lunes 17 de junio de 2024 - Edición Nº2021

Gremiales | 5 jun 2024

DESPIDOS EN EL ESTADO

La motosierra de Milei sigue avanzando: Fanazul y el INTI con peligro de desguace

Trabajadores de estas dos dependencias del Estado nacional denuncian inminentes despidos, recorte de actividades y potenciales cierres. “Se frenó la producción porque no hay a quien venderle”, dijeron desde ATE respecto de la situación de la fábrica ubicada en Azul.


Trabajadores de Fanazul, empresa estatal que fabrica explosivos, junto a concejales y autoridades de la localidad de Azul, diputados bonaerenses, representantes gremiales y vecinos se reunieron ayer martes en la puerta de la planta perteneciente a Fabricaciones Militares, para hacer visible que está con “producción cero” desde la llegada del gobierno de Javier Milei, quien consideró que “se frenó la producción porque no hay a quien venderle”. La actividad en defensa del lugar estuvo como eje denunciar la situación “crítica productiva” y el pedido de “una fábrica con trabajo en defensa de la industria nacional y de nuestra soberanía”.

 

A meses de su reapertura, luego del intento de cierre en el gobierno de Mauricio Macri en 2017, de la reincorporación de los trabajadores despedidos, y una inversión que supera los 6 millones de dólares para su recuperación, Fanazul hoy vuelve a estar en alerta ante una situación de paralización de la producción. La fábrica se convirtió en un ícono de lucha desde que se anunció el cierre total de la misma el 28 de diciembre de 2017, durante los gobiernos de Macri, en Nación, y María Eugenia Vidal, en la provincia de Buenos Aires. Ollas populares; 1.095 días de acampe; cortes en las rutas 51, la 3 y la 226; marchas; dos grandes movilizaciones desde la localidad de azul hacia la ciudad autónoma de buenos aires, y la conformación de un comité de crisis fueron parte de esa resistencia que consagró a Fanazul como un caso emblemático de la lucha que en determinados momentos deben librar los trabajadores en pos de mantener sus puestos laborales.

 

La fábrica el año pasado empezó a producir Mastermix, porque tenía firmado el convenio con la empresa de Perú para que enviemos determinada cantidad de kilos para explotación minera por 5 años”, explicó el secretario general de la seccional ATE Azul, Eduardo Bercovich. No obstante, el dirigente comentó que la nueva gestión informó que esa venta “se cayó”.  El argumento oficial es que hay explosivos que están próximos a vencerse y que ante la supuesta caída del acuerdo con la minera peruana no pueden comercializarse.

“Hasta hace 20 días hemos enviado explosivos a Villa María (Córdoba) y de ahí se llevaba al puerto, nosotros estuvimos produciendo y estaba todo bien”, afirmó el secretario general, quien subrayó que “es mentira que no tenemos a quien venderle porque tenemos documentación y correos electrónicos del mes de diciembre pasado en el que se confirman las ventas, ya había mercadería vendida”, añadió. Mencionó que, en paralelo con el freno a la producción, se lanzaron dos programas de jubilación anticipada y retiros voluntarios que, definió como “despidos encubiertos que intentan vaciar a la planta de recursos humanos con mucha preparación”.  “Estas personas se capacitaron, salió mucho dinero esa capacitación al Estado, después (sin ese personal) se hará realmente imposible producir, es un cuello de botella”, advirtió.

 

Desde Fabricaciones Militares les informaron que “está muy parado todo” pero que “hoy la planta no está cerrada”. “Ellos dicen que no hay a quien venderle y quieren que la mayor cantidad de gente se vaya con retiros voluntarios, quieren el desguace”, dijo. Entre las cinco fábricas que tiene Fabricaciones Militares suman 1.400 trabajadores, y según Bercovich, “el gobierno quiere que queden los menos posibles, para después venderlo o para hacer un negocio inmobiliario por donde están ubicadas”. En el caso de la planta de la ciudad bonaerense de Azul, se trata de la presierra. “Somos la única planta que está teniendo ahora producción cero. Sin producir se hará muy difícil sostener su apertura. La excusa de Macri en su momento era que no producíamos, ahora que tenemos materia prima y explosivos, nos dicen que no se vende. Son todas excusas ya que quieren parar todas las fábricas para rematarlas y privatizarlas”, comentó.

En tanto, la junta interna de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) denunció este lunes el “amedrentamiento” por parte del Gobierno nacional a los empleados, el que además incurriría en “intentos de despido” en ese organismo. Desde la Junta Interna de ATE-INTI denunciamos el amedrentamiento del gobierno, llenando la entrada de nuestra sede central del Parque Tecnológico Miguelete (Colectora Av. Gral. Paz 5445) de Policías e Infantería”, difundió un comunicado de la representación gremial.

 

Además, según se señaló, los empleados “en condición de monotributo y a los cuales no se les pretende renovar su contrato que vence el 30/06 según los dichos del presidente del INTI, Daniel Afione, no les esté pasando su tarjeta de fichada para poder retirar la vianda de alimento”. Incluso se advirtió del “intento de cierre de las unidades de extensión a lo largo y ancho del país”. Sobre ello, ATE apuntó como “responsables” a Daniel Afione, Christian Rasmussen (Gerente de Recursos Humanos) y a “todo el gobierno nacional por la militarización y los intentos de despidos en nuestro Instituto”.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias