domingo 14 de julio de 2024 - Edición Nº2048

Provincia | 4 jul 2024

Nueva iniciativa

Kicillof mandó a la Legislatura una versión bonaerense de la Ley de Góndola

En un guiño a los sectores productivos, el mandatario metió en el Senado un proyecto que promueve el fomento de la competencia en todos los establecimientos comerciales con el objetivo de apuntalar a las Pymes provinciales. Establece un mínimo de proveedores por categoría a fin de asegurar la variedad de marcas y opciones disponibles para los consumidores.


Por: Federico Cedarri

Como una manera de continuar alimentando la construcción política hacia el 2027 desde la perspectiva de furibundo opositor al ajuste mileísta y contraponiéndose a lo que considera un industricidio del presidente, Axel Kicillof envió al Senado provincial un proyecto de Ley de Góndola versión bonaerense en un guiño inequívoco a los sectores productivos.

Vale recordar que el gobierno nacional mediante el DNU barrió con Ley de Góndola y fue más allá, para bajar el precio de alimentos en las superficies comerciales permitió la importación de productos.

En ese sentido, el gobernador encontró un nuevo motivo para posicionarse en las antípodas del libertario y espera que el proyecto de ley tenga un tránsito apacible por la comisiones de la Cámara Alta donde, más allá de las objeciones a las que puedan apelar el PRO, la UCR y las variantes libertarias, el oficialismo tiene mayoría suficiente en los entes de análisis estratégicos para sacar los dictámenes por mayoría simple.

La iniciativa busca regular el consumo masivo fomentando la competencia en góndolas bonaerenses con el objetivo de promover a la Micro, Pequeñas y Medianas empresas de la provincia de Buenos Aires.

En el fundamento de la propuesta, Kicillof arguye que se ha evidenciado en el último tiempo un proceso de concentración de tipo oligopólico donde grupos reducidos de empresas imponen sus lógicas económicas centradas en la maximización de sus ganancias y excluyendo a potenciales  competidores.

En rigor, el proyecto establece un mínimo de proveedores por categoría en las góndolas de los comercios con el objetivo de asegurar la variedad de marcas y opciones disponibles para los consumidores.

Pero a la vez, persigue abrir el juego en ciertos rubros esenciales como alimentos, bebidas, higiene personal, limpieza y textil fomentando la justa competencia.

También esgrime la condición de que una cantidad mínima de Pymes exponga en las góndolas sus productos para la venta, así como el establecimiento de topes máximos para la exhibición de productos de un proveedor y /o grupo económico: busca brindar oportunidades de crecimiento a los pequeños y medianos productores.

Los ejes centrales de la propuesta pasan por proteger y propiciar la inclusión comercial de productores artesanales, regionales y de la agricultura familiar, en particular las pequeñas unidades productivas de alimentos artesanales.

De la misma manera, es proclive a consolidar la identidad bonaerense a través de una mayor presencia de micro y pequeños proveedores en las góndolas de los diferentes canales de comercialización.

El proyecto de ley determina que estén alcanzados todos los establecimientos con asiento en la provincia de Buenos Aires, descompuestos en grandes cadenas comerciales y en aquellas de menores superficies destinadas a comercialización que sean mayores a 300 metros cuadrados o que tenga dos o más líneas de caja.

En lo que refiere a la interpretación de góndola se dividirá en primer término en física que es todo espacio, mueble o estantería en los que se ofrecen productos.

También se hace hincapié en la góndola virtual operada por los sujetos alcanzados en páginas web, aplicaciones móviles, tiendas de comercios electrónicos y similares.

En lo que concierne a las buenas prácticas, se disponen parámetros mínimos para la celebración de contratos evitando toda conducta que condicione o restringa el acceso de las Pymes bonaerenses a los mercados.

Además,  se determinan plazos máximos de pagos a proveedores, restricciones en la exigencias a los productores bonaerenses en lo que tiene que ver con aportes o adelantos financieros, y por último elimina las condiciones desfavorables como entrega de mercadería gratuita o por debajo del costo de previsión.

La Autoridad de Aplicación será tarea del Ministerio de Producción, Ciencia e Innovación  Tecnológica que encabeza Augusto Costa.

Defensa de los consumidores

La iniciativa del Ejecutivo contempla la situación de los consumidores, y en ese menester propende otorgar información a la hora de comprar a través de reglas de señalización en góndolas para destacar productos elaborados en la provincia de Buenos Aires y productos que se comercialicen con menor precio por unidad de medida.

El proyecto auspiciado por Kicillof, considera que la intervención del Estado en el comercio de bienes de consumo masivo y esenciales a través del establecimiento de reglas claras y justa promueve que más productores puedan crecer y generar una mayor oferta de productos que les permita a los consumidores acceder a mayor variedad.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias