domingo 21 de julio de 2024 - Edición Nº2055

Provincia | 12 jun 2024

Peronismo bonaerense

Guerra de roces entre La Cámpora y el kicillofismo

La orga levantó el perfil en su oposición al mileísmo y coquetea con la carta de Cristina candidata en 2025 en la provincia para no perder injerencia en el armado de listas. El gobernador aspira a conseguir un lugar preponderante en la conducción del PJ nacional para proyectarse hacia el 2027.


Por: Federico Cedarri

Las diferencias en el seno del peronismo bonaerense no amainan pese a la discreción de las últimas semanas donde los dos sectores en pugna, tanto La Cámpora como el kicillofismo, parecen haberse concentrado en la resistencia contra el gobierno de Javier Milei.

El gobernador bonaerense festeja como un gol la audiencia papal, cerca suyo consideran que le suma políticamente en la consolidación de su trabajado perfil opositor que lo pone en carrera para convertirse en la alternativa del peronismo con vista al año 2027.

A Kicillof no lo seduce ni un ápice la posibilidad de ir por la presidencia del justicialismo bonaerense y desalojar del sillón partidario a Máximo Kirchner y La Cámpora: “Axel no se va a meter en ese fango que puede dejar heridos”, pronostica a PDS una fuente parlamentaria que reporta en el espacio que apoya sin condicionamientos al mandatario provincial.

En el Senado bonaerense se encuentra trabada la ley que aumenta los montos indemnizatorios que prohijó la camporista Maite Alvado y que ha generado no solo la reacción de la oposición de manera transversal en la Cámara Alta sino también el sensible repudio de las Pymes, esta última situación hace ruido en calle 6 donde no quieren quedar en la vereda de enfrente de los sectores productivos que generan la mayor cantidad de puestos de trabajo en el sector privado.

El proyecto de ley fue aprobado en Diputados por el apoyo clave de los libertarios disidentes que en el Senado no se replicaría, el bloque de Carlos Kikuchi ya se expresó contrariamente a que la iniciativa avance en línea con los fundamentos que arguyen los legisladores del interbloque de Juntos: aparte del aumento de los costos laborales destacan que la propuesta podría rayar la inconstitucionalidad porque solo el Congreso Nacional estaría en condiciones de legislar en la materia, cuestión que habría advertido la Corte Bonaerense en casos precedentes.

Si la propuesta no avanza en la Cámara Alta de continuar la irreductibilidad del bloque de los violetas disidentes, es probable que termine representando un alivio para el mandatario bonaerense que quedaría expuesto de otro modo a la presión de los pequeños y medianos empresarios para que ejerza el derecho de veto lo que le acarrearía un nuevo cortocircuito con La Cámpora.

Cerca de Máximo Kirchner celebran que el presidente Milei haya incluido al diputado nacional en un comunicado oficial como responsable directo de nueva fórmula previsional que se votó en Diputados desafiando al titular del Ejecutivo: “Milei nos subió el precio”, suelta un referente camporista ante esta portal.

En rigor, lo que festeja la orga es volver a los primeros planos de la oposición al presidente en desmedro del gobernador bonaerense que venía consolidado en ese espacio.

Más allá de las rencillas internas, Kicillof continúa abocado a la gestión que ya de por sí presenta dificultades extremas.

Más allá de la reunión que el ministro de Obras Públicas bonaerense Gabriel Katopodis mantuvo con el jefe de Gabinete nacional Guillermo Francos para solicitar financiamiento para terminar la autopista Presidente Perón, Kicillof no avienta demasiadas expectativas aunque sabe que desde la órbita de Patricia Bullrich están empujando para que la obra prosiga por el temor a que sus colectoras se conviertan en rutas del narcotráfico.

El gobernador también persigue hace tiempo una autorización del ministro Luis Caputo para poder llevar adelante la toma de deuda que le autorizó la Legislatura por 1800 millones de dólares lo que le permitiría tener mayor holgura en las cuentas públicas.

El juego de Cristina Kirchner

En el medio de la vorágine por la interna bonaerense aparece en el horizonte la incógnita sobre los próximos pasos que desandará la ex presidenta Cristina Kirchner.

La Cámpora comenzó a agitar su alarma por la acefalía que envuelve al peronismo y han echado a rodar la especie de que la ex presidenta pueda acceder a la conducción nacional.

Esta jugada no contaría con el aval de algunos mandatarios provinciales que apuesta a una renovación partidaria aunque desde la gobernación bonaerense por el momento guardan un prudente silencio ante estos trascendidos.

La orga también podría avanzar con la posibilidad de una candidatura de Cristina a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires en el 2025 amparándose en las encuestas que muestran a la ex mandataria con números auspiciosos en el Gran Buenos Aires, no con la amplitud de otrora: como ya anticipó este medio Javier Milei ha permeado la base peronista.

La Cámpora no da puntada sin hilo en el juego interno, descuentan que el activo de Cristina candidata traerá aparejado paralelamente una influencia de la agrupación en el armado de listas con vistas a las legislativas.

La posible postulación  podría contribuir a no mitigar la influencia del kirchnerismo duro en la confección de boletas en la pulseada con los intendentes: “La única que le queda al camporismo es colgarse de las faldas de Cristina”, sentencia una fuente peronista con simpatía por el kicillofismo.

La Cámpora se obstina denodadamente en no permitir la composición de una nueva melodía que no solo aggiorne al peronismo sino que fundamentalmente comience a desplazar a Cristina del rol de decisora y por añadidura arrastre al ostracismo a la orga.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias