sábado 25 de mayo de 2024 - Edición Nº1998

Provincia | 30 abr 2024

Correligionarios alterados

La lucha que se viene por la conducción radical: intendentes y manistas vs abadismo

Los alcaldes agrupados en el foro centenario están resueltos a imponer a uno de los suyos para comandar el Comité Provincia, suena con fuerza el nombre del rauchense Maximiliano Suescun que también contaría con el guiño de Facundo Manes y Evolución. El abadismo no se resigna y buscará imponer a un puro como Ariel Martínez Bordaisco para continuar manejando los resortes del ente partidario provincial.


Por: Federico Cedarri

La situación en el radicalismo bonaerense dista de ser la ideal, si bien la ruptura precipitada con el PRO sobre el cierre del 2023 le dio a los centenarios la chance de reinventarse desde una posición ideológica volcada hacia el centro, desembarazándose de cierto prejuicio derechoso que le imbuían los amarillos, hoy las diferencias que asoman dentro del espacio ponen en jaque la unidad.

El Comité Provincia debe discernir sus autoridades sobre diciembre del año en curso y ya alumbran voces que apuestan por un proceso interno en la fuerza que puede desembocar en heridos políticos de cara al año electoral.

El tablero político bonaerense del radicalismo está básicamente distribuido entre el poder que trasuntan los intendentes agrupados en el estratégico foro de alcaldes, que mantiene un vínculo de interlocución relevante con el gobernador Axel Kicillof y el grueso de legisladores que responde al hoy titular partidario, el senador nacional Maximiliano Abad.

Al marplatense le cuesta despegarse de su vínculo reciente con la ortodoxia del PRO, fue el que decidió el pacto con el bullrismo y le prestó la estructura centenaria a la Piba en la provincia de Buenos Aires después de haber coqueteado durante el 2022 con el larretismo: el costo político de tal postura condiciona su poder en la estructura partidaria provincial.

A todo este panorama hay que agregarle el condimento de la reaparición política de Facundo Manes.

El médico diputado ensaya un perfil progresista y prefiere hablar genéricamente de alfonsinismo, no ahonda sobre los matices ideológicos que pululan en el tablero político, aunque se manifiesta abiertamente contra el gobierno de Milei a diferencia de la cautela abadista.

En la Cámara de Diputados provincial Manes arrimó los resabios del Gen al grupo de legisladores que le responden y conformó un nuevo bloque rebelde que se manifiesta equidistante tanto del institucionalismo abadista como del gobierno de Axel Kicillof: “Somos opositores a Kicillof y a  Milei pero en serio no de pico, y lo demostramos con hechos, no apoyamos el endeudamiento y la Ley Fiscal en provincia pero tampoco acompañamos la Ley Bases en Nación”, destaca una fuente relevante de aquel espacio parlamentario a PDS.

Más allá de la grieta en la Cámara de Diputados bonaerense, en el Senado el chacabuquense Agustín Máspoli contiene por el momento las contradicciones, hay legisladores ligados a Abad como Flavia Delmonte que fue más allá y expresó su público apoyo a Milei en el ballotage contrariando la orden de prescindencia que emitió el Comité Provinca, y también hay representantes ligados a los intendentes que prefieren condenar la suspensión de la obra pública en sus distritos y acompañan a Kicillof en sus reclamos por la restitución de fondos suprimidos por el Gobierno nacional a la provincia de Buenos Aires.

Vale recordar que en Diputados el bloque radical oficial lo maneja un abadista conspicuo, el también marplatense Diego Garciarena.

Ese disloque de posicionamientos vislumbra la posibilidad de que sea inevitable una interna entre el abadismo y la liga de intendentes con el apoyo del manismo.

El médico diputado se mostraría más propenso a jugar con los alcaldes y asestarle un duro golpe a las huestes del hoy senador nacional, según le confió a PDS una importante fuente centenaria.

El poder de la liga de intendentes y el rol de Evolución

El agrupamiento de los alcaldes centenarios tiene un potencial electoral muy importante: son los que manejan literalmente el aparato en las pequeñas localidades de la provincia de Buenos Aires donde la base radical se concentra.

Los evolucionistas que responden al titular nacional partidario Martín Lousteau, que tiene inconvenientes de legitimidad con los gobernadores radicales, estarían más propensos a ubicarse al calor de los alcaldes en el juego intestino.

No es despreciable el botín electoral de Evolución, supo conquistar importantes bastiones como La Plata y Olavarría en la interna por los comités locales y mantiene un aceptable caudal de votos en zonas importantes del conurbano.

Aunque todavía asoma como prematuro, trascendió que los alcaldes manejan la opción de su titular, Maximiliano Suescun, para ir por el sillón del Comité Provincial.

Al rauchense lo avala la buena relación con Axel Kicillof aunque tampoco se descarta al intendente de Balcarce, Esteban Reino.

Abad buscará no perder influencia en el esquema provincial pese al forzado paso al costado: no cejará esfuerzos para imponer la candidatura de su paisano, el senador provincial Ariel Martínez Bordaisco.

Lo cierto es que si bien faltan más de seis meses para diciembre, los diferentes espacios radicales han comenzado los aprestos con vista a la pelea por la conducción provincial: “Una sana disputa interna nos despojará de prejuicios ideológicos y por fin podremos unificar una posición de cara al 2025 donde seguramente buscaremos una alianza de carácter progresista y lejos del PRO”, anticipa una espada legislativa relevante a este portal.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias