lunes 17 de junio de 2024 - Edición Nº2021

Provincia | 5 jun 2024

Disputa correligionaria

Se pica la interna radical

Los intendentes centenarios no esconden la intención de postular a uno de los suyos para la conducción partidaria desembarazándose del abadismo. Le exigen a Manes que unifique los bloques en la Legislatura para participar del proceso intestino de fin de año. Evolución no quiere perder injerencia, renueva vínculos con el possismo y apura armados en el conurbano.


Por: Federico Cedarri

El radicalismo bonaerense continúa sumergido en el desconcierto político y busca salir del atolladero con el salvoconducto de una elección de autoridades partidarias previstas para fines de diciembre buceando alcanzar una lista de consenso que hoy parece compleja.

El partido centenario busca una identidad situada en el centro del tablero político aunque aún es preso de la confusión por la irrupción de Javier Milei en el escenario y el ajuste perpetrado que superó todas las expectativas.

De igual modo, el partido centenario bonaerense tiene diferencias notorias entre las distintas vertientes que componen la geografía correligionaria.

Por un lado, se encuentra los alcaldes que componen el foro de intendentes y que capitaneados por el rauchense Maximiliano Suescun aspiran a catapultar a uno de los suyos en el trono bonaerense independizados de la influencia del senador nacional Maximiliano Abad, actual titular del Comité Provincia.

El marplatense si bien puja por no perder trascendencia dentro del esquema partidario bonaerense el haber sellado una alianza con el bullrismo que sumió a Juntos por el Cambio en una estrepitosa derrota electoral con Axel Kicillof contribuyó a opacar su figura: “A Maxi le van a pasar factura por el acuerdo con Patricia”, reflexiona una fuente boina blanca a PDS.

No obstante, el abadismo no se resigna y maneja un puñado de legisladores que le responden por lo que buscará mantener una incidencia, aunque reconocen que su poder ha menguado.

Entre los candidatos que Abad buscará plantar en la cancha para pelear por su sucesión se encuentran dos marplatenses:el titular del bloque oficial en la Cámara Baja Diego Garciarena y el senador provincial Ariel Martínez Bordaisco.

Desde el sector de los intendentes si bien no descartan conformar una posición unívoca con sus antiguos compañeros de ruta del abadismo, exigirán el primer lugar para uno de los suyos como condición sine qua non: deslizan además del nombre de Suescun el del jefe comunal de Balcarce Esteba Reino.

El oficialismo radical encuentra una piedra en el zapato en la intentona de conformar una lista de unidad: Facundo Manes.

El actual diputado nacional que partió el bloque en la Cámara de Diputados provincial conformando un espacio con los retazos de GEN comenzó a caminar la provincia y busca de cierta manera reeditar el aura que lo posicionó como referente político en 2021: “A Facundo lo respalda la coherencia que tuvo en estos tres años que está en política, siempre fue consecuente y habló de los riesgos de derechizar el partido”, destaca una fuente cercana al saltense en un claro señalamiento a Abad.

Manes mantiene buen vínculo con los intendentes radicales, de hecho en la última visita que los jefes comunales realizaron a La Plata se tomaron el protocolar trabajo de visitar a los dos bloques radicales de la Cámara Baja.

Otro punto a favor de Manes tiene que ver con que cuenta con la simpatía de Miguel Lunghi, un  radical con autonomía de la conducción que dirige un distrito populoso como Tandil que sobrepasa por mucho la media de habitantes del resto de sus colegas centenarios.

Manes tendría intenciones, según fuentes calificadas de su entorno, de pelear por la conducción partidaria bonaerense aunque en ese caso debería ceder ante una exigencia de los alcaldes radicales: “Si Manes va a jugar por la conducción partidaria debe ser sin sacar los pies del plato y eso significa unificar lo antes posible y sin dejar heridos políticos a los dos bloques en la Cámara de Diputados provincial”, destaca un legislador que responde a un alcalde del interior bonaerense.

El factor Lousteau

La cuarta pata en el pentagrama radical hacia la pelea final por la conducción partidaria la representa Evolución, el armado político en el que se referencia el titular radical nacional Martín Lousteau.

Con una estrategia de enfrentamiento permanente con Javier Milei, el senador nacional no piensa descuidar la provincia de Buenos Aires y si bien cerca suyo hablan de evitar por todos los medios un enfrentamiento interno no descartan la chance de prohijar una alianza circunstancial que le permita a Evolución posicionarse en el esquema de poder provincial.

Lousteau tiene en Pablo Domenichini a su principal operador político en el conurbano bonaerense y nadie se atreve a desmentir que el titular nacional radical pueda volver a enarbolar un pacto político con el caído en desgracia Gustavo Posee, que pese a haber perdido el poder en San Isidro continúa manejando un puñado de dirigentes del conurbano como Walter Carusso en San Martín.

Lousteau es consciente de que el radicalismo necesita avanzar en una conducción partidaria provincial robustecida para enfrentar el proceso electoral de 2025.

De igual modo, sostiene entre su gente que el conurbano bonaerense es clave en cualquier elección y es por eso que concentrará sus esfuerzos en consolidar armados en ese importante terruño bonaerense tan determinante a la hora de contar los votos.

Evolución no tiene intenciones de quedar afuera de los armados provinciales por lo que no descuidara el proceso interno en la provincia de Buenos Aires: “Martín no quiere dejar ningún distrito sin su impronta aunque hay que reconocer que en la provincia los intendentes son el sector mayoritario y habrá que acordar con ellos”, admite a este portal una fuente del espacio ligado al conductor centario nacional.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias