viernes 17 de mayo de 2024 - Edición Nº1990

Provincia | 30 abr 2024

CRISTINA, FERRARESI Y KICILLOF

“A Cristina la respetan todos, pero ya se le perdió el miedo”

¿Se devalúa el poder interno de CFK? ¿Máximo sería el responsable de producir lo contrario a lo que desea? ¿Kicillof rompería con Cristina? ¿Qué dicen los intendentes del Grupo Ensenada? Una reciente encuesta pone blanco sobre negro una discusión que está lejos de ser saldada en el peronismo bonaerense.


Por: Ricardo Carossino

A raíz de la reaparición de Cristina Fernández de Kirchner en Quilmes con la clara intención de ordenar la interna que se desató para lo que será el armado de listas para las intermedias de 2025, lo que más expuesto quedó es que los intendentes ya no sienten angustia por no mostrar sus desavenencias con la ex Presidenta de la Nación que tuvo una performance electoral extraordinaria en 2011.

En el acto que organizó Mayra Mendoza estuvieron presentes quienes, como dijo a Política del Sur una fuente ministerial del gobernador Axel Kicillof, “respetan a la Cristina”, pero ahora luego de las críticas declaraciones de Andrés “Cuervo” Larroque, este dirigente recalculó: “La respetan, creo que todos, pero ya se le perdió el miedo a sus críticas”.

¿Pero qué dijo Larroque? Hoy fuertemente alineado al intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, con el objetivo de robarle la lapicera a La Cámpora para equilibrar la toma de decisiones que desde ese mítico 2011 provocó una dispersión importante del peronismo.

Las declaraciones del ex Cámpora, tuvieron que ver con dos frases sacadas del extenso discurso de la ex vicepresidenta de la Nación. Una: “Cuando hablé de los bastones de mariscal no era para dárselo en la cabeza a otro compañero, era para salir para salir a la calle y explicarle a la sociedad”, y dos: “Dejen de discutir pelotudeces”.

Larroque con la anuencia de los intendentes del Grupo Ensenada le respondió a su ex jefa política: “No alcanza con repartir culpas”, y explicó: “Una fuerza que apela al dinamismo tiene que tener la honestidad de poderse decir las cosas frontalmente y hacer una clara evaluación de lo que está pasando, una autocrítica”.

Al respecto, Larroque agregó: “Si nos quedamos en los síntomas y no analizamos las causas, bueno vamos a tener una acción superficial. Tampoco creo que alcance como respuesta a lo que ocurrió en Argentina repartir culpas. Necesitamos recuperar madurez en la construcción política, no la tuvimos en la experiencia de coalición”.

Lo cierto es que como ya adelantara un dirigente histórico del peronismo de la tercera en una charla con este diario web, lo que queda claro es que quizás después de 20 años, por primera vez Cristina Fernández no tenga la lapicera, ¿o sí?

“Ahora no la tiene –afirmó a PDSur un dirigente de Avellaneda-, pero si el peronismo no aceita un poco la manera de hacer oposición, no sería raro que 'la jefa' vuelve a agarrar la lapicera y nadie se anime a discutirle porque no hay quien mida”.

Larroque, quizás para no quedar solo en esta embestida para juntar tropa con la intención de restarle poder a Máximo Kirchner, directamente involucró a Ferraresi en medio de una reciente visita a Avellaneda y no tuvo empacho en meterlo en la bolsa: “Con Ferraresi coincidimos en la honestidad intelectual para encarar la política y no nos molesta el costo de decir lo que pensamos”, lanzó en medio de críticas al Gobierno nacional y de elogios a Kicillof.

Pero el Grupo Ensenada del que participan de manera manifiesta Ferraresi, Mario Secco y Fernando Espinoza, además de otros jefes comunales que aún no se atreven a confesar su rechazo a Máximo K. está en este momento con el mazo dado y Dios rogando, porque las encuestas tampoco le sonríen al gobernador.

Con 41,7 por ciento de imagen positiva, Kicillof fue uno de los peores calificados según datos recabados por la consultora CB. El gobernador de la provincia de Buenos Aires, el principal distrito electoral del país, fue apenas superado por su par de La Rioja, Ricardo Quintela, que ostentó el último lugar del ranking de gobernadores. Un escenario similar se presentó a nivel municipal, donde se destacó la drástica caída de imagen del intendente de la capital bonaerense, el platense Julio Alak.

Esto también tiene su correlato en las diatribas que desde el Grupo Ensenada intentan usar para convencer al gobernador que termine su relación con el kirchnerismo si pretende despegar en las encuestas, que sería el consejo que Ferraresi estaría alentando en el oído del ex ministro de CFK.

Pero Kicillof no estaría dispuesto a semejante movida, según confían a PDSur fuentes allegadas a él. Cristina sería el límite (positivo) por el que el gobernador sacrificaría su performance electoral e intenta ir por otro camino: con Máximo se rompe. Con Cristina no, sería la máxima de hijo del corazón de la ex presidenta.

La notable diferencia entre los que mejor miden como los gobernadores de Misiones (Hugo Passalacqua) de Chubut (Ignacio Torres), Leandro Zdero (Chaco), Sergio Ziliotto (La Pampa), y el Martín Llaryora (Córdoba) y el gobernador bonaerense, es el nivel de conocimiento de estos ganadores con Kicillof, algo que la encuesta del pasado 4 de abril no menciona.

Pero en esta lógica debe darse la discusión, “pelotuda” o no, como dijo Cristina Fernández, en cuanto que no hay hoy un solo peronista con una imagen aceptable en la Argentina que pueda tener una proyección a nivel país, algo que puede ser revertido si se toma en cuenta que esa imagen tiene que ver fundamentalmente con otra visión que sabiamente planteó la ex Presidenta: la creación de sentido, lo que también le reclamó, justa o injustamente, pero acertadamente, al peronismo porque Alberto Fernández no parece haber puesto mucho énfasis en esa materia tan importante que quedó en manos de los medios opositores al PJ.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias