sábado 25 de mayo de 2024 - Edición Nº1998

Gremiales | 17 may 2024

ANÁLISIS

Un fantasma recorre la Argentina: el fantasma de la desocupación masiva

En los últimos días, el crecimiento de los conflictos por despidos y suspensiones pone en alerta a los gremios, que advierten que el “plan motosierra” y su consiguiente recesión traerá problemas en la tasa de empleo. Un informe asegura que el mayor impacto del parate lo sufre la industria.


Por: Diego Lanese

“Un fantasma ronda por Europa: el fantasma del comunismo”. Con esa frase, Karl Marx y Friedrichc Engels dan inicio a una obra clave del pensamiento político de la historia moderna: El manifiesto comunista. Hoy, ese fantasma parece haberse perdido en el planeta, en especial luego de que hace más de 30 años cayó el llamado bloque soviético, finalizando la experiencia socialista iniciada en 1917 por la Revolución Rusa. En la Argentina, el presidente Javier Milei inquiere revivir la amenaza “roja”, y desde que se lanzó a la política alerta sobre las medidas supuestamente socialistas en el país. Pero lo real y concreto que nada de lo que pasó en los últimos años tuvo que ver con la ideología inaugurada por los pensadores alemanes, y nada hace pensar que vaya a volver. La verdadera amenaza parece más mundana, más cotidiana, y apunta a un fenómeno que para el manifiesto es un gran regulador de la economía: la desocupación. El fantasma del crecimiento exponencial del desempleo recorre la economía argentina, y en los últimos días tuvo varios ejemplos para seguir de cerca. Desde los casi 100 operarios cesanteados en la firma FATE hasta la reducción de personal en ChangoMás, pasando por las suspensiones en la industria automotriz y la siderúrgica, los efectos de las políticas libertarias comienzan a verse, y hay alarma entre los gremios. Según los últimos datos, en el año se perdieron unos 100 mil puestos laborales registrados, lo que marca la profundidad de la inminente crisis. Un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) remarca sobre el parate industrial, principal foco junto al empleo público de la suba de los despidos.

 

La inminente crisis de empleo comenzó a verse con la aparición de varios conflictos donde la decisión final de las empresas fue despedir personal. En este sentido, llegan a los 100 mil empleos registrados destruidos en el primer trimestre del año, según cálculos del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), hechos a partir de la Encuesta de Indicadores Laborales de la Secretaría de Trabajo, vinculada a las bases del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). Con los 20.666 puestos de trabajo registrados perdidos en febrero, en el primer trimestre la caída totalizó 62.920 y para marzo proyectaban otros 34.166, a partir de la Encuesta de Indicadores Laborales de la Secretaría de Trabajo. O sea, que en total se contabilizan alrededor de 100 mil los empleos registrados resignados, lo cual se explica por la utilización del 53,4 por ciento de la capacidad instalada de las industrias durante marzo de 2024. Esto golpea especialmente en la provincia de Buenos Aires, que viene alertando de esta situación, que se completa con el recorte de recursos para las arcas bonaerenses, que están en este momento cerca del billón de pesos. En una reunión con gremios estatales, el gobierno de Axel Kicillof presentó un informe de esta realidad, que se viene denunciando por el Ministerio de Trabajo. En este sentido, los datos marcan que en lo que va del año en territorio bonaerense se perdieron unos 70 mil puestos laborales, a partir de una baja en la actividad industrial del 9,7 por ciento en el bimestre enero-febrero 2024. Es decir, el impacto de la destrucción de empleo se encuentra especialmente en territorio bonaerense.

Los ejemplos de esta amenaza sobras.  En FATE, por ejemplo, el gremio SUTNA denuncia unos 100 despidos, que quedaron sin efecto por la conciliación obligatoria. Luego del paro de actividades del martes pasado, este viernes el gremio que lidera Alejandro Crespo anunció una serie de actividades y actos de protestas junto a otras organizaciones, para denunciar la ola de despidos en el rubro y en todas las áreas de la industria. En la zona sur del conurbano, la misma tendrá lugar en Llavallol, frente a la planta de Bridgestone, a partir de las 14.30 horas. En particular, se rechazará “reemplazar los puestos de trabajo con cubiertas importadas, y dejar trabajadores y sus familias en la calle, y saquear al empobrecido pueblo argentino para nutrir las arcas de poderosas economías extranjeras”. Además, habrá expresiones de solidaridad con los despedidos de FATE. En general, piden “respuesta positiva al justo reclamo realizado por los trabajadores en las paritarias, por las condiciones laborales, por los puestos de trabajo de todo el movimiento obrero”, y se rechaza la reforma laboral y la Ley Bases. En tanto, en Villa Constitución, los trabajadores de Acindar denunciaron una nueva parada de planta con suspensiones. La empresa no lo confirmó, pero hizo saber que la caída de la demanda del sector es sostenida y que “todas las alternativas están en evaluación”. En Córdoba, Mabe envió 200 telegramas de despido a mediados de abril. Días atrás Whirlpool despidió a 60 trabajadores en la fábrica de Pilar que inauguró en 2022 para exportar. “Habrá un efecto de retroalimentación”, dijeron Marca Pyme y Epyca en un informe para Industriales Pymes Argentinos (IPA).

 

En tanto, el golpe más importante en materia de desocupación lo está sufriendo la industria, según un informe de la UNDAV elaborado por su Observatorio de Políticas Públicas. En el mismo se midió el impacto de las medidas del Gobierno nacional en la industria del país. La primera consecuencia es una baja del 21 por ciento en el primer trimestre del año, comparado al mismo período de 2023. “Si uno toma el dato trimestral, es decir, enero, febrero y marzo de este año, la industria cayó un 14 por ciento, es decir, casi un 15 por ciento en este primer trimestre de este año”, explicó el reporte. El trabajo alertó que la caída “más preocupante es la de la industria alimenticia, la cual registra una caída del 14,2 por ciento, que es la peor caída de la que se tiene registro”. Además, otro dato preocupante es que todas las categorías de la industria tuvieron una baja en el primer trimestre del año, lo que muestra lo extendido de la crisis. “Producto de la destrucción del consumo y la eliminación de la obra pública, la producción de asfalto y de ciertos electrodomésticos cayeron un 64 por ciento respecto del año pasado”, agregó el informe.

“Esto nos da una idea del industricidio que estamos viviendo, el cual ya está teniendo una consecuencia que tiene que ver con el fuerte crecimiento de la desocupación, porque la industria es mano de obra intensiva, es el sector que más genera puestos de trabajo, además esta caída industrial se complementa con la caída de la construcción que es otro sector sensible a la hora de generar puestos de trabajo”, afirmó el análisis realizado por el director de la carrera de Economía en la UNDAV, Santiago Fraschina.

Según el reporte, “si no hay crecimiento económico y no hay generación de puestos de trabajo, se empieza a ver que se empieza a pulverizar la recaudación tributaria, por lo que la recaudación comienza a caer en términos reales y al Gobierno cada vez le va a costar más mucho más superar ese superávit financiero, porque tiene cada vez menos ingresos, con lo cual obliga al gobierno a hacer un ajuste mayor para garantizarlo, pero eso impacta cada vez más en la economía real”. En el Manifiesto Comunista, los autores afirman que ante el fantasma del comunismo, todos los gobiernos se unen para enfrentarlo. En el caso del fantasma argentino, apenas se habla cuando es tarde, y los trabajadores ya están en la calle.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias