miércoles 01 de febrero de 2023 - Edición Nº1519

Policiales | 2 nov 2022

SE MOVILIZARÁN A TRIBUNALES

"Mi hijo no tiene nada que ver", aseguró el papá de un detenido por el crimen de un ex policía

Habló el padre de un joven acusado de ser uno de los autores del asesinato de Juan José Alajarín, ocurrido en mayo en Glew.


La investigación por el crimen de Juan José Alajarín, el ex policía abatido por delincuentes en frente de su hijo, permanece con dos detenidos, acusados de ser los autores del hecho ocurrido en mayo pasado, en la localidad de Glew.

Mientras la causa sigue su curso, los familiares de Lucas Tomasi, uno de los dos sospechosos que cumplen prisión preventiva, reclaman su liberación y aseguran que se trata de un "perejil". Por eso, convocan a una movilización en la puerta de Los Tribunales de Lomas de Zamora, que, en principio, fue programada para el 30 de noviembre.

"Mi hijo no tiene nada que ver", aseguró Javier Tomasi, el papá del imputado de 25 años que lleva cerca de seis meses tras las rejas por el asesinato de Alajarín.

En diálogo con el programa Política del Sur, contó que Lucas habría sido detenido por "una campera roja" similar a la que habría utilizado uno de los motochorros que mataron a la víctima, a pesar del testimonio del hijo del fallecido, que habría reconocido al asesino."Mi hijo es inocente e incapaz de hacer una cosa así, porque no tiene maldad", agregó.

"El chico declaró que el asesino era un ex compañero suyo en la escuela", señaló el entrevistado. Sin embargo, esto habría sido desestimado por la Justicia.

El otro sospechoso, de 27 años, fue arrestado en junio por los investigadores, y mientras se hallaba en compañía de su madre y de su novia, en el cruce de Manuel Belgrano y Doctor Chiesa, en uno de los accesos a la estación de trenes de Longchamps.

Alajarín, de 59 años, fue asesinado a balazos en la mañana del 2 de mayo pasado, cuando acompañaba a su hijo a una parada de colectivos ubicada en la esquina de Pedro Belou y Teniente Craig, en una cuadra de la ruta provincial 210, en Glew.

En estas circunstancias, aparecieron en escena dos delincuentes armados que se desplazaban en una motocicleta de 110cc y pretendieron asaltarlos.

A raíz de este motivo, Alajarín extrajo de entre sus ropas una pistola Bersa Thunder nueve milímetros, pero los maleantes le dispararon a escasa distancia, provocando la muerte frente a su hijo.

Interviene en la causa la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Lomas de Zamora, que caratuló el caso por homicidio.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias