martes 28 de mayo de 2024 - Edición Nº2001

Gremiales | 9 may 2024

ASEGURÓ EL PAGO DEL MEDIO AGUINALDO

La gestión de Kicillof advirte a los estatales que “no hay plata” por culpa de la "motosierra" de Milei

En una cumbre con gremios, ministros bonaerenses explicaron los enormes problemas que deben afrontar por el brutal recorte de recursos que realiza la Casa Rosada. Pese a esto, garantizaron sueldos y aguinaldo. Un informe analiza la forma en que se achicó el gasto público, golpeando a la provincia de Buenos Aires.


Por: Diego Lanese

Incluso en la foto previa, el gesto de funcionarios y dirigentes anticipó el clima de la reunión. La gestión de Axel Kicillof volvió a convocar a los gremios estatales, en este caso para una charla informal, repitiendo la fórmula que se viene dando en el último tiempo: primer encuentro para escuchar demandas, segunda cumbre para llevar una oferta.

Pero en este caso, además, hubo una especie de “informe de situación”, donde el ministro de Economía provincial Pablo López explicó el impacto del ajuste que lleva adelante el gobierno nacional en las cuentas bonaerenses.

El mes pasado ya se había advertido de las dificultades de dar aumentos regulares cada mes, siguiendo el IPC, si el “plan motosierra” se seguía ensañando con los recursos que antes se recibían. En este caso, fue una especie de “no hay plata” versión provincia de Buenos Aires, apuntando al presidente Javier Milei.

En concreto, el funcionario habló de unos 812 mil millones de pesos los que recortó la gestión libertaria, y se estima que esta tendencia se seguirá profundizando, por cuestiones económicas –mantener el superávit fiscal y la baja del gasto público –y políticas –ahogar a la gestión peronista que podría liderar la oposición y se perfila para ser una de las figuras presidenciales futuras -.

Lo cierto que entre los dirigentes y estatales hay mucha preocupación, por lo que se sumaron al paro de este jueves. Un informe midió el impacto de la tijera de Milei en el primer trimestre del año, que puede sintetizarse en una frase: “Coparticipación de las pérdidas y nacionalización de las ganancias”.

La reunión del ministro López fue con los gremios estatales de la ley 10.430, y fue una muestra de lo que viene en materia de negociación salarial.

En términos prácticos, no fue una paritaria, sino un encuentro informal, por lo cual no se hablaron de números para los aumentos que vienen. Es que el ajuste de los giros que hace Nación ponen en duda una de las premisas de Kicillof: que los sueldos de los empleados públicos estén por encima de la inflación.

Por eso se sumaros dirigentes de varias organizaciones, que escucharon el planteo pesimista del ministro, que estuvo acompañado por su par de Trabajo Walter Correa, y otros funcionarios de perfil técnico, que mostraron la cruda realidad de las cuentas públicas bonaerenses. 

"La reunión se centró en el planteo de la situación de la Provincia en el marco de la política de ajuste nacional”, reafirmó un dirigente consultado por Política del Sur. Una vez desplegados los números, los gremios coincidieron con el gobierno que “hay un brutal ajuste del gobierno de Milei cuya refracción en la provincia de Buenos Aires es claramente desfavorable”.

Esto, dijo el mismo dirigente consultado, “nos preocupa tremendamente a los trabajadores por la suerte de nuestros salarios que vienen atrasados, de los presupuestos sociales, en particular la partida de salud”.

Ante esta realidad, los gremios presentes insistieron con sus reclamos de mantener los incrementos a niveles del IPC, y marcaron que el próximo mes debe abonarse el medio aguinaldo, que sin ayuda nacional puede ser un problema.

“Están garantizando el pago de aguinaldo y el pago de sueldos, pero el panorama es complejo”, fue la respuesta de los funcionarios presentes. Ante esto, un sector de la dirigencia planteó "la necesidad de la mayor unidad en la acción y la movilización para parar el ajuste nacional y evitar que se apruebe la Ley Bases que barre conquistas históricas y derechos básicos”.

Si bien la relación de la mayoría de las organizaciones estatales con el gobierno de Kicillof es buena, en la reunión de esta semana se plantearon algunas cuestiones que generaron tensión. Uno de los sindicatos planteó que en el informe presentado por López “no se tocan los problemas estructurales de la Provincia, por ejemplo el endeudamiento externo, el sistema tributario regresivo y la concentración de la riqueza”.

Además, les dijeron a los representantes de la gestión que “como única estrategia de salida se plantea solo acciones judiciales para recuperar algunos recortes nacionales y no abordar esos problemas estructurales, lo que va a condicionar negativamente el nivel de vida de los trabajadores”.

Pese a estos cruces, el gobierno provincial volvería a convocar a los sindicatos a la reapertura de las paritarias durante este mes.

El ajuste al que se refiere el ministro López es parte del “plan motosierra”, que lleva adelante el gobierno nacional y que le permitió presentar recientemente un superávit fiscal insólito, más vinculado a la recesión y la “licuadora” que a un verdadero orden de la macroeconomía.

Lo cierto es que la provincia de Buenos Aires es un blanco predilecto del ajuste del presidente Milei. En el primer trimestre del año, por ejemplo, se suspendieron recursos a la provincia de Buenos Aires pertenecientes a distintos rubros, como el Fondo de Fortalecimiento Fiscal, el Fondo Nacional del Incentivo Docente y las transferencias a las Cajas Previsionales Provinciales.

Así lo dijo un análisis del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP), sobre la ejecución del presupuesto nacional a marzo 2024.

“Al primer trimestre de este año las transferencias de Nación a provincias se licuaron un 62 por ciento como resultado de haber suspendido el giro de fondos para el financiamiento de las cajas previsionales, suspendido por completo la ayuda a políticas alimentarias y prácticamente eliminado el Fondo de Fortalecimiento Fiscal de la provincia de Buenos Aires”, explicó el trabajo, al que tuvo acceso Política del Sur.

En porcentaje, las arcas bonaerenses recibieron en los primeros tres meses del año un 60 por ciento menos de los recursos, muy cerca de la media nacional.

Para Claudio Lozano, autor del informe y titular del IPyPP, “el gobierno de Javier Milei somete a la sociedad argentina a la lógica del ajuste perpetuo”.

“El intento de lograr y mantener el déficit cero en un contexto de caída de la actividad económica exhibe una caída permanente de la recaudación en los primeros tres meses de su gestión que obliga a multiplicar una y otra vez el ajuste sobre el gasto, transformando en el pato de la boda a las jubilaciones, a los salarios de los trabajadores y a las partidas sociales y a las inversiones que debe desarrollar el Estado argentino”, recalcó en las conclusiones del trabajo.

Además, confirmó que las partidas que más contribuyeron al ajuste en el gasto fueron “las jubilaciones y pensiones, los subsidios a la energía y transporte y el gasto de capital que sufrió una pérdida del 86 por ciento en la comparación interanual real del trimestre”.

Como dato adicional, se desploma la recaudación de prácticamente todos los impuestos vinculados a la actividad interna”.

“Aislando el efecto del impuesto PAIS, estos tributos acumularon una caída interanual de -28,8 por ciento real en los tres primeros meses del año, perdiendo 12 p.p. de participación sobre la recaudación total”, alertó la entidad.

Esto hace que se dé una fórmula donde hay “coparticipación de las pérdidas y nacionalización de las ganancias”. “Mientras los impuestos coparticipables profundizan las pérdidas reales, los tributos que son únicamente para el Estado nacional, crecen”, concluyeron.

Como ejemplo marcaron que el impuesto PAIS tuvo un crecimiento del 306,1 por ciento real interanual triplicando su participación al pasar del 1,7 por ciento en 2023 al 7,7 por ciento en 2024 mientras los derechos de exportación tuvieron un crecimiento real interanual de 103,1 por ciento.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias