Back Actualidad Actualidad2 Confirmado: la Policía no podrá sindicalizarse
Confirmado: la Policía no podrá sindicalizarse PDF Imprimir E-mail
Escrito por Redacción   
Miércoles, 19 de Abril de 2017 03:52

En fallo dividido, la Corte Suprema de Justicia consideró que el artículo 14 bis de la Constitución excluye a los miembros de las fuerzas policiales de la posibilidad de formar y ser parte de un gremio.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó lo resuelto en segunda instancia y ratificó que las fuerzas policiales no pueden organizarse en sindicatos. La causa la había iniciadoun grupo de efectivos de la Policía Bonaerense que pedía registrarse como gremio en el Ministerio de Trabajo, a partir de la creación del denominado Sindicato Policial Buenos Aires (SIPOBA).


La resolución del máximo tribunal tuvo los votos positivos de su presidente, Ricardo Lorenzetti, y de los jueces Elena Highton y Carlos Rosenkrantz, y la disidencia de Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti.


Según consta en el fallo, la mayoría de la integración de la Corte consideró que el artículo 14 bis de la Constitución Nacional, que prevé a favor de los trabajadores la “organización sindical libre y democrática”, no concede ese derecho al personal policial.En el fallo, la mayoría remarcó que “lo establecido en el artículo 14 bis no implica que todo grupo de trabajadores tenga un derecho incondicionado a formar un sindicato”.


“La Constitución no sólo no consagra a favor de todo grupo de trabajadores un derecho incondicionado a constituir un sindicato, sino que ha excluido a ciertos grupos de trabajadores de ese derecho”, y “así sucede con los miembros de la fuerza policial”, agregó.


En disidencia, Maqueda sostuvo que la posibilidad de agremiarse de los policías está contemplada en tratados internacionales incorporados al texto de la Constitución Nacional.Según el magistrado, los policías pueden formar un sindicato que represente sus intereses, pero ello no implica el ejercicio del derecho de huelga, “pues las medidas de acción gremial directa son absolutamente incompatibles con el régimen jerárquico y disciplinario que caracteriza a toda fuerza de seguridad”.


La discusión sobre la posibilidad de un gremio policial es larga y tienen varias experiencias nacionales e internacionales. En el país, la cuestión tiene especial vigencia desde que, a fines del 2013, los reclamos por mejores salarios entre varias policías provinciales terminaron con acuartelamientos y saqueos.


A partir de esos episodios, el SIPOBA aceleró su estrategia judicial, que en estas horas llega a la máxima instancia. El asesoramiento legal de esta entidad estuvo a cargo de Hugo Moyano hijo.


“La sindicalización policial es parte de un proceso, de una reforma que quedó pendiente, que la sociedad debería pensar no como un punto de partida, sino como un punto de llegada, la frutilla de la torta, diría”, explica Esteban Rodríguez Alzueta, autor del libro “Temor y control. La gestión de la inseguridad como forma de gobierno”. Para el especialista, el punto de partida debe ser “el reconocimiento del estatus de trabajador y ciudadano de cualquier policía, ya que una de los problemas es la formación militar de la policía, que tiende a separarlo de la sociedad civil, lo que deteriora su estatus ciudadano”.


Por su parte, la CORREPI rechaza desde hace tiempo la posibilidad. “Los sindicatos policiales existen hace tiempo en la Argentina, y en la práctica operan como defensa corporativa de la propia fuerza represora. El principal uso que hacen las fuerzas es cubrir lo que llaman ‘accidentes de trabajo’, es decir, casos de gatillo fácil, torturas en comisarías y demás prácticas donde la represión estatal alcanza un grado de violencia intolerable”, remarcó la entidad en su boletín informativo 763.


En el mundo existen muchas experiencias en materia de sindicalización policial. EnEspaña, por ejemplo, hay varias entidades que nuclean a los oficiales de seguridad.Entre ellas figuran el Sindicato Unificado de Policía, la Asociación Nacional de Policía,el Sindicato Profesional Policía Uniformada, la Unión Federal de Policía, el SindicatoPolicía Local de Valencia y la Asociación Unificada de Guardias Civiles.


Además, hay gremios en Francia, Portugal, Grecia, Polonia, Alemania y Hungría.Más cerca, en Uruguay, en 2005 se puso en marcha el Sindicato Único de Policías deUruguay (SUPU), una agrupación que contó con el apoyo del gobierno del FrenteAmplio, e incluso ingresó a la PIT-CNT, la central obrera uruguaya con fuerte raíz deizquierda.

 

 
Banner