lunes 17 de junio de 2024 - Edición Nº2021

Gremiales | 30 may 2024

CRISIS LABORAL

Despidos en Changomás: Siguen los reclamos mientras crecen los rumores de venta

La posibilidad que Coto compre la cadena volvió a instalarse aunque hay problemas operativos que traban la operación. En tanto, de los 400 cesanteados sólo algunas regionales lograron avanzar en medidas cautelares, como sucede en la zona oeste del conurbano.


Por: Diego Lanese

Hace dos semanas, la cadena de supermercados Changomás anunció unos 150 despidos, en distintas sucursales que tiene la firma en todo el país. bajo el argumento de una reestructuración, Dorinka, propiedad del empresario colombiano nacionalizado argentino Francisco De Narváez, comenzó con las cesantías, que se hicieron sin ningún criterio ni aviso previo. La maniobra fue rechazada por los distintos gremios mercantiles, que cruzaron el plan de ajuste de la firma y lo vincularon a la crisis de ingresos que vive el país, y la recesión ante las políticas del Gobierno nacional. Con el correr de los días, las negociaciones no lograron revertir la situación y sólo en la zona oeste del conurbano bonaerense se logró la conciliación obligatoria, que permitió a unos 33 trabajadores despedidos volver a sus puestos de trabajo. El resto, sigue reclamando por la continuidad. En el medio, cobraron otra vez fuerza las versiones de un interés de la empresa Coto por quedarse con las operaciones de la cadena, que explicarían la repentina decisión de achicar el personal. Si bien los rumores no son nuevos, hay “cuestiones operativas” que detienen la posible fusión. Por su parte, la dirigencia sindical sigue esperando un plan de acción nacional para evitar "efectos contagios” en otras empresas, ante la baja histórica del consumo de alimentos y bebidas.

 

Los despidos en Changomás encendieron las alarmas de los gremios mercantiles y a dos semanas no se produjeron novedades de reincorporaciones. De hecho, no existe una mesa de negociación nacional y son las regionales que discuten en cada sucursal la situación de los empleados cesanteados. El plan de ajuste incluye sucursales del conurbano de la provincia de Buenos Aires, donde la firma tiene un importante vector de sus negocios y en el interior del país, donde se expandió en los últimos años. En total, fueron 150 los trabajadores afectados, bajo el argumento empresarial de “la caída de las ventas por la situación económica que está atravesando el país”. En las sucursales de San Justo y La Tablada, en el oeste del conurbano, se contabilizan 34 despidos; en Avellaneda, en el sur del gran Buenos Aires, son 20 con amenazas de que haya más. En tanto, en Bahía Blanca ya llegan a 19 las cesantías. Las escenas se repiten en sucursales de diversas provincias y se esperan que lleguen más telegramas. En las mencionadas sucursales del oeste del Gran Buenos Aires los trabajadores activaron una protesta que incluyó quema de neumáticos en la puerta y una medida de fuerza en rechazo a las cesantías. En esa región, el Sindicato de Empleados de Comercio y Obreros y Afines Zona Oeste (SEOCA) fue el único que logró una audiencia en la regional del Ministerio de Trabajo bonaerense, que dictó la conciliación obligatoria, que retrotrae la situación al inicio de la crisis.

“No hubo un criterio para los despidos, en algunas sucursales fueron centenares y en otras no se tocó a nadie”, le dijo a Política del Sur una fuente del sector mercantil, que destacó que “la única acción gremial de peso que tuvo lugar fue la que encaró el SEOCA, que consiguió la medida cautelar. El resto ni siquiera pudo sentarse a negociar”. En cada sucursal, se utilizó el argumento de la caída del consumo en el contexto recesivo. En este sentido, los datos de Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) confirmó que el rubro Alimentos y bebidas cayó en los primeros cuatro meses del año un 23,8 por ciento. “Durante el primer cuatrimestre del año, todos los eslabones de las distintas cadenas de valor han visto afectada su rentabilidad por los fuertes incrementos de costos, no sólo debido a la devaluación, sino también al aumento del transporte y la logística, luz, gas, patentes e impuesto inmobiliario, arrendamientos, combustibles, fertilizantes y repuestos de maquinarias, por citar algunos”, explicó el reporte sobre ventas minoristas. Esta realidad terminó con las cesantías en todo el país, que según las fuentes, se centraron “en el personal conveniado”, lo que marca una diferencia en otros planes de ajuste. El personal fuera de convenio, como los gerentes y jerárquicos, ya venían sufriendo los despidos desde hace al menos dos años. “El plan de ajuste y achicamiento lleva un tiempo”, recalcaron las mismas fuentes consultadas.

 

Además del argumento de la baja en las ventas, que es real, existe la idea de un “acomodamiento” de la estructura de la cadena a una eventual venta. El apuntado para ser el comprador de la firma que todavía está en la órbita del grupo Dorinka es Coto. El supermercado nacional de Alberto Coto está interesado en la adquisición de Changomás. “Hace dos años que se viene hablando de la posibilidad, los integrantes de Recursos Humanos dicen entrelíneas que se viene negociando al respecto”, le confirmó a Política del Sur una fuente cercana a la discusión. Uno de los problemas que se vienen dando es la adaptación de la estructura a una firma dedicada al hipermercadismo. “Eso hace poco viable la fusión, porque la estructura de Changomás es mucho más chica que la que usa Coto, por eso debe haber una adaptación. Tal vez los despidos estén vinculados a eso”, agregaron las fuentes.

Los despidos en Changomás son parte de una realidad que se viene profundizando en el actual contexto de crisis económica. Así lo vienen registrando distintos informes, como el realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) para el primer trimestre del año. Con los 20.666 puestos de trabajo registrados perdidos en febrero, en el primer trimestre la caída totalizó 62.920 y para marzo proyectaban otros 34.166, a partir de la encuesta de indicadores laborales de la Secretaría de Trabajo. En otras palabras, en total se contabilizan alrededor de 100 mil los empleos registrados resignados, lo cual se explica por la utilización del 53,4 por ciento de la capacidad instalada de las industrias durante marzo de 2024. Los sectores de actividad que mayor pérdida de empleo sufrieron fueron construcción (-12.949), actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (-4.488) e industria (-2.013). Pero en los primeros tres meses, el sector más afectado fue la construcción (-46.249).

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias