lunes 17 de junio de 2024 - Edición Nº2021

Sociedad | 8 jun 2024

LO QUE EL INTENDENTE NO RESPONDE

La guerra del gas que Julián Álvarez está perdiendo: crece la bronca de los padres

La gestión de UP mira el pronóstico del tiempo esperan el veranito de San Juan. Mientras rechaza el pedido de informe de la UCR. Entre las gestiones de Grindetti y la actual se tiran con acusaciones. ¿Quién es el responsable? Suteba abrió “canales de diálogo”, pero el gas no llega a las escuelas. ¿Qué dicen los padres?


Por: Ricardo Carossino

Por estos días, según una fuente del mismo entorno del intendente de Lanús, Julián Álvarez, mira todos los días el pronóstico del tiempo y ruega que Dios le mande un veranito de San Juan, mientras intenta corregir los desajustes de infraestructura edilicios en las escuelas del Municipio, que según diferentes fuentes oficiales y opositoras son entre 10 y 25.

Dicho por peronistas a Política del Sur, hoy el equipo camporista del intendente estaría más abocado a fortalecer su perfil ideológico para contrarrestar la interna feroz dentro de UP, que a generar las soluciones necesarias para evitar la falta de gas en las escuelas. Lo que merecerá un análisis posterior desde esta columna.

La lógica administrativa del Estado Municipal se ha declarado una guerra de gestiones que van del invierno del 2023 al invierno del 2024, que es un lapso en el que todo pudo haber pasado en las que se ven involucradas las gestiones de Néstor Grindetti y la de Julián Álvarez.

En esa lógica, la última noticia en medio de los reclamos y las críticas que le llueven al intendente, éste tomó la notable decisión de bajar de la discusión el problema del gas en el Concejo Deliberante.

Sobre tablas se pidió el tratamiento del expediente, para que se informe sobre escuelas que no tienen servicio de gas, presentado por la UCR, pero no se logró porque la ausencia de los cuatro ediles (Marcelo Villa y Anabella Ron de Juntos, Juan del Oso de LLA y Belén Berrueco que responde a Jorge Ferraresi), significó un empate en los votos (10 a 10) y, aunque lo acompañaron los concejales de la UCR y de LLA, el voto doble del presidente del HCD definió el rechazo al tratamiento sobre tablas. Y así los pedidos de informe pasaron a la comisión que corresponde hasta que logren el dictamen positivo.  

Como se sabe el problema existe y no se estaría encontrando una solución inmediata con lo que, si se presenta una ola polar en los días venideros, la situación de muchos alumnos se vería seriamente afectada y uno de los argumentos que presentan en OFF desde la administración oficialista es la falta de dinero y la morosidad en el pago de tasas por la crisis económica.

Consultadas fuentes de la oposición, sobre todo del PRO, que gobernó hasta el pasado 9 de diciembre de 2023, no consideran que ese sea un argumento válido ya que no dejan de insistir en que dejaron las arcas ordenadas y con dinero y que la morosidad es la misma del año anterior durante la gestión económica de Sergio Massa y que se equilibra con el aumento y la inflación.

Desde el oficialismo indicaron que “en el año 2023, la gestión de Néstor Grindetti y Diego Kravetz recibió del Gobierno de la provincia de Buenos Aires un total de $1,658 millones correspondientes al Fondo Educativo. Sin embargo, Julián Álvarez al asumir la presidencia se encontró diciendo que no había sido ejecutado en absoluto”.

Desde el PRO lo niegan y explicaron que la gestión de Grindetti “tenían cuadrillas que semanalmente relevaban la situación de las escuelas ya sea en albañilería, en electricidad y en cuestión de gas en invierno y que se resolvían en el momento con el presupuesto con que trabajaban”.

En ese sentido, consideraron, “como una falta de ética política hacerle cargo al PRO los problemas que no pueden resolver en este momento, tal vez, porque no saben cómo majearse para organizar el trabajo”.

Sin embargo, durante la gestión de Grindetti también hubo problemas. En 2022 la problemática de la falta de gas se evidenció con los primeros fríos, en algunas escuelas y se decidió en ese momento que los alumnos no concurran a clases “porque los chicos se congelaban”, según denunciaron las autoridades escolares.

En ese año, si bien, desde la Dirección General de Cultura y Educación, refirieron que las empresas proveedoras del servicio concurrirían a revisar las instalaciones de los establecimientos, en el mientras tanto, los chicos perdían días de clases.­

De acuerdo a la variación climatológica algunas escuelas, como la Técnica número 4 de Lanús Oeste, por ejemplo, debieron modificar el horario de ingreso de las 7:30 a las 10 de la mañana, porque según declararon "alumnos y docentes literalmente, se congelaban".­

Pero lo cierto es que la definición sobre la supuesta ineficacia del nuevo gobierno fue también señalada hace unos meses por la misma gente de Unión por la Patria, sobre todo por dirigentes con experiencia en gestiones anteriores que criticaron abiertamente la negación del intendente de recurrir a técnicos y políticos con experiencia en el manejo administrativo para la resolución de problemas en muchos casos de “caja chica”, como denominaron al tema del gas.

Un dirigente de UP defendió la gestión de Álvarez y formuló la siguiente apreciación: “Decisiones tomadas por Grindetti dejaron en estado desastroso el sistema de infraestructura escolar. Hubo 46 establecimientos educativos que no tenían gas y esto puso en peligro el inicio del ciclo escolar.

Sin embargo, una de las primeras medidas de Julián (Álvarez) como intendente fue comenzar con las obras de infraestructura necesarias para garantizar el inicio de clases”.

“Eso es mentira y nunca estuvo en peligro el comienzo de clases en los ochos años de gestión del PRO -dijo a PDSur un ex funcionario administrativo de Grindetti-, ¿A quién se le ocurre que en pleno proceso electoral íbamos a correr el riesgo de desfinanciar la educación. No tiene sentido lo que acusan desde el oficialismo”.

Este medio consultó las redes y una madre con un usuario de nombre de perfil “rominaroda”, quien explicó: “La escuela de mis hijos se organizó en la era de Grindetti. Que (Álvarez) arregle todo lo que hay que arreglar porque lamentablemente en el segundo colegio Kennedy de Lanús esto es dejar tierra, que esto también es importante”.

Otro padre “Enzoyacu”, contó: “Da la casualidad que hasta ahora en el técnico no queda más que pedirles a los estudiantes que compren los clavos y el año pasado (por 2023) con Grindetti  se compraron dos tornos nuevos y materiales”.

Por lo que desnudan las redes la bronca de los padres es notoria por la situación que se vive en las escuelas de Lanús, lo que para este medio es imposible reproducir la cantidad de reclamos y hasta transmitir el notorio desencanto con una gestión que aún con la mirada misericordiosa de la oposición que dijeron a este diario web que le dieron “seis meses de espera”, sigue sin mostrar el arranque.

Vale recordar que además de la polémica instalada con los colegios Luis Piedrbuena y Kennedy el pedido de informes que Julián Álvarez se niega a responder es el de los concejales del radicalismo de Lanús Ayelen Curlo y Emiliano Bursese que los presentaron a fin de que se informe por las autoridades municipales y provinciales el estado actual y los motivos por la falta de suministro de gas.

De acuerdo a la información, son decenas las instituciones que no pueden prestar adecuadamente el Servicio Alimentario Escolar (SAE) y las clases. El pedido solicita la pronta y urgente resolución de las obras inconclusas en los Establecimientos Educativos EP Nº 40, EES Nº 39, EP Nº 54, EES Nº 29, JI Nº 918, EP Nº 38, EES Nº 29, JI Nº 918, EP Nº 38, JI Nº 907, EP Nº 14, EES Nº 47, JI Nº 931, EES Nº 27, EES Nº 20, JI Nº 938, JI Nº 902, JI Nº 920, EES Nº 9, JI Nº 926, EET Nº 5, EET Nº 8, PE Nº 16, EP Nº 12, EES Nº 52, EP Nº 64, EES Nº 57 y EE ESPECIAL Nº 504.

Pero la única respuesta inicial que se dio a conocer de manera oficial el mes pasado fue la reunión de SUTEBA con el Concejo Escolar y 17 escuelas con problemas, pero lejos de ejecutar soluciones inmediatas, la burocracia estatal terminó informando oficialmente: “Suteba Lanús participó de la reunión en el Consejo Escolar y las 17 escuelas que atraviesan este problema para poder generar espacios de diálogo para abordar la situación de gas”.

Claramente los “espacios de diálogo” no logran llevar el gas a las escuelas y mucho menos calmar la bronca de los padres, y como siembre la educación pública a la que dicen defender termina siendo rehén de las largas charlas para “encontrar una solución”, como dijo un ex consejero escolar para un problema que lleva años y que durante la gestión de María Eugenia Vidal dejó dos lamentables y evitables muertes en Moreno, zona oeste.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias