lunes 15 de abril de 2024 - Edición Nº1958

Avellaneda | 25 abr 2021

TRAS UNA LARGA SEPARACIÓN

Jorge Ferraresi y Cacho Álvarez renuevan los votos de su matrimonio político

Donde hubo fuego, cenizas quedan. El ministro nacional de Hábitat “premió” a su viejo mentor Baldomero Álvarez de Olivera con un puesto en el Ministerio de Hábitat. El polémico ex intendente y ex ministro de Scioli, llegó a militar las boletas de Cambiemos y cuestionó en 2016 el alineamiento de Ferraresi con CFK.


Hace poco más de un año (febrero de 2020) Avellaneda amanecía sorprendida por una foto que no se veía desde 2009. De pronto, el sol asomaba sobre el Municipio para iluminar la imagen del intendente Jorge Ferraresi y de su ancesor en el cargo, Baldomero Cacho Álvarez de Olivera.

Después de once años de distanciamiento en aquel mes previo a la pandemia, Cacho Álvarez explicaba sorpresivamente: “Más de una vez nos juntamos a tomar un café, pero no lo hicimos público”, y aseguró que “con Jorge (Ferraresi) nunca nos peleamos”.

LEER MÁS: Se juntaron el hambre y las ganas de comer

Aquella foto al fin tuvo su correlato en una nueva noticia para renovar los votos de este matrimonio político que lleva unos 20 años.

Ferraresi inició su carrera en la gestión pública como secretario de Obras y Servicios Públicos del gobierno de Álvarez en 1999. Años más tarde, en 2007, “Cacho” lo lanzó por primera vez a las urnas como candidato a concejal y luego de que éste dejara la intendencia para ser nombrado ministro provincial de Daniel Scioli, Ferraresi asumía la intendencia en 2009.

Ahora, mediante la Resolución 114/2021 publicada en el Boletín Oficial, Ferraresi como ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat convocó a su antiguo jefe para que ocupe el rol de Asesor de Gabinete ad honorem.

Lo notable del caso es que ninguno de los dos dirigentes promocionó este acuerdo político local en sus cuentas de twitter.

Este es el texto del decreto: "VISTO el Expediente EX-2021-31601655-APN-DGDYD#MDTYH del Registro del MINISTERIO DE DESARROLLO TERRITORIAL Y HÁBITAT, la Ley de Ministerios N° 22.520 (texto ordenado por Decreto N° 438 del 12 de marzo de 1992) y sus modificatorias, el Decreto N° 101 del 18 de enero de 1985, y CONSIDERANDO: Que a fin de asesorar al suscripto en temas inherentes a la competencia del MINISTERIO DE DESARROLLO TERRITORIAL Y HÁBITAT, resulta necesario designar al Señor D. Baldomero ÁLVAREZ DE OLIVERA como Asesor de Gabinete con carácter ad honorem". 

 

Según algunos testimonios recogidos por Política del Sur, esta novedad causó de todo, menos alegría. Sobre todo, en las bases del peronismo de Avellaneda (que acataron el acuerdo a regañadientes) hubo según definieron “sorpresa”, “enojos” y hasta “risas”.

 

“Este tipo de movidas a veces dan risas”, confió a este medio un dirigente del ala más combativa del peronismo de base, que ve en Cacho Álvarez un viejo caudillo devenido en “una caricatura de sí mismo”.  

En la historia reciente de Cacho Álvarez, tras varios idas y vueltas, en el último tramo de su salteada carrera, cerró con el peronista Miguel Ángel Pichetto con quien hizo campaña durante varios meses del 2018.

Sin embargo, cuando el espacio del peronismo federal comenzó a delinear sus listas de cara a las elecciones, el excandidato macrista a vicepresidente de la Nación recortó el número de candidatos que le correspondía a la militancia del exintendente de Avellaneda y volvió a dar otro portazo.

Luego de eso, se fue con la fuerza encabezada por el excandidato a presidente Roberto Lavagna y se postuló como candidato a Intendente en Avellaneda por Consenso Federal.

Por tal motivo, esta movida de Ferraresi, si bien fue aceptada por la militancia del PJ de Avellaneda, tuvo una mirada muy crítica por este “premio” a Cacho Álvarez, un hombre que ha tenido un comportamiento político pendular entre una supuesta autenticidad y un pragmatismo de doble cara en el ámbito local.

 

LEER MÁS: La “guerra fría” entre Ferraresi y Cacho Álvarez

 

Cacho Álvarez modelo 2016

Apenas María Eugenia Vidal ganó la gobernación en 2016, el ex ministro de Daniel Scioli pegaba un salto de 180 grados para caer parado en las tropas de Mauricio Macri y lo expresaba de la siguiente manera:

“Son momentos en los que hay que dar una mano y cuidar que no se perjudique a los trabajadores ni a los vecinos de nuestra ciudad”, explicaba Álvarez de Olivera como si fuera el intendente de Avellaneda.

 

“Tenemos que garantizar la gobernabilidad de la gobernadora (María Eugenia) Vidal y del presidente (Mauricio) Macri, porque si a ellos no les va bien, a la gente le va a ir peor”, sentenciaba sorpresivamente.

Por último, Álvarez además criticaba el alineamiento del entonces intendente Ferraresi con la conducción de la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y “con los sectores del kirchnerismo duro”, definía.

“Ferraresi tendría que ocuparse más por gobernar la ciudad y por los problemas de los vecinos con la luz, con la seguridad y la limpieza, en vez de estar en reuniones con La Cámpora o defendiendo a Milagro Sala”, cuestionaba el ahora asesor del ministro kircherista.

Como se sabe, próximamente La Cámpora tomará el poder del PJ bonaerense con la presidencia del diputado nacional Máximo Kirchner que ya tiene todo abrochado con los intendentes peronistas, a excepción del jefe comunal y titular actual del partido, Fernando Gray.

Queda preguntarse (como moño del regalito), qué opinión tendrán los Municipales de Avellaneda.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias