domingo 21 de julio de 2024 - Edición Nº2055

Provincia | 19 jun 2024

Interna centenaria

El radicalismo bonaerense apura el proceso interno

El abadismo y los alcaldes centenarios buscan que se vote una nueva conducción partidaria hacia finales de septiembre. No se desecha la chance de una lista de unidad aunque desde el manismo y Evolución amenazan con plantar candidatos para desplazar al oficialismo.


Por: Federico Cedarri

El oficialismo radical bonaerense comienza a cavilar la chance de adelantar para el último domingo de septiembre la elección de autoridades del Comité Provincia pactado inicialmente para diciembre.

La jugada abadista pretende apurar los tiempos a fin de tener más chances de ubicar a uno de los suyos en la sucesión del trono boina blanca: “El poco tiempo hasta septiembre juaga a favor de Maxi”, analiza ante PDS un legislador centenario que oscila entre el marplatense y los alcaldes.

El partido centenario al igual que sus ex socios del PRO transita un período de transición donde la elección de una nueva conducción pude representar un bálsamo para apuntalar la estrategia electoral partidaria con vistas al 2025.

Hasta el momento solo los alcaldes centenarios empujan la ínfima chance de poder volver a zurcir un acuerdo con los amarillos aunque recalcan que esta vez el radicalismo deberá ser el eje medular en caso de cristalizarse.

Los alcaldes del foro de intendentes buscan primerear a Abad e imponer a un propio en un eventual pacto con el senador nacional, aunque desde el entorno del marplatense dejaron trascender ante este medio la intención supina de que alguien de la rama legislativa pueda eventualmente ocupar el trono correligionario.

Los intendentes ostentan varios postulante en las gateras, de hecho el ex alcalde  de Trenque Lauquen Miguel Angel Fernández podría constituirse en la prenda de unidad que podría aceptar el abadismo aunque Maximiliano Suescun también suma acciones.

Las chances del rauchense se solidifican en el hecho de que se ha constituido en el mejor interlocutor que tiene el radicalismo con el gobierno de Axel Kicillof y el partido debe discernir con el mandatario bonaerense próximamente las vacantes en la Suprema Corte de las cuáles al menos una corresponderá al partido centenario.

El abadismo tiene otro planes, buscará imponer dos marplatenses del riñón del senador nacional en la carrera por la sucesión, el actual presidente de bloque oficial radical en la Cámara de Diputados Diego Garciarena y el senador provincial Ariel Martínez Bordaisco.

Si bien no se  descarta la chance concreta de que los seguidores de Abad y los alcaldes terminen puliendo una alianza  para quedarse con el premio mayor, esta vez el actual titular tendrá inconvenientes para instalar a alguien de su preferencia: “Los intendentes esta vez se le pararán de mano a Maxi, menguó su poder interno luego del acuerdo con el bullrismo", destaca a este portal un referente legislativo boina blanca que analiza con fruición la coyuntura.

La oposición centenaria muestra los tentáculos

Los cabildeos políticos entre los alcaldes radicales y la actual conducción podrían tropezar con las intenciones veladas del sector disidente que conduce Facundo Manes.

El actual diputado nacional planea resetear su figura y retomar a los idus del 2021 cuando apareció en la escena política como un outsider  de la mano de Abad de quién se fue distanciando paulatinamente.

El médico legislador comenzó a fatigar el territorio provincial con recorridas por las distintas Secciones Electorales donde deja explicito que podría dar la pelea por la conducción partidaria pero a la vez deja la puerta abierta para la conformación de un espacio de centro progresista por fuera de la estructura centenaria.

Lo cierto es que el manismo solo cuenta en su aventura dentro de la esfera partidaria con el tibio apoyo del serrano Miguel Lunghi.

El galeno diputado tampoco ha logrado posicionar hasta el momento una figura potente para hacerle frente al abadismo, aunque está arriba de la mesa la chance de que su alter ego, el también legislador nacional Pablo Juliano, sea quién finalmente pueda defender los trapos en un posible proceso intestino.

Los intendentes y el abadismo le piden a Manes una prueba de amor para participar del proceso interno: que dé de baja el espacio disidente en la Cámara Baja provincial. 

El otro sector preponderante dentro del radicalismo bonaerense lo constituye Evolución, el mosaico político que se referencia en el cada vez más cascoteado Martín Lousteau.

El actual titular nacional ha perdido incidencia dentro el tablero centenario, las diferencias con el abadismo han quedado descarnadamente expuestas durante la votación de la Ley Bases en el Senado de la Nación.

No obstante, los evolucionistas no se amilanan y amenazan con plantar en la cancha para pelear por la conducción provincial al diputado provincial Pablo Dominichini que es uno de los principales armadores del presidente del radicalismo nacional en territorio bonaerense.

El sector que responde a Lousteau no ha cesado en sus contactos con el possismo, que si bien ha meguado su incidencia en la órbita partidaria no es para nada despreciable en un proceso interno.

En rigor y más allá de las conjeturas que invaden al partido de Alem, nadie descarta hasta el momento que pueda llegarse efectivamente a la cristalización de una lista de unidad pero la desconfianza aflora y se presume que cada sector pulseará por adquirir mayor preponderancia.

Desde el manismo y Evolución siembran la sospecha de que la jugada abadista de adelantar los comicios terminará favoreciendo a los sectores ya consolidados en el escenario boina blanca: los alcaldes centenarios y los seguidores del senador nacional marplatense.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias