martes 05 de marzo de 2024 - Edición Nº1917

Lomas de Zamora | 8 may 2023

RUPTURA EN EL FDT LOMENSE

La salida de Velázquez reavivó a la tropa insaurraldista que reivindica a su conductor

Por más que tratan de relativizarlo, la decisión de la concejal no cayó para nada bien en el oficialismo. Ni por las cuestiones de forma y mucho menos por las de fondo. El detrás de escena de una ruptura anunciada.


En la previa de la sesión del miércoles 26 de abril, el presidente del Concejo Deliberante de Lomas de Zamora, Diego Cordera, recibió una carta en la que la edil Marita Velázquez le comunicaba su deserción al bloque oficialista y la iniciativa de conformar un monobloque por fuera de la órbita insaurraldista.

La decisión de Velázquez fue apenas un temblor que no afectó a la unidad de una bancada conformada por miembros del PJ local, el sindicalismo, el Movimiento Evita, el Frente Renovador, La Cámpora, organizaciones del Ateneo Néstor Kirchner, el Partido FE y otros dirigentes que conformaron hasta la mismísima coalición Cambiemos. 

Los cimientos construidos a base de gestión, articulación y retribución política propiciados desde la Jefatura de Gabinete de la provincia de Buenos Aires y otros ámbitos de orden local han dado sus frutos. “En Lomas de Zamora nadie puede negar la conducción indiscutible de Martín Insaurralde”, sostuvieron desde los pasillos aledaños al recinto.

A la hora de explicar su ruptura, Marita hizo alarde de cuestiones personales que la diferenciaban del modo en que se hacía política en Lomas de Zamora. De hecho, se animó a sostener que el clima de disrupción y falta de conducción que se vive en el orden nacional tuvo su impacto en el nivel provincial y municipal. “La política tiene ciclos y el Frente de Todos tuvo el suyo”, señaló a Política del Sur.

El titular del Concejo, Diego Cordera, relativizó dicha decisión. “No cambia en nada en cómo se maneja el Concejo. La concejala no ha presentado partido político hasta la fecha, así que no integraría la Comisión de Labor legislativa. El Cuerpo va a seguir funcionando de la misma manera con respecto a las sesiones”, indicó el edil también a este medio. 

Para algunos, la salida de Velázquez rememora la acción que tuvo en el primer lustro de este siglo cuando decidió irse de la bancada que respondía al por entonces intendente Jorge Rossi para adentrarse en las filas del Frente para la Victoria siguiendo a su referente Marcela Bianchi Silvestre, muy cercana a Eduardo Duhalde durante los ’90.

Bianchi fue de las primeras dirigentes que quisieron capitalizar el fragor de los primeros años kirchneristas animándose hasta ser candidata a jefa comunal en una colectora que no tuvo cauce ante una Junta Electoral que solo decidió aprobar las de los por entonces diputados provinciales Fernando “Chino” Navarro y Osvaldo Mércuri, el secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior Pablo Paladino, allegado a Aníbal Fernández, y el propio Rossi que supo reorientar la veleta tras la derrota del duhaldismo en 2005. 

Marita lo hizo de nuevo: así como rompió en el bloque PJ para irse al Frente para la Victoria, hoy se va del Frente de Todos para irse no sabemos donde aún.

Por lo tanto, la pregunta que cabe es qué destino tendrá esta decisión de Velázquez. En la misma semana, se dieron una serie de definiciones contundentes desde el Interior. Puntualmente, desde Córdoba, el gobernador Juan Schiaretti confirmó sus intenciones de competir por el sillón de Rivadavia, algo que tuvo la aceptación inmediata de su armador en la provincia de Buenos Aires: el diputado Alejandro “Topo” Rodríguez, de Consenso Federal. ¿Será la definición de Marita acercarse al peronismo federal o seguir insistiendo en figuras como las del ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno? 

Lo cierto es que la decisión de la también coordinadora de la 3° Región del Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad de la provincia de Buenos Aires no cayó para nada bien en la tropa kirchnerista. “Cada uno tiene el poder de decidir donde quiere hacer política. Vengo de la militancia peronista desde los 14 años y no imagino otro lugar que dentro del PJ, con críticas y errores y todos los planteos que uno pueda hacer como militante”, señaló el histórico Osvaldo Deglau.

“No comparto las palabras de Marita, para nada”, sostuvo con contundencia Deglau, quien respaldó la conducción de Martín Insaurralde al rechazar los argumentos bajo los cuales Velázquez decidió separar su banca del bloque que preside Gastón Lasalle.

Tal fue el castigo que, aseguran en el justicialismo lomense, se les dejaron sin efecto los “acuerdos y beneficios” que tenía como concejal y como funcionaria en el Ministerio bonaerense. “Al enemigo ni Justicia”, insistieron desde el recinto en cual varias veces “le habían tirado la bronca porque pedía voto nominal sobre determinadas iniciativas que involucran polémicas de índole nacional”.

Será el tiempo quién puede explicar mejor la actitud que tuvo la edil lomense. Lo cierto, es que es el primer evento de una dinámica que se acelerará conforme a las definiciones electorales.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias