lunes 15 de abril de 2024 - Edición Nº1958

Avellaneda | 17 ene 2022

FERRARESI Y CACHO ALVAREZ

Entre el Caribe y el SOEME: la bronca en el peronismo de Avellaneda se expande como un virus

Hay premios y castigos que reparten el intendente con licencia para vacacionar y su esposa. Las bases se sienten despreciadas por el establishment peronista local. Cacho Álvarez saltó del PRO al kirchnerismo y le regalan un gremio a su hijo, advierten. Cómo cayó dentro del FDT, el viaje de Ferraresi y la primera concejala al Caribe.


La intensa ola de calor y el virus Omicrón fastidian a la gente, pero en el peronismo de Avellaneda, además, soportan situaciones que parecen poner blanco sobre negro en las simpatías políticas internas del Frente de Todos.

Localmente, el peronismo oficialista tiene mucho para criticar sobre todo desde el liderazgo del intendente con licencia, Jorge Ferraresi, armó la lista de concejales para 2021 de manera inconsulta y proscribiendo aún las intenciones de algunos dirigentes que querían probarse en las PASO.

Si hay un sector verdaderamente enojado con el intendente con licencia para vacacionar, es el Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda. Precisamente y diálogo con este medio, en octubre del 21, el titular de la FESIMUBO, Rubén “Cholo” García, no tenía ningún empaño en tratar a Ferraresi como “un verdugo de los trabajadores”, a pesar de que le reconocía una buena gestión local.

LEER MÁS: Cholo García: “Ferraresi es un buen ministro pero es un verdugo con los trabajadores municipales”

Ya se han repasado desde Política del Sur las peleas internas del kirchnerismo de Avellaneda, pero más que las peleas, lo que fastidia, y mucho, son los desprecios hacia abajo, un desplante monumental para quienes no tienen la suerte de formar parte del establishment peronista de Ferraresi y su socio Baldomero Cacho Álvarez de Olivera.

“Cuando se ganaron las elecciones (de 2021), no sólo nos comimos la bronca de no haber tenido PASO y de que no se tuvieran en cuentan a las bases peronistas para la lista, sino que estábamos todos mirando desde abajo cómo Ferraresi se saludaba con Cacho Álvarez. ¡Cacho Álvarez!, el tipo que pasó del sciolismo al PRO, y después al lavagnismo y apareció otra vez en el kirchnerismo”, fue lo que dijo a PDSur, un importante referente de las barriadas populares de Avellaneda, visiblemente exaltado por la indignación ideológica.

LEER MÁS: Jorge Ferraresi y Cacho Álvarez renuevan los votos de su matrimonio político

La bronca se expande en Avellaneda como el COVID 19. No hay argumento que calme a las bases y los dirigentes que los representan que cada día tienen que defender la gestión de Ferraresi en los barrios más pobres del Municipio y que además tienen que dar explicación por los privilegios del ex ministro sciolista (que como intendente también fue combatido por los trabajadores municipales).

Sin lugar a dudas, el viaje de Ferraresi al Caribe despertó más de una crítica a viva voz dentro del Frente de Todos local, pero el lugar que hoy ocupa un borocotizado Álvarez de Olivera termina por dinamitar la tranquilidad interna del frente oficialista que, según dos fuentes locales, se compone de “obedientes ovejitas que dicen sí a cualquier cosa”.

LEER MÁS: Calzoni descartó la unidad con el ferraresismo y aseguró que en el gobierno municipal “prima sectorizar”

Según un dirigente del FDT, advirtió a este medio que el hijo de Cacho Álvarez, ex opositor a Ferraresi, habría sido elegido como secretario adjunto del Sindicato de obreros y empleados de minoridad y educación (SOEME) bonaerense, información, que aún no pudo ser corroborada por PDSur.

La indignación ideológica pasa por los beneficios que tiene Álvarez de Olivera en detrimento de otros dirigentes que nunca abandonaron el espacio. El ex intendente y ex ministro de Daniel Scioli, primero “fue nombrado en el Ministerio de Hábitat, después acomodó a su ex esposa en el kirchnerismo (luego de que Mari Balbuena dijera que no se sentía cómoda en el PRO), acomodó a su actual pareja (Gabriela Dorrego) de concejal y ahora pone a su hijo (Maxi Álvarez de Olivera) en un Sindicato”, aseguró un peronista de la primera hora de Avellaneda.

LEER MÁS: “Somos un colectivo y la idea es apuntalar el proyecto”, recalcó Dorrego

Párrafo aparte, el SOEME de la provincia de Buenos Aires está intervenido judicialmente desde 2018, porque Marcelo Balcedo, ex secretario general del gremio que reúne al personal auxiliar de escuelas fue detenido en Uruguay por presunto lavado de dinero. Hoy vive en Uruguay por un acuerdo con la justicia uruguaya, cumpliendo una probation de tres años, pero con un pedido de captura internacional. Balcedo dice ahora, haber sido víctima de la Gestapo de María Eugenia Vidal.

“¿Cómo puede ser que Cacho siempre caiga parado sin importar lo que haga?”, se preguntaba este dirigente, que se quejaba porque no sabía ya cómo defender el insólito trato diferencial que hace Jorge Ferraresi entre los ex Cambiemos y los propios leales del FDT.

LEER MÁS: Ferraresi también desoyó al Presidente y se fue de vacaciones al Caribe

Desde las bases advierten de todas maneras que no planean represalias internas por las broncas y el desprecio de Ferraresi, y asimismo informan que siguen apostando a la gestión del intendente con licencia antes pegar un salto al macrismo, pero se sienten seriamente ninguneados por los premios y castigos que reparten el ministro y su esposa (Magdalena Sierra, designada primera concejala en la lista), sin dimensionar el trabajo militante, sino calculando las ventajas y beneficios propios del poder.

“Acá estamos soportando un calor del infierno, batallando contra el COVID, contra los medios opositores, poniendo el hombro y trabajando por la gestión, y algunos se dan el lujo de irse a Cuba. No parece ser muy pareja la balanza con esta doble moral en Avellaneda”, remataron respecto de la escapadita del ministro y señora a las bellas playas de Caribe.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias