jueves 20 de junio de 2024 - Edición Nº2024

Policiales | 13 sep 2023

JUICIO

Condenaron a la pareja de motochorros detenida por el crimen del repartidor en Adrogué

La víctima fue asesinada en un intento de asalto en julio de 2020. Los autores del hecho lo ejecutaron con un disparo de arma de fuego a corta distancia.


El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de Lomas de Zamora condenó este martes a una pareja de motochorros que está detenida por el crimen de Fernando Marino, un joven repartidor de Mercado Libre, que fue asesinado en julio del 2020 cuando se resistió a un robo en Adrogué.

Los magistrados Andrea Nicoletti, Victoria Ballvé y Juan Manuel Rial, dictaminaron el veredicto condenatorio para los imputados Mauro Sebastián García (28) y Johanna Anabella Quevedo (32), aunque recién darán a conocer la pena y los fundamentos el próximo martes.

El fiscal Sergio Anauati pidió en su alegato que ambos sean condenados a prisión perpetua por el delito de "homicidio calificado criminis causae, robo calificado por el empleo de arma de fuego y tenencia ilegal de arma de guerra", en perjuicio de Marino.

El pedido del fiscal fue acompañado por el abogado del particular damnificado, Roberto Damboriana, mientras que la defensa de la pareja solicitó la absolución por falta de pruebas.

Durante el debate, hubo varios testigos que declararon ante el TOC 9 como policías, peritos y familiares, entre ellos José, padre de Marino, quien relató que el día del hecho se levantó para trabajar y su hijo le pidió prestada la camioneta.

El hombre contó que su hijo "estaba contento porque le había tocado Adrogué" y añadió que "en ese lugar hermoso perdió la vida".

El crimen de Fernando Marino

El hecho ocurrió al mediodía del 27 de julio de 2020 en la calle Italia al 900 de Adrogué, cuando el joven, que trabajaba para una empresa que hacía envíos de productos comprados a través de Mercado Libre, se movilizaba a baja velocidad con una camioneta Renault Kangoo, color gris.

Marino estaba buscando un domicilio en proximidades de la calle Italia y Bouchard, donde tenía que entregar un producto.

En esas circunstancias, dos delincuentes que se movilizaban en una moto de color azul se le pusieron a la par y lo amenazaron con armas, con intenciones de robo. Se cree que en ese momento Marino realizó una maniobra brusca ante el susto por la amenaza y uno de los asaltantes le disparó.

Si bien en un principio los investigadores creyeron que el repartidor se quiso resistir al robo, los testigos aseguraron que, por lo que vieron, no existió ningún tipo de resistencia.

Los asaltantes huyeron del lugar sin concretar el robo, mientras que el repartidor baleado fue auxiliado por vecinos que, de inmediato, alertaron a la policía a través de un llamado al teléfono de emergencias 911.

Marino fue trasladado por un patrullero al Hospital Lucio Meléndez debido a la demora en la llegada de una ambulancia, pero murió antes de que pudiera ser atendido por los médicos, dijeron los investigadores.

Dos días después del crimen, personal policial realizó varias allanamientos que dispuso el fiscal Gerardo Mohoraz, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Lomas de Zamora.

En ese marco, la pareja fue detenida en Burzaco, en la casa de los padres de uno de ellos, por efectivos de la comisaría de Adrogué que secuestraron una pistola Browning calibre 9 milímetros cargada y con la numeración suprimida y dos motos azules, una Honda 300 y otra Brava Altino 150.

Asimismo, los policías incautaron un chaleco negro similar al que portaba uno de los dos motochorros que quedaron registrados en una cámara de seguridad, tres teléfonos celulares y un neumático trasero.

Ambos llegaron al juicio con prisión preventiva tras el pedido del fiscal que fue avalado por el juez de Garantías 8, Gabriel Vitale.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias