domingo 21 de julio de 2024 - Edición Nº2055

Lanús | 2 jul 2024

50º Aniversario Juan Domingo Perón

Julián Álvarez rechazó la conducción de Kicillof y hay bronca en UP de Lanús

¿En nombre de quién habló el titular del PJ de Lanús? Hay bronca por el discurso de Álvarez. El intendente “firmó” la foto en la que Máximo, él y Wado evitan mirar al gobernador. Una fuente del gabinete bonaerense reveló un encuentro secreto entre el camporista y Kicillof. Como pocas veces, las presencias hicieron más ruido que las ausencias en San Vicente.


Por: Ricardo Carossino

Estuvieron casi todos, pero por curioso que parezca, terminaron haciendo más ruido las presencias que los faltazos (Frente Renovador) y, por si fuera poco, el intendente de Lanús, Julián Álvarez, la remató con su discurso local para "firmar" la famosa foto viral del acto de Axel Kicillof en el 50 aniversario del paso a la inmortalidad del General Perón en la que el lanusense, Wado de Pedro y su jefe, Máximo Kirchner evitaron posar los ojos en el gobernador de la Provincia de Buenos Aires.

No era un acto más, era el acto inaugural para que Kicillof se plantara como alternativa a la conducción de lo que denominó como la única oposición real a Javier Milei: el peronismo. Pero, astuto, el gobernador dejó bien en claro (más allá de las menciones a Máximo, Néstor Kirchner y Cristina Fernández), que la columna vertebral de ese peronismo es, como supo decir el general, el movimiento obrero y no “los pibes para la revolución”.

De esta manera, Kicillof desplazó de la centralidad a La Cámpora y eso se sintió, y armado de coraje, el gobernador habló como aspirante real a la conducción del Justicialismo en esta etapa de reorganización partidaria respaldado, precisamente por la conducción del movimiento obrero (la CGT), como para que se entienda que la columna vertebral elije (al menos por ahora) la posibilidad de que el gobernador conduzca.

En ese juego intencional de silencios y menciones, quien dio la nota discordante fue el intendente de Lanús que negó la conducción de Kicillof por omisión, por gestualidad y por declaración de principios cuando en el acto en su Municipio por el 1 de julio dijo: “Cristina está más presente que nunca. Y desde Lanús decimos que tenemos una conducción clara y concreta y se llama Cristina Fernández de Kirchner. Algunos dirigentes hablan de Cristina como el pasado, pero la tenemos presentes accionando y trabajando”.

De esta manera, quizás por orden de su jefe Máximo Kirchner o del senador provincial de la Cámpora Emanuel Gonzáles Santalla, Julián Álvarez puso blanco sobre negro en esa foto/video en la que mientras Kicillof se dirige a la concurrencia, él mismo y Máximo con Wado esquivan con la mirada el escenario y por ende a la figura central del acto que fue Kicillof. Lo gestual confirma lo discursivo en el caso del intendente lanusense y a buen entendedor pocas palabras.

La pregunta del millón es en nombre de quién cree que habló el intendente. De acuerdo a las repercusiones posteriores al discurso de Julián Álvarez, las fuentes consultadas de Unión por la Patria de Lanús dieron a entender su enojo porque dentro del PJ no todos responden a la conducción de CFK, como tampoco lo hacen todos dentro de UP, que es un frente heterogeneo que permitió al camporista acceder al poder. ¿Había necesidad de decir esa frase el mismo día que Kicillof intenta la unidad?, se preguntaron en el peronismo de Lanús

UP está formado por muchos sectores que responden a diferentes conducciones, por lo que si lo hizo como presidende del PJ se equivocò porque CFK no representa a todos los militantes, si lo hizo como representante de la alianza UP también se equivocó porque tampoco todos dentro del frente responden a esa conducción y menos a las directivas de Máximo Kirchner. Sea como sea se equivocó, explicaron a este medio y esto generó muchas broncas que según afirman se las iran dejando saber. 

Por otra parte, Política del Sur dialogó con una fuente ministerial del gobierno de Kicillof quien confirmó de manera definitiva la tensión que ya es inocultable y aseguró que fue el mismo gobernador quien “invitó a Máximo” que fue acompañado de sus tres principales intendentes: Álvarez, Mayra Mendoza y Damian Selci de Hurlingham, junto a González Santalla (el caballo de Troya en Avellaneda) y el senador nacional Wado de Pedro.

“Aparecieron todos juntos –dijo la fuente consultada a PDSur-. No quisieron faltar porque saben que se pueden quedar afuera de todo. Se gane o se pierda en 2025, hay renovación de las cámaras y los camporistas saben que vienen corriendo de atrás”.

Consultado sobre los aplausos de la multitud cuando Kicillof mencionó al “presidente del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires”, este dirigente de la zona sur no dudó en adjetivar ese aplauso: “Muy tibio”.

Lo que también confirmó a este diario web es que luego del acto, Kicillof y Kirchner estuvieron reunidos a solas en un rincón del museo de la Quinta de San Vicente durante más o menos diez minutos sin que se sepa de qué hablaron. Pero la tensión, que aún no termina en quiebre, está sobre expuesta y salvo por la gentileza del gobernador en participar a La Cámpora a su acto, nadie más parece querer ocultarla.

En ese marco de una furiosa interna, intendentes represetandos en las normativas propias del Jorge Ferraresi y Mario Secco, ven en Kicillof la posibilidad de una conducción real. Otros toman distancia, pero esperan el momento de cuadrarse como la CGT en su conjunto, y claro, queda La Cámpora que aún no reconoce al mandatario provincial y reporta a la ex presidenta.

En su discurso, con astucia de conductor para no dejar a nadie afuera, el gobernador deslizó que fueron “Néstor y Cristina”, los que volvieron a las banderas del peronismo tras la experiencia de la década del 90′. Otro gesto: el acto terminó con la marcha peronista y le siguió el cántico de la gente “junto a Néstor y Cristina, la gloriosa JP”.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias