viernes 30 de septiembre de 2022 - Edición Nº1395

Policiales | 19 ago 2022

TRIBUNALES

Nueva demora en el juicio por el crimen de Rodrigo González por la ausencia del abogado defensor

El letrado no se presentó en la primera audiencia y habrá que esperar 10 días para conocer cómo va a continuar el proceso judicial. "Por suerte esta vez el Tribunal le negó la solicitud de licencia", señaló la familia de la víctima a Política del Sur.


El juicio por el crimen de Rodrigo González debía comenzar este viernes con su primera audiencia, así como lo había estipulado el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de Lomas de Zamora a principios de julio, luego de la primera postergación.

Sin embargo, a horas del inicio, el abogado del acusado Gabriel Castro adujo nuevamente problemas de salud y no se presentó a la primera jornada, lo que representó una nueva demora en el proceso judicial, cuya suspensión era inminente, tal como lo había informado este medio.

"Como no están todas las partes, no se pueden tomar los testimonios, pero esto nos sirve para los próximos 10 días para agilizar la situación con el imputado", señaló al programa Política del Sur la cuñada de la víctima, Soledad Acuña.

Según contó, el TOC 4 dispuso ese período de tiempo a la espera de conocer la situación de salud de Adrián Cajal, letrado defensor del imputado. En caso de no poder ser parte de la etapa probatoria del caso ante los jueces, sería apartado del caso.

"Por suerte esta vez el Tribunal le negó la solicitud de licencia al abogado. Gracias a Dios la denegaron. Esta segunda vez se lo denegaron, la primera vez presentó un certificado 48 horas antes", señaló la entrevistada, al hacer referencia a la primera suspensión, cuando el defensor también había aducido problemas de salud por estrés.

En esa oportunidad, Cajal habría manifestado problemas por hipertensión. "No se entiende, mi papá y mi mamá son hipertensos y trabajan todos los días", reclamó Soledad.

La víctima festejaba un cumpleaños

Rodrigo González falleció baleado en el pecho mientras festejaba un cumpleaños en la casa de su hermano, en Zuviría al 400 de Temperley.

El asesino era un delincuente que escapaba herido tras un enfrentamiento armado con un policía retirado que se resistió al robo de su auto.

Tras la visualización del momento en que se escapó corriendo y la difusión de un identikit, Castro cayó en una vivienda del partido de La Matanza que sería propiedad de sus padres.

Al momento de su arresto, los investigadores reconocieron que el sujeto tenía intenciones de fugarse del país.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias