lunes 22 de julio de 2024 - Edición Nº2056

Policiales | 28 jun 2024

ENCIMA SUFREN AGRESIONES

Denunció que su hija fue abusada por el padre y espera el juicio hace casi 10 años

El presunto abusador, que es el primogénito de la víctima, está libre, a pesar de que la fiscalía pidió su detención. Según la acusación, abusó de su hija, quien contó todo a los cinco años.


La madre de una nena que habría sido abusada por su padre en Villa Fiorito, hizo la denuncia hace casi 10 años, aunque la causa fue elevada a juicio recientemente y todavía carece de fecha, mientras el acusado sigue libre, a pesar de que la fiscalía pidió su detención y que violaría la restricción perimetral.

Según contó la denunciante, Verónica Figueroa, al programa de radio Política del Sur, se enteró de los aberrantes hechos en 2015, cuando la niña tenía cinco años y le contó como pudo lo que sufría cuando iba a la casa de su padre. Sin embargo, cuando denunció a su ex pareja, comenzó otra pesadilla: sufrió todo tipo de agresiones para que retirara la acusación, e incluso tuvieron que mudarse al partido de la Matanza, luego de una breve estadía en el Hogar Fátima Catán.

"Él nunca estuvo preso porque su abogado pagó una eximición de prisión, a pesar de que abusó de su propia hija", contó la mujer sobre la situación actual del imputado, quien espera a ser juzgado en libertad, por un fallo del juez de Garantías 5 de Lomas de Zamora, José Luis Ruíz, pese al pedido del fiscal de la UFI 9, Sebastián Bisquert, quien había requerido que sea detenido.

Además, el presunto abusador, quien trabaja de verdulero, pidió el sobreseimiento, por medio de su letrado, aunque esto fue rechazado por la Justicia. Luego del testimonio de la menor en Cámara Gesell, la fiscalía consideró el resultado de las pericias suficientes para solicitar la elevación a juicio del caso, que será llevada adelante por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Lomas.

En diálogo con este medio, Verónica recordó: "Mi hija fue abusada desde los tres años, pero me pudo contar a los 5. Ahí empezó la otra pesadilla. Me amenazaba de muerte (el acusado), me golpeaban, y nos tuvimos que ir, porque era imposible vivir en el mismo barrio que él".

La causa está caratulada como "abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo reiterado en concurso real con acceso carnal agravado por la convivencia preexistente, por encontrarse el imputado al cuidado de la víctima y por configurar su modo de realización y duración, un sometimiento gravemente ultrajante para la víctima".

A raíz de los hostigamientos que sufrió la denunciante, pidió una restricción perimetral que le fue otorgada, pero esta sería violada desde que su agresor se enteró de que volvieron a vivir a Fiorito. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias