martes 22 de septiembre de 2020 - Edición Nº3752

Policiales | 10 sep 2020

CONFLICTO

Tras el compromiso de que no serían sancionados, los policías levantaron las protestas

El aumento salarial ya había sido anunciado, pero la respuesta de los manifestantes se demoró y hasta incluso se temió la continuidad del conflicto. En los diferentes focos de la región se realizaron asambleas y se acordó que no habría efectivos sumariados por utilizar los móviles policiales en la retención de tareas.


Los efectivos de la Policía de la provincia de Buenos Aires aceptaron el aumento anunciado ayer a la mañana por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y levantaron las protestas que se llevaban a cabo en los distintos puntos del Conurbano, no sin antes escuchar el compromiso de los mandos medios de la fuerza de que no serían sancionados por la medida arrastrada desde el lunes. 

Después de tres días consecutivos de protestas, con reclamos que el miércoles llegaron, incluso, a la Quinta de Olivos, los manifestantes levantaron los acampes y cortes de calles en la región. Sin embargo, lejos de ser inmediata, pese a la confirmación de la mejora salarial, la respuesta llegó después de diferentes asambleas llevadas a cabo entre los oficiales en la calle e incluso se temió la continuidad del reclamo. 

En un principio, el ala más dura de la protesta rechazaba los anuncios de Kicillof y pretendían seguir con la retención de tareas. Es que a esa hora (cerca del mediodía de ayer), la preocupación entre los uniformados era el riesgo que corrían de sufrir sanciones. No obstante, una intervención directa de los mandos medios de la fuerza, que se comprometieron en no sumariar a los efectivos de menor rango, fue vital para terminar el conflicto

“Los sumarios dependen de mí, y yo les doy mi palabra, con sus jefes de testigos, de que no va haber ningún sumario ni represalia, pero tenemos que salir a trabajar ahora”, expresaba una autoridad policial en Puente 12, uno de los principales focos.  

“A partir de este momento, al que se queda, yo no le puedo asegurar nada”, instaba, al mismo tiempo que otro consideraba que se había “ganado la batalla”. “Matanza va trabajar, y si en algún momento nos tenemos que volver a juntar, va a ser de franco de servicio y sin los móviles, que son del Estado y de la ciudadanía. Eso estuvo mal, pero el error ya está y no van a ser sumariados”, prometía en medio de la reunión. 

Casi en simultaneo, en Adrogué, otro de los epicentros, los oficiales llegaban al mismo acuerdo, mientras que en Lomas de Zamora y Lanús ya se normalizaba el tránsito en las arterias que habían sido cortadas para la circulación vehicular. 

Uno de los puntos más conflictivos fueron las posibles sanciones, que eran el ítem número uno del petitorio de los policías, incluso por encima del pedido de aumento salarial. Aunque Kicillof no habló de la cuestión, trascendió que el Gobierno se habría comprometido a no iniciar sumarios contra los que participaron de la protesta, aunque no hubo un compromiso escrito. 

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, presentó este jueves el Plan Integral de Seguridad para la provincia de Buenos Aires, en el que se destacó que unos 39 mil oficiales de la Policía Bonaerense “pasarán a percibir un salario inicial de bolsillo de 44.000 pesos”. 

“Quiero anunciar que he tomado la decisión política de fondo que viene a saldar una deuda con la policía: Se triplicará a 120 pesos las denominadas horas Core y se llevará a 5.000 pesos el monto para comprar uniformes. Ahora se comienza una equiparación del salario con el de la Policía Federal Argentina”, afirmó el mandatario provincial en conferencia de prensa. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS