domingo 17 de octubre de 2021 - Edición Nº4142

Gremiales | 17 jun 2021

PARITARIAS 2021

Clínicas pidieron formalmente suspender la discusión salarial con Sanidad

El sector volvió a afirmar que no puede afrontar los aumentos de sus empleados si no se aumenta el valor de las prestaciones. El gremio alertó que si a fin de mes no hay respuesta a sus reclamos, realizará medidas de fuerza. En el fondo se discute la sustentabilidad del modelo sanitario actual. Las prepagas tercian en la disputa y reclaman aumento de cuotas.


Por:
Diego Lanese

El jueves pasado, en una tensa reunión, el Ministerio de Trabajo sentó a los representantes de la salud privada con el gremio de la Sanidad, en el que fue el primer encuentro de la paritaria del 2021. Antes, clínicas y sanatorios habían pedido suspender la discusión salarial, ante la situación que se vive por la pandemia y la crisis económica. El pedido generó la furia de la dirigencia sindical, que alertó que si no hay una respuesta a los reclamos antes de fin de mes se tomarán medidas de fuerza. Esta semana, la cámara empresarial ratificó su pedido de postergar la paritaria, y aumenta el clima de conflicto en el sector. En medio de la discusión, las prepagas tercian en la discusión, y se presentaron ante la justicia para poder aumentar las cuotas, muchas de ellas con establecimiento propios que deben afrontar los futuros aumentos de sueldo.

 

Mediante un documento, la Federación Argentina de Prestadores de Salud (FAPS) le pidió formalmente al ministro de Trabajo de la Nación, Claudio Moroni, que postergue la paritaria de este año. “Para poder garantizar un incremento salarial de los trabajadores de la salud, la FAPS reclama a los financiadores públicos y privados (obras sociales, empresas de medicina prepaga, PAMI) que se actualicen los aranceles de las prestaciones atrasados correspondientes al 2020 y lo acumulado al primer semestre de 2021, tanto como la continuidad de las medidas de ayuda para el sector implementadas por el gobierno nacional hasta tanto dure la pandemia”, reclamó la entidad, en el texto enviado. “Hoy estamos entre la espada y la pared, ante la necesidad de actualizar los sueldos de nuestros trabajadores, con aumentos de medicamentos muy por encima de la inflación, pero sin aumento de los ingresos que nos permitan afrontar esos costos”, explicó ja FAPS en su pedido, al que tuvo acceso Política del Sur.

 

La carta fue enviada también a la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA), a quien le afirmó que “sin una debida actualización de los aranceles de las prestaciones por parte de los financiadores, el sector prestador no podrá afrontar la discusión paritaria correspondiente al 2021”. Esto generó malestar en la dirigencia de la Sanidad, que viene alertando que sin aumento salarial, deberán tomar medidas. “Hay que buscar una manera de arreglar esta situación, los trabajadores de la sanidad necesitan una recomposición justa del salario”, afirmó en una entrevista con Política del Sur la semana pasada Sergio Oyhamburú, titular de ATSA Zona Sur. Esta semana ratificó su pedido de “paritaria y aumento salarial ya”, a través de su cuenta de Twitter.

Leer más: Oyhamburú aseguró que “de no tener respuestas” de clínicas y sanatorios “se tomarán medidas de fuerza”

 

En el texto enviado a la cartera laboral, la FAPS trató de argumentar las razones para las cuales busca frenar la paritaria. “Es una realidad innegable que debemos actualizar los ingresos de los trabajadores de la salud. Pero también es innegable que, si firmamos una paritaria en estas condiciones, al día siguiente ninguna empresa podrá cumplirla porque ya muchos ni siquiera pueden cubrir los costos”, detallaron desde la cámara empresarial. “Los prestadores somos un eslabón central en la cadena del sistema de salud. Una clínica, un geriátrico, un laboratorio de imágenes o una empresa de emergencias médicas prestan servicios de salud a pacientes de obras sociales, empresas de medicina prepaga y/o el PAMI. Desde el inicio de la pandemia, los costos aumentaron por encima de los valores que los financiadores pagan por la atención de los pacientes. Si bien el gobierno implementó distintas medidas de apoyo al sector, lamentablemente no son suficientes para enfrentar los costos que no dejan de aumentar”, se lamentaron.

 

En este contexto, las prepagas –que son prestadores de las clínicas y sanatorios, aunque en algunas cosas tienen sus propios establecimientos –anticiparon la jugada de la FAPS, y cumplieron su amenaza de ir a la justicia para reclamar aumento en las cuotas que cobran a sus afiliados. La presentación se radicó ante el fuero en lo Contencioso Administrativo Federal y fue firmada por abogados de 15 empresas, entre ellas OSDE, Swiss Medical, Galeno, Medicus, Omint y Hospital Italiano. De esta forma, las prepagas solicitaron “de manera urgente el dictado de una medida cautelar autónoma consistente en que se autorice un aumento del 9,77 por ciento sobre el valor actual de las cuotas” de las empresas. "Nuestro pedido pudo haber sido más ambicioso, pero lo hemos limitado para que su viabilidad o procedencia resulten indiscutibles", concluyeron.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS