miércoles 28 de febrero de 2024 - Edición Nº1911

Policiales | 1 dic 2023

MISTERIOSA DESAPARICIÓN

¿Qué pascó con Carlos De Romedis? Volvía de ver a un amigo, lo paró la Policía, y nunca regresó

El episodio ocurrió en abril de 2021 en Villa Soldati y desde ese momento, nada se sabe sobre el paradero del hombre que vivía en Lomas de Zamora. La sospecha de su familia, que no pierde la esperanza de volver a verlo y pide que se reactive la búsqueda.


Carlos Enrique de Romedis, que trabajaba como portero en un edificio de Banfield, terminó su jornada laboral del día 30 de abril del 2021 cerca de las 17, y se fue a visitar a un amigo, en Villa Soldati, donde tenía pensado jugar un partido de futbol, aunque esto finalmente no ocurrió.

Luego de permanecer en el domicilio hasta las 20, el hombre de 43 años tomó el colectivo de regreso a su casa, en Lomas de Zamora, pero luego de un breve viaje a bordo del transporte público, su camino fue interrumpido por el colectivero, que lo obligó a descender de la unidad.

Desde entonces, no se supo más nada de él, más allá de algunas imágenes registradas por cámaras de seguridad, que muestran a Carlos hablar con los uniformados, que lo dejan ir después de una breve charla. Sin embargo, en un momento se le pierde el rastro y su paradero sigue siendo incierto hasta ahora. Más de 2 ños y siete meses después de aquel día, sigue desaparecido.

De acuerdo a la reconstrucción del caso, el colectivero lo dejó en Fernández de la Cruz y Av. Centenera, por donde, minutos más tarde, frenó un patrullero. Allí, unos efectivos se acercaron y le revisaron la mochila que llevaba. Finalmente, tras hablar un momento con los oficiales, lo dejaron ir.

"Las cámaras lo captan hasta un lugar, y después desapareció, como por arte de magia, después de que lo paró la policía, y lo hizo bajar del colectivo", contó Mariela Orquera, ex pareja del desaparecido, que en diálogo con Política del Sur no ocultó sus sospechas.

"La verdad es que no se movieron demasiado, y además, tengo muchas dudas, porque las cámaras que me mostraron en la fiscalía, solamente se lo ve hasta un cierto lugar", señaló la mujer, madre de la hija de Romedis. "Tengo muchas sospechas y sospecho hasta de la Policía", reconoció.

Orquera se dio cuenta de que algo andaba mal el 4 de mayo, día del cumpleaños de la nena que tienen en común. A pesar de que siempre se comunicaba con su hija, ese día, el padre ni siquiera había enviado un mensaje, lo que llamó mucho su atención.

La expareja llamó al celular de Carlos varias veces, pero figuraba como apagado. Al día siguiente volvió a intentarlo y tampoco pudo, lo que le generó preocupación. También se comunicó con sus familiares, pero ellos tampoco sabían nada.

A partir de ese momento, decidieron radicar la denuncia por averiguación de paradero en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora. Oficiales se acercaron al domicilio y constataron que la casa estaba “como la había dejado Carlos antes de ir a trabajar”.

Hace 21 meses que la nena espera que su papá regrese y nunca pierde las esperanzas de que eso suceda. Pero cada día que pasa es más difícil porque sigue sin recibir novedades. "No perdemos las esperanzas de volver a verlo, pero sabemos que es cada vez más difícil", lamentó Orquera.

Carlos mide 1,70 y pesa aproximadamente 70 kilos. Es de piel trigueña, tiene ojos marrones, y cabello castaño oscuro corto. Aunque su ropa y su aspecto físico pueden haber cambiado durante todo este tiempo, un dato significativo es el tatuaje que lleva en su espalda: la cara del escritor Jorge Luis Borges a color.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias