sábado 28 de noviembre de 2020 - Edición Nº3819

| 18 sep 2014

Catorce años de prisión para el policía que asesinó a Lautaro Bugatto


El policía bonaerense David Ramón Benítez fue condenado a 14 años de prisión efectiva por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 10 de Lomas de Zamora por ser considerado autor del delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” contra el joven Lautaro Bugatto en 2012.

La querella había solicitado 20 años de prisión, mientras que la Fiscalía había pedido 12, pero los jueces a cargo de la causa -Daniel Manzini, Susana Silvestrini y José Ignacio Polizza- condenaron al policía Benítez a 14 años de prisión efectiva, en tanto que solicitaron que se inicie una investigación para determinar si su esposa y su hermana cometieron el delito de falso testimonio.

 

“No tiene que quedar ningún crimen sin castigo”, consideró Alicia Giardina, la mamá de Lautaro, luego de la sentencia que se conoció cerca del mediodía de ayer en el tercer piso de los Tribunales de Lomas de Zamora.

La madre, junto amigos y miembros de agrupaciones sociales y políticas, consideró además que el caso de su hijo deberá “sentar un precedente” en materia judicial.

“No puedo decir que estoy feliz, sé que mi hijo va a tener un poco de paz. Estoy conforme siempre que la pena sea efectiva, tiene que pagar por lo que hizo”, expresó Giardina en diálogo con la agencia de noticias Télam.

Durante la cobertura en vivo para Política del Sur FM 89.7, los familiares y amigos de la víctima estuvieron acompañados también por organizaciones de derechos humanos y por algunos funcionarios, como el diputado provincial del FpV Miguel Funes, y los concejales referentes del Movimiento Evita local Héctor Fuente Buena y Juan Navarro.

Por su parte Gonzalo, hermano de Lautaro, afirmó junto a su madre que quedaron “conformes con el fallo” ya que consideraron que cumple con lo que ellos pretendían pero aun así aseguró que “justo hubiera sido que esto no hubiera ocurrido”.

“Por más que se dé la pena más grande de la tierra nunca va a ser justa, lo más justo hubiera sido que esto no hubiera sucedido”, afirmó su hermano en medio de lágrimas y el acompañamiento de una multitud de familiares.

“Benítez llegó a juicio en libertad beneficiado por un cambio de carátula totalmente arbitrario (exceso en la legítima defensa”, recordó Gonzalo en diálogo con la prensa luego del juicio donde el policía había llegado en libertad.

El hecho ocurrió cuando Lautaro, de 20 años, fue asesinado en la puerta de su casa el 6 de mayo de 2012. Era futbolista de las divisiones inferiores de Banfield y jugaba a préstamo en Tristán Suárez.

La familia aseguró que es un caso de “gatillo fácil” ya que Benítez, que estaba de franco de servicio y de civil, circulaba en un Renault 12 junto a su esposa por el cruce de Monteverde y Pedro de Goyena, en Burzaco, y efectuó siete disparos “a mansalva” y en “zigzag” en un supuesto enfrentamiento con ladrones, a la vez que uno de los disparos impactó en la espalda de Lautaro por lo que Benítez insistió con la hipótesis del enfrentamiento.

Amigos del futbolista lo cargaron en un auto y lo llevaron hasta la Clínica de Burzaco, donde finalmente murió.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS