viernes 17 de mayo de 2024 - Edición Nº1990

Gremiales | 16 may 2024

CONTRAOFENSIVA DEL GOBIERNO

Grave denuncia contra un líder de la CGT: Lo acusan de amenazas para sumarse al paro nacional

Se trata de Carlos Acuña, líder del sindicato de los trabajadores de estaciones de servicios. Según el dueño de un local del rubro en la Ciudad de Buenos Aires, un grupo de personas que se identificó con el sindicalista los obligó a cerrar, sino “nos iban a romper todo”.


Tras el paro nacional de la semana pasada, el Gobierno nacional alertó que recibió una denuncia a la línea 134 por aprietes para adherir al paro nacional de parte de un sector encabezado por Carlos Acuña, líder del Sindicato de Obreros de Estaciones de Servicio (SOESGyPE) y parte de la cúpula de la CGT. Como anticipó Política del Sur esta semana, darles curso a estas denuncias recibidas durante el paro nacional es parte de la estrategia para responder a la dirigencia sindical, que incluirá además el impulso a una serie de leyes que pretenden limitar el poder de los gremios y regular su vida interna.

 

“Si no cerrábamos íbamos a tener problemas con la seguridad de los empleados y del negocio, de la estación de servicio. (Dijeron) Que nos iban a romper todo”, contó el particular, dueño de una estación de servicio Shell del barrio porteño de La Paternal, citado por el portal Infobae. Cuando le preguntaron de parte de quienes venían las amenazas, el denunciante señaló a Acuña, quien conduce el gremio desde hace 19 años, fue diputado y llegó al sindicalismo de la mano de Luis Barrionuevo. Su esposa, Blanca Cantero, es actualmente la intendenta del municipio de Presidente Perón, al sur del gran Buenos Aires.

 

Según lo narrado, al encargado lo visitaron en moto y le dijeron que “iban a pasar cada 30 minutos a controlar que la estación de servicio esté cerrada” o, según lo informado “iban a tener problemas con la seguridad de las personas y del negocio”. La llamada sería parte de las 3.685 denuncias por extorsión en la línea habilitada que el vocero presidencial, Manuel Adorni, contó que se recibieron durante y post la jornada del paro nacional.

La misma mañana del paro se produjo otra amenaza contra un depósito de mercaderías que estaba abierto y trabajando, ubicado en Villa Soldati en la calle Carlos Berg al 3500, al sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Fue protagonizada por un grupo de afiliados al sindicato de Camioneros. “Cerrá las persianas, ya sabés cómo es esto”, les dijeron a los trabajadores para que se sumaran (obligados) a la medida de fuerza cegetista.

 

La Policía de la Ciudad, alertada de la situación, detuvo a 12 personas por este hecho. Habían ingresado “con fines intimidatorios y con el objetivo de que cesaran el trabajo”, según confirmaron fuentes policiales. Por ello, a partir de la descripción de los hombres y sus vehículos, los acusados fueron demorados en la calle Troxler al 3200. El Juzgado Criminal y Correccional Número 12 ordenó la detención de las 12 personas, además del secuestro de los vehículos, y se labró un acta por actuaciones por extorsión. Asimismo, en uno de los ocho vehículos se encontró un palo de madera, un cuchillo y una vara de metal extensible.

Al realizar el procedimiento habitual de identificación, un dato en particular llamó la atención: todos serían afiliados al Sindicato de Camioneros. Previamente, policías de la Comisaría Vecinal 4B se habían desplazado a la calle Erezcano al 3800, en el barrio de Pompeya, donde se encuentra la empresa Expreso Rodríguez Hermanos por la presencia de varios sujetos que habían ingresado al lugar amedrentando a los empleados para que cesen su actividad. Cuando los efectivos arribaron al lugar, los individuos ya se habían retirado. Uno de los damnificados declaró que se trató de un grupo de, al menos, 10 personas que pertenecerían al Sindicato de Camioneros. Así fue como lograron identificarlos para su posterior detención.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias