jueves 19 de mayo de 2022 - Edición Nº1261

Gremiales | 27 abr 2022

INTRERNA SINDICAL

La salida de Caló de la UOM impacta en la normalización de las regionales de la CGT

El dirigente era el encargado de la secretaría del Interior de la central obrera, a cargo de la renovación de autoridades de las seccionales. En el último congreso de la UOM no se definió quién se quedará con ese cargo, lo que pone en duda el proceso iniciado este año.


Por: Diego Lanese

En el reciente congreso de la UOM, la flamante conducción encabezada por Abel Furlán estrenó su liderazgo, luego de la movida sorpresiva que terminó con 18 años de manejo de Antonio Caló al frente del gremio. La dirigencia se mostró cercana al peronismo provincial –Furlán fue diputado por el kirchnerismo, y recibió un fuerte aval de los sindicalistas más cercanos al espacio –y marcó una “nueva era” en un gremio emblemático del país. Pero un tema quedó sin resolver y afecta a las regionales de la CGT: quién será el secretario del Interior. El cargo era de Caló, pero su salida generó dudas respecto a su futuro. Por el momento, la UOM no definió si habrá sucesor, lo que puso un freno al proceso de elección de autoridades que se inició este año.

 

Las secretarías son entregadas a los gremios, que luego definen a los dirigentes a cargo. Caló llegó al lugar que antes ocupó otro metalúrgico, Francisco “Barba” Gutiérrez, pero la movida interna generó dudas respecto al futuro. Desde la UOM reconocen que el gremio “tienen la potestad de nombrar a otro dirigente” porque el cargo “es de la organización”. El problema, confirmaron fuentes del gremio consultadas por Política del Sur, es que “no se terminó de definir la sucesión, ya que Caló se mantiene como parte de la dirigencia”. La discusión en Mar del Plata tocó circunstancialmente la cuestión, pero no terminó de definir el futuro de la secretaría. Esto hace que la normalización de las regionales esté paralizada”.

 

En las resoluciones del congreso de la UOM no se definió el futuro de la secretaría. Si se aprobó un documento de seis puntos donde se afirma que “los acuerdos paritarios sean sobre la canasta básica total; que la negociación paritaria deje de ser por año para ser por tiempo más reducido pidiendo la reapertura inmediata para recuperar el poder adquisitivo; actualizar el CCT 260 en los distintos rubros que contiene como antigüedad, categorías; y que la siderurgia cierre su paritaria con las demás ramas metalúrgicas; eliminación del impuesto a las Ganancias; que los dirigentes gremiales se jubilen a los 65 años para dar lugar a las nuevas generaciones; algo que en esa seccional es tradición; y que las futuras elecciones de la UOM sean por voto directo y secreto”.

La salida de Caló de la conducción metalúrgica se explica por dos motivos. Primero, el generacional. Quienes comenzaron a trabajar durante los años expansivos del kirchnerismo fueron creciendo y tomando más y más protagonismo. Segundo, el debilitamiento de la hegemonía porteña al interior del sindicato. Es un hecho histórico que el secretario general no provenga de la Ciudad de Buenos Aires. Para el ex secretario general, se trató más bien de “una traición”. En ese encuentro con sus opositores, que ya eran mayoría y terminaron con su salida del gremio, el líder metalúrgico escuchó críticas, pero las devolvió. “Ustedes piensan que el problema de la UOM es Caló, pero no es así y se van a dar cuenta”, les advirtió, según las versiones.

 

Abel Furlán tiene un recorrido con millas sindicales y políticas. Su origen como dirigente metalúrgico en la empresa Siderca del Grupo Techint, llegando a conducir la seccional de la UOM Zárate-Campana, también con puestos relevantes en la CGT regional. Dentro de la propia UOM tenía el cargo de secretario de Organización. Además, fue concejal y en 2015 electo diputado nacional por el Frente para la Victoria. Vale decir que se mantuvo dentro del FpV cuando el bloque se comenzó a resquebrajar con la derrota electoral de 2015 y posteriores episodios de ruptura en 2016.

 

A la espera

 

Mientras se definen estas cuestiones, en las regionales trabajan para buscar la unidad. En la región, la dirigencia de Lanús-Avellaneda realizó un encuentro para buscar consensos para la futura conducción, mientras en Lomas de Zamora, la seccional más grande del país, el actual secretario general Sergio Oyhamburú gana adhesiones para continuar al frente de la regional.

 

Leer más: Oyhamburú reconoció que en la CGT Regional “la asignatura pendiente es la unidad”

 

En tanto, el dirigente de la Sanidad se mostró dispuesto a asumir el cargo, y bregó por la unidad. En recientes declaraciones a Política del Sur, consideró que en este último tiempo entre los sindicatos se han conocido más, se ha “creado confianza compromiso y amistades en algunos casos”, sin embargo recalcó que “la asignatura pendiente es la unidad”. “Hay otro sector que no es numeroso, pero es representativo. Los compañeros van a estar dialogando a partir de la semana que viene. Esperemos que todos hagamos un esfuerzo para que la unidad sea una realidad”, aseguró Oyhamburú.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias