viernes 21 de junio de 2024 - Edición Nº2025

Policiales | 27 dic 2022

EZEIZA

Se suicidó un kiosquero que cumplía arresto domiciliario por hacerse pasar por médico

Estaba recluido en su vivienda de Ezeiza, donde fue encontrado ahorcado. Esperaba a ser juzgado por la muerte de 12 "pacientes".


Un kiosquero que cumplía arresto domiciliario acusado de hacerse pasar por médico y provocar la muerte de al menos 12 víctimas, se suicidó en su casa de Ezeiza.

El dramático hecho ocurrido en el interior de una vivienda ubicada sobre la calle Humaitá al 600 fue descubierto por su ex pareja, quien dio aviso a la Policía. 

Todo ocurrió el 22 de diciembre pero se conoció en las últimas horas. El sujeto identificado como Juan García Olivares, de nacionalidad chilena, de 57 años, fue encontrado colgado de un tirante del techo del comedor de la propiedad.

Fuentes policiales informaron a Política del Sur que, según los testigos, el fallecido se hallaba deprimido y que habría dejado una carta, donde expresó los motivos de la drástica decisión de quitarse la vida.

Según indicaron a este medio, tenía depresión y se habría suicidado por maltratos psicológicos por parte de su ex pareja. Además, tenía antecedentes de tentativa de suicidio en el mes de febrero. 

Los efectivos que asistieron al lugar no constataron faltantes ni signos de violencia, razón por la que la causa quedó caratulada como "suicidio".

Esperaba a ser juzgado

Juan García Olivares, tenía prisión preventiva con pulsera electrónica, bajo control del Servicio Penitenciario Bonaerense, a la espera de un juicio oral acusado por “homicidio con dolo eventual” por simular que era un doctor profesional, pero fue descubierto durante el aislamiento por la pandemia.

El hombre, que iba a ser juzgado por el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional  14 de la Ciudad de Buenos Aires, quedó en la mira de la Justicia luego de que Víctor Alejandro Calvo se descompensó en la noche del 1 de diciembre de 2020. El "paciente", de 50 años, acusó un fuerte dolor de pecho y una sudoración fría, por lo que su esposa llamó a una ambulancia de una empresa de emergencias médicas, poco antes de las 23.

Las cámaras del edificio muestran que quien se hizo presente fue Olivares García, quien tras completar una revisión superficial le comunicó al paciente y su esposa que no se trataba de una urgencia y contaban con tiempo para acudir a un centro de salud para que le realizaran otros estudios.

Sin los conocimientos necesarios, ya que no sabía de medicina, les cobró la consulta a la pareja de Calvo, se negó a trasladar al paciente en la ambulancia (“porque tiene Covid”) y se retiró del departamento.

Calvo sufría un infarto y pocos minutos después falleció en la calle, en la puerta de su domicilio, ante la vista de su esposa, que es abogada penalista y decidió realizar la denuncia correspondiente, mientras un médico que pasaba por el lugar en su auto intentaba asistirlo.

Fue así que Olivares García fue procesado por homicidio simple con dolo eventual y usurpación de título, mientras avanzaba una investigación en paralelo ante la aparición de familiares de otras víctimas fatales que reconocieron al falso médico cuando su rostro se difundió en los medios.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias