viernes 17 de mayo de 2024 - Edición Nº1990

Provincia | 9 may 2024

Pulseada política

El kicillofismo puro sale a la cancha y tensa la cuerda con La Cámpora

Las espadas inquisidoras del gobernador se lanzan al ruedo para componer la nueva melodía pensando en la conducción partidaria y el armado de listas en 2025. La orga se ampara en Cristina y apuesta a su liderazgo para prevalecer en el juego interno del peronismo bonaerense.


Por: Federico Cedarri

El gobernador bonaerense Axel Kicillof continúa sufriendo el agobio incesante del recorte de fondos del Gobierno nacional, por lo que ya puso en marcha la licitación de Letras del Tesoro bonaerense que autorizó la Legislatura para conseguir financiamiento inmediato.

El mandatario también tiene la esperanza de garantizarse recursos de organismos de crédito internacional que financian obras de infraestructura para avanzar, por ejemplo, con los trabajos estructurales que requiere la Cuenca del Arroyo San Francisco- Las Piedras que contribuiría a mitigar las chances de inundaciones en distritos fundamentales del conurbano sur.

Kicillof sabe que para el segundo semestre es probable que deba apelar al endeudamiento que también le votó el Parlamento, aunque aquí la buena noticia sería que la baja del riesgo país ayudaría a lograr una tasa más baja.

No obstante,el Gobierno nacional demora en aprobar los trámites para que la provincia salga al mercado.

Kicillof no forma parte de ninguna negociación por el Pacto de Mayo ni por la Ley Bases, se siente confortable en su papel de opositor tenaz al gobierno de Javier Milei y hasta de algún modo abandonó siquiera la posibilidad de mantener relación fluida con los funcionarios nacionales como el moderado ministro del Interior, Guillermo Francos.

Además de todo el corsario de inconvenientes económicos, el mandatario provincial debe lidiar con la interna del peronismo bonaerense.

Sus principales alfiles ya salieron a la cancha y comienza a materializarse de manera más palpable la conformación del incipiente kicillofismo.

Si bien el alcalde de Avellaneda Jorge Ferraresi ya se anticipó y comenzó hace tiempo el tejido de multisectoriales para dotar de músculo político el armado que apoyó sin especulaciones a Kicillof en la empresa de su reelección, la irrupción reciente del flamante espacio de puros llamado Frente Popular Patria y Futuro fogoneado por Carlos Bianco deja al descubierto la intención presidencialista del gobernador.

En el kicillofismo tomaron nota de que Cristina no será prescindente en la interna, el juego desplegado por la ex presidenta en Quilmes subiendo al escenario solamente a Mayra Mendoza muchos lo leyeron como un guiño a la alcaldesa en una supuesta carrera por la sucesión del gobernador.  

“A Cristina le respetamos el liderazgo pero no estamos de acuerdo con que algunos jetones que rodean a Máximo bajen línea, la orga corre riegos de burocratizarse y terminar aislada de las necesidades de la gente”, desliza ante este portal un legislador peronista ligado al interior.

Cerca de Kicillof no osan cuestionar a Cristina, aunque algunas voces ya advierten que la Jefa tiene su poder esmerilado y ponen en tela de juicio el poder que pretenden ejercer referentes camporistas amparados en su liderazgo.

Los principales apuntados por el nuevo inquisidor kicillofista Andrés Larroque son específicamente el presidente del bloque de diputados bonaerenses Facundo Tignanelli y el enconado rival de Ferraresi en Avellaneda, el senador provincial Emmanuel González Santalla.

La interna sigue viva

Si bien la ex presidenta intentó poner paños fríos en el medio de las trifulcas internas, la ecuación no se ha modificado sustancialmente porque aflora la desconfianza entre los dos bandos en pugna.

Kicillof entiende, más allá de dejar hacer a su mano derecha Carlos Bianco, que es tiempo de gestionar y estar cerca de la problemática de la gente en una coyuntura de caída de la actividad económica.

Es por eso que acentuó el contacto con los alcaldes del conurbano donde siempre despunta el temor a una eclosión de la situación social.

En la gobernación bonaerense advierten que la principal carta de la orga es Cristina y que la estructura territorial que ostenta la agrupación otrora juvenil es ínfima comparada con el poderío ejercido por los caciques de la Tercera Sección Electoral que responden en su mayoría al gobernador. “Si vamos a una interna los aplastamos”, se envalentona ante PDS un legislador peronista con terminal en un intendente.

Cerca de Kicillof descuentan que el 2025 se torna clave, fundamentalmente porque consideran que el gobernador debe comenzar sin dilación a mostrar un armado consistente que lo posicione dentro del kirchnerismo como el heredero del bastón de mariscal: “Cristina va a apoyar a Axel, ella apostó por él en la provincia en 2019 y hará lo mismo a nivel nacional”, pronostican.

El mandatario provincial no cejará en el rol político preponderante que ha ejercido impertérrito desde el 10 de diciembre: raudo contrincante del gobierno mileísta.

Visualiza que el resto de los mandatarios peronistas, sobre todo los del norte excepto Ricardo Quintela, se han involucrado en negociaciones con el Gobierno nacional por la Ley Bases a cambio de la reactivación de obras.

Kicillof no aspira a negociar nada con Milei, presume que el contrapunto con el mandatario nacional lo ubica como el único opositor con chances de quedarse con la candidatura peronista en el 2027: “Ni Axel ni Milei se han corrido un centímetro de lo que piensan y la polarización los favorece a los dos, los demás gobernadores quedarán fuera de la escena por complacientes con el Gobierno nacional”, resume el cuadro de situación ante este portal un operador político peronista que transita hace tiempo los pasillos de la Legislatura bonaerense.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias