y mató de un tiro en la cara a un presunto delincuente en la localidad de Villa Diamante.

En el mismo mes de octubre, un policía de la Metropolitana mató a un joven de 14 años que habría tratado de robarle la moto junto a un joven en Villa Centenario.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias