sábado 25 de mayo de 2024 - Edición Nº1998

Gremiales | 29 abr 2024

PLAN DE LUCHA

Gremios del transporte anuncian un paro de actividades antes de la protesta de la CGT

Desde la Confederación Argentina Trabajadores del Transporte anunciaron una protesta para el 6 de mayo, tres días antes de la protesta nacional de la central obrera. el rechazo a la vuelta del Impuesto a las Ganancias, clave del reclamo.


El próximo 6 de mayo, diversas ramas del transporte, incluyendo el aéreo, terrestre, portuario y marítimo, realizarán un paro en protesta por la reintroducción del Impuesto a las Ganancias. Juan Carlos Schmid, secretario general del Sindicato de Dragado y Balizamiento y Adjunto de la Confederación Argentina de Trabajadores de Transporte, anunció a través de sus redes sociales la medida como respuesta a un paquete fiscal que consideran perjudicial para los trabajadores, especialmente en un contexto de alta inflación y ajuste económico. Schmid destacó que la actividad se interrumpirá durante la mañana y cerca del mediodía, tres días antes del paro general de la CGT.

 

El gremio de transporte se opone firmemente a la decisión del gobierno de reintegrar el tributo del Impuesto a las Ganancias a los trabajadores, una medida que había sido eliminada en septiembre del año pasado por el entonces ministro Sergio Massa. Esta oposición se enmarca en un clima de creciente descontento con las políticas económicas actuales, que incluyen despidos en el estado y decisiones percibidas como contrarias a los derechos laborales.

Este lunes por la tarde, la CGT reunirá una vez más su mesa chica. Será en paralelo al inicio del tratamiento de la Ley Ómnibus en el Congreso que tiene entre sus artículos lo que quedó de la Reforma Laboral propuesta por el radicalismo. La situación es de alerta. Aunque el Gobierno le había prometido a la comitiva cegetista que pasó por Casa Rosada que no habría capítulo laboral sin consenso con Azopardo, la reforma laboral promocionada por la UCR está en el texto.

 

A pesar de que los funcionarios libertarios tampoco cumplieron con la promesa de mantener el diálogo abierto, la central consiguió su propio puente para recortarla. “Nos manejamos con Pichetto. Con él intercambiábamos el texto e íbamos recortando cosas”, explicó un importante dirigente de la comisión directiva. En base a eso lograron que la reforma pase de 60 artículos a 17. Se cayeron 43. Lo mismo ocurre con el artículo que agrava las multas pero no reinstala en sus empleos a los despedidos discriminatoriamente y el que promueve la condonación de multas a quienes tienen trabajadores no registrados, entre otros.

 

En tanto, la CTA de los Trabajadores que conduce Hugo Yasky rechazó el paquete de leyes que envió el Gobierno para su tratamiento en el Congreso, tanto la llamada Bases como el paquete fiscal. Calificaron las modificaciones como regresivas que de aprobarse por el Congreso, se darían además en un marco de ajuste extremo: “Es una reforma que, en lugar de llevar las relaciones laborales al siglo XXI, pretende hundirlas en el siglo XIX”.

A pocos días de una de las movilizaciones más grandes de la historia argentina en defensa de la educación pública, la central resaltó que “los mismos diputados que se negaron a tratar el aumento del presupuesto universitario, el Fondo de Incentivo Docente y la movilidad jubilatoria se aprestan a darle un cheque en blanco a un gobierno decidido a seguir ajustando a los sectores populares para cumplir con el mandato de las grandes corporaciones empresarias”.

 

Cediendo poco y nada del camino trazado por la primera versión de la ley, la central le reclamó a “todos bloques opositores a no ser cómplices de un nuevo ataque de Milei a los derechos conquistados en materia laboral, previsional, tributaria y de soberanía nacional”. La CTA de los Trabajadores además argumentó que los cambios en material de legislación laboral “representan una violación al Artículo 14 bis de la Constitución Nacional y a los tratados internacionales suscritos con la OIT”.

 

“En efecto, se eliminan las sanciones para los que no respetan la registración laboral y para los que se apropian de los aportes realizados por los trabajadores. Se favorecen los despidos arbitrarios con la introducción, mediante Convenio, de la posibilidad de que el trabajador financie su propia indemnización. Se copian aspectos de la reforma de Bolsonaro en Brasil, tal como la introducción de la figura de “colaboradores” para encubrir la relación de dependencia y burlar los derechos laborales. Se establece la validez de los despidos discriminatorios y se amplía el período de prueba. Se limita el derecho de huelga abriendo la posibilidad de considerarla una causal de despido”, resumió.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias