miércoles 22 de septiembre de 2021 - Edición Nº4117

Gremiales | 3 sep 2021

ANALISIS

Cumbre CGT-AF: fondos millonarios, apoyo a la reelección y diálogo con La Cámpora

Las obras sociales recibirán de acá a fin de año unos 11.400 millones de pesos por costos por discapacidad, un histórico reclamo de la dirigencia, que se mostró satisfecha por la cumbre en la Casa Rosada. A cambio, respaldaron la reelección presidencial. La otra cumbre con La Cámpora selló la paz por viejas disputas sanitarias.


Por:
Diego Lanese

Esta semana, en al menos dos encuentros claves, la CGT volvió a ratificar su apoyo al presidente Alberto Fernández y el Frente De Todos. A menos de 10 días de las PASO, la conducción de la central obrera se sentó cara a cara con el mandatario, y para acordar una serie de cuestiones de interés mutuo. Con las propias elecciones en el horizonte, la dirigencia obrera fue con ánimos de consenso, luego de algunas tensiones derivadas de la interna que vive por la sucesión de las actuales autoridades. La reunión finalizó con acuerdos varios, y compromisos de mantener el respaldo al oficialismo, sobre todo en medio de la tormenta política que generó la foto de los festejos en Olivos. Pensando a futuro, la mesa chica de la CGT se sentó con referentes del kirchnerismo más duro, que en algún momento amenazó con meterse en la interna cegetista, impulsando a una candidata de la Corriente Federal para el futuro triunvirato.

 

La reunión de esta semana tuvo como pocas veces el formato de una negociación, ya que la dirigencia sindical llevó sus pedidos concretos, a cambio de una mayor presencia en la campaña. En concreto, el principal anuncio es el pago de fondos millonarios para sus obras sociales. Como ya se hizo una docena de veces en pandemia, el Gobierno girará recursos para sostener las entidades, pero con un mecanismo más permanente. Se trata de la cobertura que harán desde el Estado respecto de las prestaciones a afiliados con discapacidad, un viejo anhelo de la central. En total, hasta fin de año las obras sociales recibirán 11.400 millones de pesos para compensarles el costo adicional que afrontaron durante la pandemia por servicios a estos pacientes. Los pagos forman parte de un reconocimiento parcial de la administración nacional a un reclamo histórico de la central obrera: que los gastos en discapacidad por servicios de educación y transporte, es decir no estrictamente médicos, puedan correr por cuenta de los ministerios correspondientes sin salir de las arcas de las obras sociales.

 

Con esto, afirman en el entorno de la CGT, se logra llegar a fin de año con cierto aire financiero, ante la “tormenta perfecta” que fue la pandemia y la crisis económica. Este cambio de esquema, de ser permanente, dará una mayor solidez a la seguridad social, agregan. Con estos fondos bajo el brazo, la central comenzó a mostrarse más cercana al gobierno, y a vincularse en la campaña. “Yo tengo una relación afectiva (con el Presidente) que me hace muy subjetivo, pero creo que este proceso tiene que consolidarse y para eso se necesita tiempo”, dijo Héctor Daer, en declaraciones radiales, donde respaldó la idea de un segundo mandato de Alberto Fernández, que salieron a pedir algunos ministros.

Leer más: Oyhamburú: “Me gustaría que Héctor Daer sea el único líder que tenga la CGT”

 

Se sabe que Daer busca ser parte de la futura conducción, y en un momento fue el candidato de la Casa Rosada. Hoy corre con ventaja respecto de otros dirigentes, como parte de un nuevo triunvirato, ya que se cree que no hay clima para un único secretario general. Pero en los últimos días el Frente Sindical lanzó un “operativo clamor” para poner en ese lugar a Pablo Moyano. Por ahora, las fichas parecen favorecer al dirigente de la Sanidad, pero falta mucho para definir esta situación. Respecto a esto último, el dirigente lo ATSA Zona Sur Sergio Oyhamburú remarcó en Política del Sur que, si bien “hay que buscar una persona que sea la síntesis de todos los sectores”, le gustaría que “Héctor Daer sea el único líder que tenga la CGT”.

 

Tendiendo puentes

 

Con los fondos acordados y el respaldo a la reelección, la CGT busca acomodarse en el mosaico de espacios que forman el oficialismo. En este contexto, la mesa chica de la central obrera tuvo un relevante encuentro con los referentes de La Cámpora, donde buscaron desmentir las versiones de malestar. Hace unos días, se habló de que la agrupación que lidera Máximo Kirchner candidateaba a Vanesa Siley, diputada nacional y referente del gremio de los judiciales nacionales, como integrantes de la próxima conducción obrera. El rechazo de esta posibilidad generó los rumores de cortocircuito, sobre todo luego que el Frente Sindical saliera a jugar fuerte para imponer a Pablo Moyano en esa fórmula.

 

Leer más: El Frente Sindical lanzó un “operativo clamor” para que Pablo Moyano lidere la CGT

Estos contactos buscan evitar que las elecciones de la CGT, pensadas casi al mismo tiempo que las legislativas, termine siendo un problema para la coalición gobernante. Si bien todos hablan de unidad, tanto el Frente Gremial del moyanismo como la Corriente Federal de Sergio Palazzo tienen ideas propias para el futuro cegetista, que en algunos casos están separados de lo que quieren “gordos” y otros grupos que actualmente mantienen la conducción. La otra clave de la cumbre La Cámpora-CGT fue el tema sanitario. Más allá de los fondos logrados para las obras sociales, los dirigentes tienen desconfianza de las ideas de reforma del sistema de salud que la fundación Soberanía Sanitaria, entidad muy vinculada a la agrupación de Máximo Kirchner, viene fomentando desde el inicio del año. Las relaciones entre gremios y La Cámpora entraron en colapso cuando ambos espacios disputaron lugares en la Superintendencia de Servicios de Salud, el órgano clave para la distribución de fondos para las obras sociales. La reunión mejoró el clima entre ambos sectores, aunque el proyecto de reforma de la salud sigue dando vuelta en algunos despachos gubernamentales.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS