lunes 17 de junio de 2024 - Edición Nº2021

Provincia | 7 jun 2024

Interna convulsionada

Revolución cultural amarilla

El macrismo lanzó a una feroz ofensiva contra Diego Valenzuela y sus aliados bullristas bonaerenses que empujan una fusión con los libertarios. El ingeniero se abroquela con los intendentes amarillos para subirse el precio en la futura negociación con Milei por un frente electoral en el 2025.


Por: Federico Cedarri

La disputa interna dentro del PRO bonaerense no cesa y los acontecimientos se desencadenan como efecto cascada en contexto de la ya declarada guerra entre el macrismo duro y el bullrismo.

El creador del espacio sintió que la actual Ministra de Seguridad nacional le mojó la oreja cuando decidió de manera unilateral apostar por una fusión apresurada con los sectores de La Libertad Avanza en la provincia, la gota que rebasó el vaso fue la aparición de Bullrich en un acto en Esteban Echeverría junto al armador provincial que reporta a Karina Milei, Sebastián Pareja.

En ese acto político en el que la Piba de manera inequívoca sostuvo que el PRO debe confluir electoralmente en un mismo espacio con los violetas desencadenó la ira de Mauricio Macri.

El ex presidente sacó chapa y fatigó los teléfonos ordenándoles a los consejeros del partido que vacíen de contenido la estructura presentando sus renuncias y dejando en orfandad a la presidenta previsional Daniela Reich.

Ante esta situación, el bullrismo aceleró y subió la apuesta, partió los dos bloques legislativos del PRO en ambas Cámaras y consolidó un espacio fuertemente influenciado por la idea de la fusión: cuentan con  cinco diputados y una senadora.

El dato político lo constituyó el salto de Daniel Reich, ya que no solo representaba al PRO en la Vicepresidencia Segunda del Senado sino que además es la esposa de Diego Valenzuela que maneja Tres de Febrero,  uno de los distritos más densamente poblados de la provincia.

En ese esquema es que Macri en un golpe de autoridad sin ambages mandó a que el bloque que conduce el ruso Alejandro Rabinovich en la Cámara Alta le solicitara a Reich que se apartara de la Vice Segunda del Cuerpo y consensuaron el nombre de Christian Gribaudo que responde políticamente a Jorge Macri para llenar ese escaño.

El PRO aún continua siendo la primera minoría en el Senado con 9 legisladores y en Diputados con 11, pero fuentes del bullrismo avisan a este portal que las fugas podrían continuar en las próximas semanas: “Cuando le pierdan el miedo  a Mauricio y a sus prácticas autoritarias”, pronostican desde el espacio que conduce en la Cámara Baja Florencia Retamoso.

Lo concreto es que lo que hoy divide a Patricia Bullrich de Mauricio Macri es quién se reserva el rol de llevar adelante la política de alianzas de los amarillos en el año electoral.

La Ministra de Seguridad está convencida de que Milei le escamoteo los valores del cambio al PRO y que la fuerza debe supeditare a esa decisión popular sin chistar.

Macri ya comprobó que el presidente no piensa darle aire a las sugerencias de nombramientos que le hizo para agilizar la gestión lo que ahondó la distancia entre ambos. 

“No somos cogobierno con Milei, apoyaremos lo bueno y cuestionaremos lo malo”, analiza una fuente amarilla ante la consulta de PDS.

Lo cierto es que Macri tampoco quiere verse arrastrado si el gobierno de libertario naufraga, es por eso que buscará reconvertir sus fuerza política, dotarla de caras nuevas y avanzar en el debate interno que propician algunos alcaldes como el sannicolense Santiago Passaglia.

Los intendentes amarillos por ahora reportan sin miramientos a Mauricio, entienden que de poco les ha servido tener a Bullrich como engranaje en el gobierno nacional ya que solo han conseguido sentar al juninense Pablo Petrecca con el multifacético Guillermo Francos pero sin estridentes resultados.

En rigor, los jefes comunales presupuestaban que iban a tender un puente con Milei por su colaboración en el ballotage fiscalizando la boleta violeta: “Hasta el momento esto es aceitunas en el desierto, el mismo trato que a los intendentes peronistas, salvo Valenzuela que se reúne periódicamente con el presidente”, se queja otra fuente cercana a un intendente.

Ofensiva macrista

Lo cierto es que el macrismo duro no aflojará en su revolución cultural contra los bullristas, le pedirán a todos los disidentes que se vayan de los cargos que le corresponden al PRO ya sea en los estamentos legislativos como en el terreno de la  justicia, el próximo blanco macrista es el diputado provincial Fernando Compagnoni, a quién correrán de su silla en el Consejo de la Magistratura: La idea es asfixiar a los seguidores de la Piba para que abandonen voluntariamente las filas partidarias.

Mientras tanto, el macrismo se prepara para empoderar en agosto a Cristian Ritondo en la titularidad del espacio a nivel bonaerense.

El hoy presidente del bloque nacional del PRO mantiene un buen vínculo con Milei pero coincide con Macri en que el partido amarillo debe ser parte de una alianza con La Libertad Avanza y sectores potables del radicalismo sin entregar las banderas en una fusión que creen inútil porque los vaciaría de identidad.

En ese esquema, la idea es levantarse el precio para la futura negociación con Milei que se producirá indefectiblemente en los albores del 2025: “Ellos nos necesitan para ganar la provincia y nosotros a ellos para sobrevivir”, relata crudamente a PDS el cuadro de situación un referente cercano a la conducción del bloque de senadores provinciales.

Por el momento queda descartada de plano la idea de pedirle a los legisladores que se mudaron al interbloque bullrista que renuncien a sus bancas: entienden cerca de Macri que sería contraproducente y llevaría la situación a un camino sin retorno que puede terminar en la desintegración del PRO.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias