viernes 24 de mayo de 2024 - Edición Nº1997

Gremiales | 17 abr 2024

EN TODA LA PROVINCIA

FESIMUBO declara el “estado de alerta” por insólito proyecto en Mar del Plata

La federación de gremio municipales rechazó la intención del intendente Montenegro de declarar esencial la actividad de sus empleados y así limitar su derecho a huelga. La medida busca frenar el plan de lucha de los empleados, lanzado contra el ajuste local.


Por: Diego Lanese

Desde hace unos días, los municipales de Mar del Plata están en conflicto con la gestión de Guillermo Montenegro, por una serie de medidas que afectan los salarios y condiciones de trabajo, lo que incluyó un paro de actividades la semana pasada. La respuesta del gobierno de General Pueyrredón respondió con una insólita propuesta: limitar el derecho a huelga, a través de la declaración de esencialidad de las tareas de los empleados de la comuna. El recurso es el mismo que se incorporó al capítulo laboral del DNU 70, que la Justicia suspendió. La medida se instrumentará a partir de un proyecto de ordenanza, que el jefe comunal quiere tratar y aprobar en el Concejo Deliberante, y que enojó y mucho al sindicato local. A tal punto la propuesta resultó insólita, que todos los gremios del sector de la provincia de Buenos Aires se declararon “en estado de alerta y movilización”. Así lo determinó la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FESIMUBO), que apoyó a los trabajadores marplatenses, y marcó como “ridícula” la iniciativa de Montenegro. Por estos días, se presentó en el Congreso una propuesta nueva de reforma laboral, elaborada por el bloque de la UCR, que vuelve a usar la esencialidad para frenar los paros, en ese caso en la educación y el transporte público.

 

La declaración de FESIMUBO responde a la iniciativa de Montenegro de buscar limitar las protestas del personal de la comuna, declarando esencial su actividad. El proyecto de ordenanza fue adelantado el viernes pasado por el propio intendente en conferencia de prensa, y fue la respuesta al paro del Sindicato de Trabajadores Municipales de General Pueyrredón y Batán, que se quejan de medidas de ajuste de la gestión, entre ellos reformas al régimen de presentismo, que rige hace más de 20 años. Para el jefe comunal, “mi rol es asegurarme de que los marplatenses reciban los servicios y la atención por la que pagan sus impuestos, cuando hacen paro no me lo están haciendo a mí, están tomando de rehenes a todos los marplatenses”. Por eso piensa declarar esencial las tareas de los trabajadores comunales, bajo el argumento de “garantizar que no haya cortes en los servicios que el Estado debe brindarle a los contribuyentes”. “La patronal en el caso de los empleados públicos no es un gobierno, son los vecinos”, dijo Montenegro. Si bien no se dieron detalles de la medida, se sabe que al declarar esencial la actividad, se deben mantener servicios parciales en una protesta, que pueden ser de hasta el 75 por ciento, como marca la ley para algunos servicios como la salud, pero que puede llegar al 30 por ciento, según muchos de los proyectos que están dando vuelta.

Ante esta situación, la FESIMUBO declaró el “estado de alerta y movilización” y criticó con dureza al gobierno de Montenegro. Desde el gremio local le dijeron a Política del Sur que “no existe un antecedente de una medida de tal magnitud en la provincia de Buenos Aires, ningún jefe comunal se animó a cortar el derecho de huelga, violando las leyes actuales y la Constitución Nacional. En este sentido, le pidieron al jefe comunal que “antes que tomar esta medida tan absurda hay muchos problemas que a los municipales le vendría bien solucionar, como el tema de los escalafones, que lleva años sin solución”. El conflicto local comenzó cuando la gestión municipal tomó una serie de medidas de ajuste que afectaron a los municipales, como el cambio de régimen de licencias por presentismo, que a partir de esto no permite las huelgas, como parte de la esencialidad que pretende declarar. Para los trabajadores este cambio es una “vulneración a los derechos laborales”, según expresaron en una carta enviada al delegado local del Ministerio de Trabajo. “Dicho hecho no solo constituye una violación a los derechos constitucionales de los trabajadores, en especial al mencionado artículo 14 bis sino también a la Ley 14.656 que ha modificado la relación de empleo municipal dejando atrás la época de los estatutos 13 imposición y la unilateralidad pasando a un sistema de negociación bilateral de convenciones colectivas”, explicaron desde el gremio local en esa carta enviada al delegado Daniel Bucicco.

 

Con la declaración, la FESIMUBO criticaron con dureza a Montenegro, y marco que “del ridículo y la arbitrariedad nunca se vuelve”. “El intendente municipal Guillermo Montenegro en una evidente sobreactuación, pretende superar las acciones del hoy presidente Javier Milei. Para ello, se hizo de todas las arbitrariedades a su alcance, preparó un terrorífico plan de persecución y hostigamiento sin dejar de duplicar el cinismo”, señaló el escrito, que lleva la firma del secretario general de la entidad, Rubén “Cholo” García. La entidad gremial bonaerense que agrupa al sector, sostuvo que el objetivo del proyecto es “condenar a la indignidad y la miseria a todos los trabajadores y trabajadoras municipales” y que la misma es de “un cinismo épico” ya que busca declarar de esencial a todo el trabajo municipal pero “en paralelo rechaza todo reconocimiento salarial”. En ese marco, la FESIMUBO exigió al Intendente “a iniciar urgentes negociaciones paritarias con el sindicato de trabajadores municipales, como único método de mantener y garantizar la paz social y resolver las diferentes problemáticas en forma bilateral”. Asimismo, se comprometieron a llevar esta instancia a la Justicia para realizar “las denuncias y presentaciones que correspondan”.

Los argumentos de Montenegro son similares a los usados por las distintas versiones de la reforma laboral que intenta aprobar el Gobierno nacional, primero a través del DNU 70 y luego con el proyecto del bloque radical, que se presentó en los últimos días en el Congreso. En esta última iniciativa, como informó Política del Sur, se busca declarar esencial la docencia en todos sus niveles y el transporte, y evitar los paros totales. La propuesta establece que “la educación en los ciclos de escolaridad obligatoria como un derecho humano fundamental, limitando los conflictos colectivos de trabajo que pongan en riesgo este derecho”. Los establecimientos deben permanecer abiertos a pesar de la inactividad por huelga, según se estableció en la propuesta del radicalismo. En el caso de Mar del Plata, el jefe comunal explicó que la idea es no sólo la prohibición de realizar paros, sino también otro tipo de medidas de fuerza como la retención de tareas y las asambleas sindicales, que se realizan por sector en horario laboral. “Lo esencial es la actitud antiobrera de Montenegro y de todos los intendentes. Esto sí es esencial: no importa el color político, los jefes comunales tienden a atacar a sus trabajadores”, se quejó otro dirigente consultado.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias