viernes 17 de mayo de 2024 - Edición Nº1990

Nación | 12 may 2024

HOMENAJE AL PADRE CARLOS MUGICA

Cristina intenta no perder protagonismo ante lo que La Cámpora considera “un ataque de los intendentes a su conducción”

La ex presidenta perpleja ante el fenómeno Milei. Lo comparó con la dictadura. ¿Qué se está discutiendo hoy en el peronismo? ¿Qué dicen desde el grupo de los intendentes y el PJ nacional sobre CFK? Política del Sur recogió testimonios de ambos espacios en pugna.


Por: Ricardo Carossino

Volvió Cristina Fernández y según parece, en tanto los intendentes del Grupo Ensenada preparan un acto para el gobernador Axel Kicillof (que será el próximo 18 de mayo en Florencio Varela) la ex presidenta de la Nación seguirá tratando de producir contenidos políticos para no perder el tren de la historia.  

Es interesante pensar en medio de la interna peronista, que este acto de entronización de la Virgen de Luján es en homenaje a un caído por esa misma interna en los ´70: el padre Carlos Mugica, asesinado por el grupo parapolicial de López Rega, la Triple A.

Pero esta vez, el objetivo de su discurso fue Javier Milei y mostró una suerte de desorientación que viene a reflejar el grado de perplejidad de la clase política tradicional frente a un outsider que rompe todos los convencionalismos que se construyeron durante los últimos 40 años de democracia.

Precisamente, Política del Sur, desde esta misma columna planteaba el domingo pasado que el peronismo no sabía cómo actuar frente a los niveles de aceptación que conserva Milei, y comparado con la dictadura de genocida, se podría decir que, así como en esa época la mitad de la población aceptaba el relato militar, ahora aceptan el relato de la “necesaria inflación e imprescindible ajuste” de La Libertad Avanza.

La pregunta de la vicepresidenta fue directa: “cómo puede ser posible que, en este estado de situación, haya gente que apoya” al Presidente y luego repasó la historia comparando este momento con la última dictadura militar y recordó a la gente que festejando el mundial juvenil 1979, conducidos por José María Muñoz, fue a criticar (“insultar”, dijo CFK) a quienes llevaban ese día sus denuncias de desapariciones a la Comisión Internacional de Derechos Humanos.

La tercera aparición de la ex mandataria en dos semanas también tiene connotaciones respecto a la reorganización del peronismo y su protagonismo. Una fuente ministerial del gobierno de la Provincia de Buenos Aires, dejó en claro ante todo que “a Cristina y a Axel hoy los une la oposición a Milei”, pero también puntualizó que los dos quedaron en el medio de la pelea entre La Cámpora y los intendentes del conurbano.

Dentro del peronismo ambos personajes tienen la necesidad de construirse y reconstruirse según el caso. Cristina no puede perder protagonismo. Está obligada a mostrarse como una opción contraria al libertario, sobre todo, como explicó este dirigente de la Tercera Sección Electoral, “porque no tiene un cargo y tampoco una caja”.

PDSur consultó a un dirigente de la Corriente Militante de la Primera Sección, aliada incondicional de Máximo Kirchner y afirmó: “¿Cómo vamos a estar en contra de Kicillof?. Acá la discusión no es el gobernador. Nuestra conducción es CFK y esa conducción se puso en duda por quienes promueven a Kicillof”.

En ese sentido agregó: “La discusión es por la conducción del peronismo, y lo que pasó fue que hubo un ataque a la conducción de Cristina por parte de los intendentes del Gran Buenos Aires y nosotros salimos a defender esa conducción. Después el candidato puede ser Axel u otro, pero la conducción tiene que ser de Cristina”.

Para La Cámpora y sus aliados, “lo que hay que hacer hacia adelante es más kirchnerismo y no menos y si se enojan los intendentes lo que le decimos es que el 2023 se perdió por la pésima política económica del gobierno anterior”.

Así las cartas están echadas sobre la mesa. Desde el otro lado responden que la gran diferencia entre CFK y Kicillof es que el gobernador tiene 16 millones de bonaerenses y 135 municipios sobre la espalda, precisamente los cuales ya han sido convocados para una entrega de ayuda económica para este lunes.

Kicillof intenta montar una foto con los 135 intendentes de la provincia de Buenos Aires por lo cual convocó a oficialistas y opositores a un evento en el Teatro Argentino de La Plata, para anunciar el desembolso de $ 34,8 mil millones correspondientes a una cuota del Fondo de Fortalecimiento Fiscal Municipal, pero le faltarán los alcaldes del PRO.

Según resaltan desde las filas del gobernador esa es la gran diferencia entre CFK y Kicillof. La Cámpora sabe que sin la madre de Máximo Kirchner quedan afuera de cualquier armado, por lo cual, “bajo el ala de la ex vicepresidenta, Máximo y sus espacios aliados intentan sobrevivir a esta interna feroz dentro del peronismo”, pregonan.

Al mismo tiempo los intendentes saben que sin Kicillof quedarían nuevamente en manos de Cristina y el titular del PJ bonaerense, por eso rodean al gobernador para sobrevivir a la misma feroz interna.

Pero hay una estrategia, al parecer, sin confirmar y como una suerte de acuerdo tácito, en el que cada espacio junta por su lado para que la tropa no se disperse. Mientras La Cámpora y Cristina agrupan la izquierda, los intendentes contienen al peronismo tradicional, que aceptarían la presencia de Cristina, pero no la conducción y menos la intromisión de Máximo Kirchner. Pero es apenas un rumor y no parece que sea así por el nivel de enfrentamiento interno.

Según el parecer de un ex ministro bonaerense aliado a La Cámpora, “esto va a seguir así hasta el 20 de junio de 2025 que es la fecha de cierre de las listas”, y del lado del gobernador contestan: “Eso es verdad, pero CFK quiere estar en la vidriera para mostrarse nuevamente como la gran electora, como pasó en 2015 y en 2019. De esa manera intenta evitar que los barones del conurbano se coman a La Cámpora". Confiesan, las fuentes consultadas, que el año que viene los ríos que hoy van separados se van a juntar para encontrar una salida al mar, pero admiten todos que mientras tanto la pelea es por quién se queda con el timón.

El secretario de un ministro bonaerense se despachó a gusto contra lo que él llama los “kirchnercamporistas” y dijo que “molestan porque ven traidores en cada esquina”, al tiempo que analiza el hecho de que “los garcas (SIC) piensan que todos son de su misma especie y condición”.

Este secretario fue más allá y enumeró una serie de hechos que según él pintarían de cuerpo entero a los kirchnercamporistas: “Ven fantasmas que revolotean sobre ellos todo el tiempo. No hay que olvidar lo que hicieron en Santa Cruz con Acevedo (ex jefe de la SIDE kirchnerista que en 2003 asumió como gobernador, renunciando en 2006, tras negarse a firmar fondos para Báez), lo que le hicieron a Duhalde y lo que le hicieron a los intendentes y Gobernadores al momento de presentarles internas”.

“Además vale decir que cuando fracasó la 125, el senador que dio el voto para el empate fue el santiagueño de su aliado Zamora (el senador radical Emilio Rached), y el del desempate fue el vice (Julio Cobos) que ella (por CFK) eligió. Definitivamente no son buenos para las estrategias por los miedos con los que conviven”.

De todas maneras, todos los consultados de ambas partes coinciden en que no hay peligro de quiebre, sólo se están midiendo el poder. Según uno de los dirigentes, los intendentes generalmente tienen más poder en las elecciones intermedias y eso cambia cuando se elige presidente y gobernador, aunque también los alcaldes intentan trabajar para poner al candidato nacional en 2027, para que CFK no quede como la gran electora.

“Quizás trate de mostrarse como la que bendice a Axel para presidente cuando llegue el momento, y hasta quizás los intendentes se lo acepten, pero hay que ver quién se queda con el bastón de mariscal”, señalan desde el peronismo más ortodoxo.

Hoy la maldición de Roca y la bruja La Tolosana por la cual supuestamente ningún gobernador bonaerense puede llegar a La Rosada por los votos, sigue pendiendo como una espada de Damocles sobre el cuello de los jefes comunales, quienes quieren quebrar la maldición con Kicillof y elegir al candidato a gobernador.

Mientras tanto se espera el encuentro del Partido Justicialista pasado mañana martes en CABA para repasar la interna y las acciones opositoras a Milei como partido. Estarán sentados a la mesa del peronismo, Kicillof, Gildo Insfrán, Ricardo Quintela, Cristina Álvarez Rodríguez, Juan Manzur, Analía Rach Quiroga y Lucía Corpacci, quienes intentan conducir el partido.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias