martes 28 de mayo de 2024 - Edición Nº2001

Gremiales | 30 abr 2024

INTERNA SINDICAL

Los gremios se organizan para influir en el rearmado del peronismo

A través de las 62 Organizaciones Peronistas quieren sumarse a la discusión del futuro del partido y critican la falta de participación en los gobiernos anteriores. La normalización de las regionales acelera el proceso de rearmado. Respaldo a la conducción de la CGT y su plan de lucha.


Por: Diego Lanese

El viernes pasado, en la localidad de San Isidro se normalizó la regional local de las 62 Organizaciones Peronistas. Brazo político de la CGT, este espacio está fracturado desde hace años, y en la actualidad tiene dos grandes agrupaciones: una que lidera Marcelo Pariente y Karina Moyano y otra que encabeza el taxista José Ibarra. Por volumen e importancia, el primer grupo es el más importante, y viene realizando estas normalizaciones como una forma de fortalecer el armado. En este caso, se ungió a un dirigente local de la Unión Ferroviaria, en un distrito gobernado por el radicalismo hace décadas, que además funciona como aliado del Gobierno nacional. por eso la importancia de la normalización. Pensando en lo que viene, las “seis dos”, como se conoce al espacio, quiere recuperar terreno y hacerse escuchar en la discusión del futuro del justicialismo. Es que la dirigencia de este espacio cree que “es hora de hacernos escuchar” y avalaron el plan de lucha de la CGT, que tendrá esta semana una nueva demostración de fuerza, cuando se marche en el marco del Día del Trabajador. “Nos piden que pongamos el cuerpo a la crisis, pero cuando gobierna el peronismo no nos consultan”, dijo un dirigente de la entidad, que afirma que esta situación “tiene que cambiar”. En los distritos buscarán la unidad con las regionales de la CGT para darle más impulso a sus reclamos.  

 

Las 62 Organizaciones Peronistas están divididas entre el espacio que lidera Pariente secundado por Karina Moyano y por el espacio que lidera Ibarra. El primero es el más amplio, y cuenta con aval de la mayoría de los dirigentes de la CGT, que fomenta las normalizaciones como la de San Isidro. La idea es que este año se vayan regularizando las conducciones, y así poder tener peso en la discusión del futuro del PJ. “Queremos volver a ser la herramienta de unidad del peronismo, y poder volver a darle a los gremios la centralidad perdida en el peronismo”, le dijo a Política del Sur un dirigente de este espacio, presente en San Isidro. El plenario que logró la lista de unidad y el acto de asunción de las flamantes autoridades de las 62 Organizaciones Peronistas de San Isidro se hizo en la sede de la Unión Ferroviaria del Belgrano Norte, en la localidad de Boulogne Sur Mer. Allí se logró la normalización de esta regional, con la presencia en las distintas secretarías de unos 35 gremios, que siguieron el camino de la seccional local de la CGT, que también fue normalizada recientemente. En este caso, se consiguió una unidad más amplia, con incluso algunos que no son parte de la central obrera, como ATE

Antes de la aclamación por unanimidad de la lista encabezada por el dirigente ferroviario Claudio Albarracín, una moción de la militancia marcó el tono de la jornada: “Ni un paso atrás”, exclamó el plenario. “A nosotros con miedo no nos vengan, vamos a demostrar que los que vamos por todo somos nosotros”, dijo uno de los presentes, despertando el aplauso generalizado. Luego de la votación, la nueva conducción compartió escenario con Pariente y Karina Moyano, que encabezaron la jornada, junto a otros miembros nacionales de las 62 Organizaciones Peronistas, como el secretario del Interior, Miguel Pedhelez, y el anfitrión Luciano Sasia. “Gracias a los compañeros por depositar su confianza, en especial a Luciano que fue un poco el gestor de esta normalización”, sostuvo Albarracín en su discurso de asunción. El dirigente recalcó que el que viene “es un desafío enorme, una gran responsabilidad sabiendo que nos enfrentamos a políticas muy destructivas, que las conocemos porque ya se pusieron en práctica en los 90”. Por eso, Albarracín alertó que “vienen por nuestras conquistas, por nuestros salarios, por eso debe ser prioridad del movimiento obrero voltear el DNU y la nueva Ley Bases”. A nivel local, hubo elogios a la unidad de la CGT San Isidro, que “marcó el camino” que luego siguieron las 62 Organizaciones Peronistas, para enfrentar al intendente local, representantes del possismo, y aliado del Gobierno nacional. “Hay que terminar con el gobierno ‘anti trabajador’, tanto a nivel local como nacional”, dijo el dirigente, que cerró con una consigna muy clara: “No hay democracia sin justicia social”.

 

La normalización contó con el apoyo del gobierno de la provincia de Buenos Aires, en especial del Ministerio de Trabajo. Los saludos de Walter Correa los llevó el subsecretario de Relaciones del Trabajo, Andrés Rodríguez Reveles. “Traigo el apoyo de ministro, el primero de la historia bonaerense que proviene del movimiento obrero”, destacó el funcionario. En este sentido, se marcó que la gestión de Axel Kicillof “quiere que los gremios y los trabajadores sean protagonistas”, y llamó a movilizar el 1° de mayo: “ese día comienza el fin del gobierno de Javier Milei”. El plenario además resaltó que estas 62 organizaciones “son las que no entregan a los trabajadores, no es ‘amarilla’”, en clara alusión a otra fracción que intenta disputar la representación de la entidad. “Nos vemos todos el 1° de mayo”, fue la consigna de cierre.

En tanto, el dirigente político y gremial, Facundo Moyano respaldó el pedido de las 62 Organizaciones Gremiales Peronistas, que conduce José Ibarra, para que “se convoque a participar dentro del Partido Justicialista al movimiento obrero”, a través del histórico brazo político de la CGT, de cara al Congreso Nacional del Partido Justicialista del próximo 22 de marzo. Moyano asistió a un almuerzo en la sede de la Federación de Taxis, donde participaron más de 45 gremios y donde se realizó un comunicado de la entidad gremial, que prepara un acto para el próximo 27 de abril, cuando se cumpla un nuevo aniversario del paro de la Comisión Nacional llevado a cabo en 1979, en plena dictadura militar. El pedido de “las 62”, que se replica en cuanto al PJ de la Provincia de Buenos Aires, se enmarca en la elección de nuevas autoridades ante la inminente renuncia del actual presidente del partido, Alberto Fernández. Moyano destacó que el proceso de renovación de autoridades del partido fundado por Juan Domingo Perón, es una “oportunidad imprescindible para el movimiento”, en esa línea el dirigente manifestó que “no es momento de esperar a nadie, es momento de hacer”, remarcó. En este punto, se enfrenta a su media hermana Karina Moyano, que es adjunta de la otra fracción de la entidad. la dirigente está alineada con Pablo Moyano, líder de la CGT y hoy en vereda opuesta de Facundo, en lo que es un nuevo capítulo de la interna familiar.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias