jueves 01 de diciembre de 2022 - Edición Nº1457

Policiales | 24 nov 2022

RECTA FINAL

Víctimas de la "Masacre de Wilde" están "expectantes" con la etapa final del juicio

Raquel Gazzanego, viuda de Edgardo Cicutín, fue optimista aunque aclaró que "solo es el principio del fin".


El juicio por la denominada "Masacre de Wilde" entra en su etapa final, luego de casi 29 años de espera por el emblemático caso de "gatillo fácil" sucedido en esa localidad bonaerense en 1994 y que le costó la vida a cuatro personas.

Mientras tanto, los familiares de las víctimas se mantienen expectantes en conocer el veredicto del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora, tras el pedido de la fiscal Viviana Simón, que en su alegato pidió la pena de prisión perpetua para los siete policías que son juzgados.

"Seguimos expectantes, creemos que va bien el juicio independiente de la cantidad de cosas falaces y fantasiosas del alegato, porque entendemos que es el trabajo de ellos, defender a sus defendidos, aunque sean asesinos", contó Raquel Gazzanego, viuda de Edgardo Cicutín, una de las víctimas del hecho.

En diálogo con el programa Política del Sur, la entrevistada sostuvo que "hasta último momento no se sabe qué va a pasar". "Se paran en enfrentamientos o salir de civil para pedir la excarcelación. Quedó demostrado en el juicio y por dicho de policías, que ellos no hacían prevención del delito", recalcó.

Durante su turno, los abogados defensores pidieron las absoluciones de los imputados: los ex comisarios Roberto Mantel y Eduardo Gómez, el ex oficial Osvaldo Lorenzón, el ex subteniente Pablo Dudek, los ex oficiales Julio Gatto y Marcelo Valenga y el ex cabo Marcos Rodríguez quienes llegaron al debate en libertad y acusados de asesinar a Edgardo Cicutín, Roberto Corbo, Gustavo Mendoza y Enrique Bielsa y de intentar matar al único sobreviviente Claudio Díaz.

"Quien pudo escuchar los alegatos de la defensa pudo oír que la abogada Martínez sostenía la versión de que se podía tomar como venganza más que justicia", señaló Gazzanego y añadió: "Si hacer justicia por todas las vías legales es venganza, no comparto esa idea".

Temor, veredicto y más juicios

Además, recordó el temor que había ante posibles represalias de los acusados en la previa del proceso judicial y algunos testimonios "raros" como el del testigo Pablo Lunati. "Se lo notó dubitativo al igual que otros testigos, fueron careos muy raros deja abierta una puerta a la duda", consideró.

Al ser consultada sobre la fecha del veredicto, Gazzanego estimó que "para el 12 podría estar". Sin embargo, aclaró que solo "es el principio del fin y no termina el 12 de diciembre".

"Vamos a pedir el juicio de los integrantes y camaristas que permitieron llegar a 29 años de impunidad de la Masacre de Wilde", expresó y añadió: "Necesitamos que los organismos internacionales vean y velen porque la Justicia argentina sea justa".

Los alegatos

Todos los alegatos de las defensas coincidieron en criticar el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, que ordenó en noviembre de 2013 dejar sin efecto todos los sobreseimientos.

Tras concluir los alegatos, el juicio pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo 25 de noviembre, cuando se desarrollarán las réplicas por parte de la fiscalía y los particulares damnificados y las contrarréplicas por parte de la defensa.

Si bien no está aún confirmado, el veredicto podría darse a conocer el 5 de diciembre, tras las últimas palabras de los acusados, o el 12 del mismo mes, añadieron los informantes.

"Masacre de Wilde"

Ocurrió el 10 de enero de 1994 y tuvo como víctimas al remisero Corbo y a sus pasajeros, Mendoza y Bielsa, quienes viajaban a bordo de un Peugeot 505, y al vendedor de libros Cicutín, que se trasladaba en un Dodge 1500, conducido por Díaz, el único que sobrevivió al ataque.

Los cinco fueron atacados a tiros por efectivos de la Brigada de Investigaciones de Lanús que al parecer los confundieron con delincuentes y les dispararon cerca de 200 veces.

Todos los ex efectivos afrontan cargos por los delitos de "cuádruple homicidio simple y un homicidio simple en grado de tentativa", por la única víctima del ataque que sobrevivió.

De acuerdo a los peritajes, los vehículos involucrados y las víctimas recibieron unos 200 impactos de bala calibre 9 milímetros disparados con pistolas y al menos un subfusil Uzi.

En principio, los policías que intervinieron en el hecho fueron detenidos, aunque la Cámara de Apelaciones y Garantías los sobreseyó y liberó.

Además de quienes ahora van a juicio, estaban imputados el comisario César Córdoba, Carlos Saladino y Hugo Reyes, (ya fallecidos), todos integrantes de la brigada cuyo subjefe era el entonces comisario y actual abogado Juan José Ribelli, procesado y luego absuelto por el atentado a la AMIA y quien no estaba en el país cuando ocurrió el hecho y el ex subteniente Marciano Gonzalez, que quedó fuera del proceso por incapacidad mental, luego de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV).

Tras apelaciones de familiares de las víctimas, en 2003 y en 2007 volvieron a ser sobreseídos por la misma medida.

No obstante, la causa siguió su curso hasta la Suprema Corte de Justicia bonaerense, que en 2013 ordenó reabrir el expediente y anular los sobreseimientos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias