lunes 17 de junio de 2024 - Edición Nº2021

Gremiales | 3 jun 2024

DEBATE

La multisectorial Avellaneda pidió por un mejor acceso a la energía: “Otra tarifa es posible”

El espacio firmado por gremios y organizaciones sociales de la zona sur del conurbano bonaerense analizó la actualidad de los servicios públicos, y alertó por el aumento de su valor y el impacto en la vida de las personas y el aparato productivo.


La multisectorial Avellaneda, Trabajo y Producción, realizó un encuentro este martes 28 de mayo con el fin de abordar el grave problema del injusto precio que pagan por el gas y la energía tanto las familias, como el comercio y los sectores productivos. Los participantes acordaron la necesidad de llevar a cabo una campaña de esclarecimiento, promoviendo el rechazo a las actuales tarifas y reclamando un régimen tarifario justo y transparente.La coordinación trazó los lineamientos del encuentro señalando que “el acceso a la energía con tarifas accesibles es un derecho humano”; enfatizó que hoy es uno de los “problemas más importantes que tienen las familias y los sectores productivos".

 

“Gas y energía eléctrica, otra tarifa es posible” fue el tema abordado para dar paso al debate por especialistas y trabajadores de ambos sectores: el ingeniero Andrés Repar, ex vicepresidente de Enargas, el abogado Marcos Rebassa, ex director de ENARSA, ambos del IESO (Instituto de Energía Scalabrini Ortiz), y los dirigentes sindicales Leandro Acosta, del Sindicato de Trabajadores de la Industria del Gas Natural, Ricardo Herrera de la UNDAV y Daniel Minucci, de Luz y Fuerza. La reunión congregó a referentes de las CGT -tanto de Avellaneda-Lanús como de Lomas de Zamora-, de la CTA local, así como a dirigentes de organizaciones sociales, empresariales, pymes, cooperativas, centros comerciales, centros de jubilados, sindicatos – entre otros UOCRA, Gas, Luz y Fuerza, Televisión, Bancarios, Personal Superior de Energía Eléctrica, Federación Gráfica, SUTEBA, ANDUNA, Canillitas-, de la UNDAV, la UTN, Frente Productivo, de la Unión de Kiosqueros y Comisión de Asociados del Banco Credicoop.

 

Los especialistas y dirigentes gremiales del sector realizaron fuertes críticas a la actual política energética y explicaron por qué es posible una tarifa más baja que la que hoy pagan los usuarios en Argentina. Plantearon la necesidad de contar con políticas energéticas enfocadas en el desarrollo nacional, señalando que, comparativamente, en Argentina se pagan tarifas excesivas beneficiando a un reducido grupo de empresas productores y distribuidoras con notorio perjuicio para las familias, las pymes, cooperativas, asociaciones y clubes vecinales con costos en energía que atentan contra la competitividad, producción o funcionamiento.

 

Los expositores señalaron "la necesidad de una mayor intervención del Estado, junto a los reclamos de limitar a sus desmedidas ganancias las empresas energéticas, des dolarizar contratos, así como institucionalizar el seguimiento transparente y público de las estructuras de costos de producción y comercialización tanto del gas como de la energía eléctrica, para determinar un costo justo y accesible a estos servicios públicos, lamentablemente privatizados en los 90".

Andrés Repar, ex vicepresidente del Enargas e integrante del Instituto de Energía Scalabrini Ortiz, fue lapidario con la política energética del gobierno de Javier Milei: “Hay una gestión energética muy cuestionable”, con referencia puntual al gas. “Los caños no tienen la presión adecuada por falta de obras para las cañerías, hay una falta de previsiblidad y de reservas para hacer frente a grandes períodos de frío. Es un Gobierno que no tiene previsión ni planeamiento". “Se han suspendido obras fundamentales para el sistema gasífero argentino, básicamente para el transporte. Hoy Vaca Muerta da la posibilidad de generar mayores niveles de producción, pero no tenemos luego manera de distribuirlo”, agregó.

 

El ex funcionario añadió que “estamos en una situación de imprevisibilidad muy grande. Hoy supeditados para tener gas a la compra de barcos de Gas Natural Licuado (GNL) que valen cerca de 40 millones de dólares cada uno, en un contexto donde industrias ven cortado el suministro, lo mismo la provisión para vehículos con GNC en algunas regiones del país". También alertó que "hoy en Argentina se paga sobre el precio de extracción del gas un 20 por ciento extra sobre el precio internacional. “Acá no tenemos juego de oferta y demanda ni competitividad. Pagan los usuarios precios muy altos. l valor del gas repercute en el valor de la energía eléctrica, repercute en toda la población, sobre todo en invierno. Con solo el aumento ya efectivo del 300 por ciento de abril y el consumo que por el frío fue muy alto van a llegar tarifas muy altas. Vamos a tener una situación muy conflictiva”, concluyó Repar.

 

Por su parte, ex director de Enarsa, Marcos Rebassa, profundizó sobre el sector energético, subrayando que “es posible una tarifa más baja que la que pagamos actualmente”. “El valor que tiene la energía que saca Cammesa y que aprueba la Secretaría de Energía para todo el país es muy cara. Se puede generar una tarifa más accesible para lo cual hay que tener voluntad política y tocar algunos intereses. La tarifa que impone Camessa, que establece un precio podría bajar de 80 dólares a 40 dólares”. “Hay muchas generadoras que tienen un precio razonable, pero hay otras que son muy caras en dólares y hay que tener coraje para agarrar a esos empresarios para renegociar esos contratos”, agregó.

 

A su turno Leandro Acosta, secretario de Organización del Sindicato de Trabajadores de la Industria del Gas Natural, describió los altos costos que los usuarios y empresas pagan por el gas en Argentina y la necesidad trazar un proyecto nacional energético, reivindicando la política energética histórica del peronismo. “Otra tarifa es posible porque ya fue posible. La industria del gas en Argentina es un desarrollo peronista, previamente se le compraba el coque a empresas inglesas. El primer gasoducto, de 1600 kilómetros, se construyó de la planta de Lavallol (Lomas de Zamora) hasta Comodoro Rivadavia, se hizo en dos años sin ningún tipo de experiencia previa. Fue un desarrollo del peronismo”.

 

“Luego fue migrando la matriz energética argentina, un 60 por ciento hoy proviene del gas natural, por eso cuando se toca ese precio el aumento es exponencial porque se traslada a muchos sectores”, amplió. “El gas era considerado un bien social para el bienestar de la Argentina. Eso cambia con la privatización de los noventa. Por ejemplo, las escuelas y hospitales no pagaban gas”. Acosta puso el foco en la necesidad de intervenir en los entes reguladores, el ENRE para la energía eléctrica y el ENARGAS para el gas. “Cuando llegan las privatizaciones en los noventa aparecen los entes reguladores para garantizar un precio razonable, el tema es para quien. Tenían como referencia las agencias norteamericanas conformado por notables, el tema es que cuando hay gobiernos populares se puede acceder a esos funcionarios, cuando ganan los reaccionarios no”.

 

Daniel Minucci, dirigente del gremio Luz y Fuerza, desarrolló un discurso subrayando el aspecto político. “Hoy estamos atravesando un déjá vu es volver a discutir lo que discutíamos con Macri en 2016. La ley del menemato de los noventa eran un RIGI, eran leyes liberales con las que un peronista no puede gobernar. Quieren volver a poner como tribunales para las disputas al CIADI cuando debería actuar las Justicia Nacional porque el CIADI es un tribunal donde el estado argentino perdió todos los juicios”. “Tenemos que discutir la necesidad de un servicio público con funcionarios valientes que enfrenten a los lobbistas”, afirmó. “Hoy tenemos un cipayo que quiere vender a la Argentina. No le da de comer a los pobres, no quieren que nos eduquemos. Nos han ganado la batalla cultural estamos discutiendo la tarifa y no la matriz. Cuando la tarifa está barata nos quejamos de que hay cortes porque sube el consumo, cuando la tarifa está cara el servicio sigue siendo malo. A las empresas no les importa porque se putea a la política”.

 

Eduardo Berrozpe, coordinador del encuentro, sintetizó la posición del Foro Economía y Trabajo sobre Gas, energía eléctrica y otras tarifas planteando la necesidad de defender y promover una serie de puntos estratégicos. “Es necesario la intervención del Estado en la regulación del precio de la energía ya que determinante en la producción de bienes y servicios. Que haya tarifas accesibles y diferenciadas para pymes, cooperativas y emprendimientos sociales”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias