sábado 31 de julio de 2021 - Edición Nº4064

Provincia | 22 jun 2021

ELECCIONES 2021

El tridente del FdT para las legislativas: unidad, vacunación y reactivación económica

En la Provincia de Buenos Aires la batalla más dura será por alcanzar la mayoría que hoy carece en el Senado y sumar bancas en Diputados que permitan tener una mayor holgura en las votaciones.


A pesar de haber coincidido en correrlas hasta septiembre, las elecciones legislativas están a la vuelta de la esquina y tanto oficialismo como oposición están en un momento de re-organización y fortalecimiento de los espacios y las alianzas.

En ese sentido, desde el Frente de Todos afrontan la batalla de poder consolidar la gestión de gobierno desarrollada en el último año y medio con la particularidad de haberlo llevado a cabo en medio de una de las tragedias más feroces de la historia de la Humanidad. En ese contexto, el Senado bonaerense es la máxima batalla por librar en la Provincia dado que hoy hay una carente mayoría oficialista.

Leer más: Massa: "La oposición se pelea por cargos, nosotros por vacunas, trabajo y seguridad"

“Hoy la prioridad del FDT es tratar de hacer todo lo posible para salir cuanto antes de la situación de limitaciones que genera la pandemia y se va a poder hacer en tanto se avance con la campaña de vacunación, que viene muy bien, y es la única esperanza para dar vuelta la página”, sostuvo a PDS el senador Francisco “Paco” Durañona.

En efecto, para el dirigente del interior bonaerense si se mantiene el avance de la inoculación contra el coronavirus, es posible que para la primavera se pueda hablar de una normalidad donde haya comercios y escuelas abiertas, algo que va a impactar en la economía local.

“Por eso también son tan importantes las medidas económicas a nivel salarial y de la recuperación del empleo para contener a los sectores que sufrieron los efectos de la pandemia y poder apuntalar la situación económica de las familias que van a tener una consecuencia directa en las elecciones”, marcó.

Por caso, para el referente del FDT el oficialismo está orientado “a seguir consolidando nuestra agenda y si hay algo que pueda impactar al oficialismo, puede ser que esté relacionado con la dificultad que genera lograr con la oposición algunos consensos y racionalidad en la convivencia democrática en un momento tan difícil”.

“Las posiciones son disimiles con un nivel de radicalización insólito e inaceptable como para poder sentarse a trabajar de manera coordinada, con dirigentes que se la pasan en estudios de TV o recorriendo distritos en campaña cuando todavía no están cerradas las listas, algo que perturba al pueblo es ver dirigentes en campaña mientras que estamos viendo cómo salir de esto. Impacta más en la situación de la oposición que en el oficialismo que tiene muy clara la agenda y muy fuerte la unidad dentro de la coalición política”, señaló marcando la diferencia.

6071cf74a6476-750x496

 

La unidad, un factor clave

En el Frente de Todos hay una serie de actores de peso político muy fuerte y con algunas diferencias entre ellos, lo que genera que deban ir afianzando las similitudes y lo que generó la unidad en un primer momento para poder fortalecer la coalición.

“Creo que tenemos que acostumbrarnos a estos esquemas de amplios frentes, una característica de estos tiempos y las décadas que vienen, eso implica que tengamos la altura democrática suficiente para poder tener divergencias, miradas distintas, poder exponerlas y debatirlas abiertamente y que no implique rupturas ni problemas, que haga al fortalecimiento”, señaló Durañona.

Así, el senador marcó como ejemplo de ello el último Congreso del Partido Justicialista, donde aún al interior del mismo hay posturas encontradas pero se pueden conversar y debatir, algo que calificó como “sano” y que de ningún modo pone en riesgo la alianza del Frente de Todos, sino que, a su entender, la fortalece.

En tanto, otro de los desafíos será poder convocar a los dirigentes del peronismo que se consideran “desencantados” con el actual gobierno o que no coinciden con algunas de las disposiciones que han surgido de los debates a lo largo de los últimos dos años.

“Hoy hay partidos y dirigentes que están claramente definidos a participar lo que hoy es el frente opositor, ellos verán cómo resolver su posición, hay otro sector del radicalismo muy desencantado con Cambiemos y el último gobierno de Macri, otros del peronismo que aun hoy siguen sin tomar la decisión de formar parte de nuestra coalición. Tenemos que tener la máxima apertura, convocar a todos, usar la herramienta de las PASO o conversar los acuerdos pero el espíritu del FDT es ampliar, incluso más de lo que fue la construcción en 2019, porque no queremos el regreso de un gobierno como el de Macri que tanto mal le hizo al pueblo”, aseguró.

Finalmente, desde el oficialismo marcaron que la estrategia será seguir impulsando la recuperación de la Argentina, cumplir con las propuestas de campaña, reforzar lo que no se pudo hacer hasta ahora y poder desplegarlo en los próximos dos años.

“Tenemos que ampliar la agenda para generar una mayor esperanza en base a las convicción y la coherencia, apostar a un país federal, tener un rol protagónico en la región y tener soberanía e independencia en las relaciones con el mundo y como negociar con los organismos internacionales de crédito sin poner de rodillas al país”, concluyó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS