viernes 17 de mayo de 2024 - Edición Nº1990

Provincia | 6 may 2024

Disputa correligionaria

La interna se cuela y el radicalismo demora una definición sobre las leyes de salud de Kicillof

Legisladores y alcaldes centenarios se reunieron en La Plata pero no lograron adoptar una postura unívoca respecto a las iniciativas por las que suplica el gobernador. Los intendentes boina blanca no descuidan el juego intestino y también visitaron a los disidentes manistas.


Por: Federico Cedarri

El radicalismo bonaerense continúa enfrascado en un proceso de catarsis luego de la separación traumática con el PRO acaecida sobre finales del 2023 durante la discusión por el endeudamiento y la Ley Fiscal con el gobierno de Axel Kicillof.

De hecho, se dio un nuevo encuentro en La Plata con diputados y senadores que tuvo una particularidad a destacar: en esta ocasión los alcaldes también se corrieron hasta el bloque disidente para reunirse con la tropa manista.

En rigor, en primera instancia se llevó adelante un encuentro entre los legisladores que manejan Diego Garciarena en Diputados y Agustín Máspoli en el Senado con los intendentes representados por el rauchense Maximiliano Suescun donde no profundizaron en los temas presupuestados: “Estuvimos conversando un poco en general sobre las cuestiones que atañen a las complejidades de la gestión en los municipios y la crisis sanitaria del IOMA”, contó a PDS una legisladora boina blanca.

Cuando este portal le consultó si se había charlado con los intendentes la postura del bloque sobre los dos proyectos del oficialismo que propician la creación de una empresa de medicamentos y otra de emergencias médicas solo se limitó a contestar que no hay una postura tomada aún: “Lo tratamos por arriba, pero no hay nada concreto y lo seguiremos evaluando”, cerró.

En rigor, esta postura más cautelosa de los legisladores choca de bruces con el compromiso que el foro que encabeza el rauchense Maximiliano Suescun tomó con Axel Kicillof de apurar una pronta definición sobre las dos iniciativas que el mandatario anhela tener aprobadas antes de que termine el primer semestre.

Este portal pudo averiguar que el tema continúa generando puertas adentro rispideces entre legisladores e intendentes y que no habría en principio uniformidad de criterios para posicionarse unívocamente a favor o en contra: “No hay certeza de nada”, sintetiza un alcalde biona blanca a este portal para graficar la falta de definición.

Para no dejar cabos sueltos, los intendentes cumplieron el ritual de reunirse con diputados manistas que militan en la disidencia y que no disimulan su simpatía con la idea de que los alcaldes finalmente presenten candidato propio para disputarle al abadismo la conducción del Comité Provincia.

Este gesto cargado de simbolismo que desplegaron los intendentes centenarios reuniéndose con los dos campamentos radicales de diputados muestra lo compleja que asoma la lucha intestina: “Los intendentes no quieren quedar mal con nadie”, bromea ante PDS un referente correligionario curtido en las lides internas.

Los legisladores radicales levantan la guardia ante la chance de que el PRO pueda alumbrar algún tipo de acuerdo con el peronismo para avanzar con la movida de cambiar el cálculo del reparto del Fondo de Fortalecimiento Municipal tomando, además del CUD, los ingresos recibidos en el último año.

De prosperar esta iniciativa, los distritos radicales podrían verse perjudicados y perderían recursos en detrimento de los grandes centros urbanos del conurbano e interior, solo Tandil saldría indemne.

Las desavenencias centenarias siembran confusión en un escenario cargado de incertidumbre sobre los pasos a seguir con miras a la elección de la conducción bonaerense.

Lo cierto es que Maximiliano Abad va a encontrar resistencia para imponer a piacere a uno de los suyos en la sucesión del trono del Comité Provincia.

El ahora senador nacional prefiere a su paisano Ariel Martínez Bordaisco aunque los alcaldes del foro le marcan la cancha y avisan que desean que un propio sea quién comande el máximo organismo partidario bonaerense.

Los intendentes tienen dos candidatos para postular al sillón partidario, el principal es el ahora jefe del foro, el rauchense Maximiliano Suescun, que tiene en su haber una buena relación institucional con Axel Kicillof y la otra alternativa recae en Esteban Reino, mandamás de Balcarce.

Será fundamental despuntar cuál será el rol que interpretarán en esta ocasión tanto el titular radical Martín Lousteau como Facundo Manes.

Cabe recordar que la relación de Evolución con el abadismo no estuvo exenta de tensión, de hecho lo evidenció la interna provincial de lo que fue Juntos por el Cambio: los seguidores de Lousteau jugaron abiertamente con el larretismo mientras la conducción del Comité Provincia se alineó detrás del bullrismo.

Las secuelas de esa división hoy laceran el panorama centenario bonaerense

Si bien Abad fue uno de los que impulsó a Facundo Manes a zambullirse en el mundo de la política y puso a su disposición el aparato de los intendentes que manejaba otrora, hoy la relación entre ellos se enfrió raudamente: el médico diputado que comenzó a recorrer nuevamente la provincia culpa al marplatense de haberle entregado el partido al PRO en las elecciones de 2023.

El alcalde con más votos en la provincia de Buenos Aires, el serrano Miguel Lunghi, no oculta su simpatía con Facundo Manes y no duda en cuadrarse de ese lado si el médico diputado decidiese como se menciona subterráneamente jugar él por la conducción centenaria provincial: "El radicalismo se juega su identidad en la interna”, afirman a PDS desde el manismo.

Hay otras voces que no creen conveniente desembocar en un proceso interno que contribuya a generar ruidos en la estructura centenaria, aunque las diferencias son cada vez más ostensibles y complejas de subsanar.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias