jueves 13 de junio de 2024 - Edición Nº2017

Provincia | 27 abr 2024

EL PJ BONAERENSE DIVIVIDO ENTRE AXEL Y CRISTI

¿El peronismo discute “pelotudeces”? Tres actos para discutir quien tendrá el lápiz en 2025

Cristina lanzó un dardo al corazón el movimiento. Kicillof tenía que ser el protagonista de esta jornada, pero lo mandaron a sentarse y oír en Quilmes. ¿Qué fue lo que quedó expuesto con estos tres actos del gran sábado? Hasta el viernes a última hora no se sabía si el gobernador iría al territorio camporista.


Por: Ricardo Carossino

La consigna de los tres actos que hubo en la zona sur del conurbano bonaerense tuvieron un solo foco de crítica: el presidente Javier Milei y su política económica, pero con una brevísima excepción por parte de Cristina Fernández, cuando en un paréntesis dijo: “Dejen de discutir pelotudeces”, en clara alusión a los actos de Avellaneda conducido por Jorge Ferraresi y Ensenada, conducido por Mario Secco.

Fue más allá la ex presidenta de la Nación y pidió al peronismo que discutan la situación del pueblo y no de la dirigencia, al tiempo que pidió que desde el campo nacional y popular se produzca sentido como lo hacen los grandes medios de comunicación hegemónicos.

Más allá de las críticas ciertas y severas al gobierno de Milei que claramente carece de un plan de estabilización, lo que quedó expuesto este sábado fue la fuerte grieta interna que padece el partido político más grande de la Argentina, cuando hasta no hace mucho, en un acto de la ex vicepresidenta, se reunía toda la plana mayor del conurbano y ahora, además de los intendentes de La Cámpora, sólo se vio al intendente de Lomas de Zamora, Federico Otermín y al mandamás de Almirante Brown, Mariano Cascallares.

Pero hasta 24 horas antes del acto conducido por la intendenta Mayra Mendoza, la agenda de Axel Kicillof, según confesó a Política del Sur una importante fuente ministerial, no estaba explícita la visita del gobernador a Quilmes, aunque aclaraba con mucha sapiencia: “Va a ir porque a CFK la respeta mucho”.

Esa duda surgía de la última visita de Kicillof al Municipio de Mendoza donde la tensión entre intendentes y La Cámpora se puso de manifiesto, lo mismo que sucedía en Hurlingham y en Lanús. Esas tres visitas habían sido pactadas con la anuencia de CFK que ordenó una tregua entre el gobernador y Máximo Kirchner, aunque la bandera blanca no ocultó los malestares que son expuestos por el manejo que supo tener el hijo de Néstor Kirchner en el armado de las listas electorales.

Desde luego, que desde ambos discursos, tanto el de Kicillof como el de Fernández se evitó hacer mención de la interna que este sábado quedó abiertamente expuesta, aunque sin que se viera una falta de empatía política, al cabo, la visita del gobernador a Quilmes, mostró que su ascenso político podría tener un “ok” de Cristina, aunque ella evitó mencionar algo al respecto.

Diferente fue el caso de Jorge Ferraresi, que sí volvió a proponer ya el liderazgo del gobernador para encarar el proceso que viene de cara al 2025, en el que si Kicillof tiene serias y decididas intenciones necesitará tener incidencia en el armado de las listas porque esos diputados y senadores será media legislatura si llegara a ganar en 2027. ¿Qué harán Cristina y Máximo? ¿Le cederán el lápiz a Kicillof y los intendentes aún a costa de salir perdiendo?

En esa lógica, la semana que pasó, el ministro de Gobierno, Carlos Bianco, dejó en claro que Kicillof “debe tener una participación definitiva en las próximas elecciones tanto eventualmente como futuro candidato, que eso es algo que se va a discutir y vamos a ver en qué condiciones llegamos, o como en la participación del armado de listas, que es lo que se va a pedir”.

En los actos no hubo fuego cruzado contra Máximo y se decidió reivindicar la figura de Cristina a la par de la de Néstor. De hecho, Ferraresi destacó la existencia de un edificio que lleva el nombre de CFK. Con cánticos alusivos a la presidencia de Axel, Ferraresi insistió de nuevo con la estrategia y cerró si discurso con la idea que "Axel es la cara del futuro".

Por su parte, el gobernador decidió esquivar la interna, pero habló de construir “liderazgos a la altura del pueblo” y como mensaje al peronismo, Kicillof solo pidió “no confundirnos ni distraernos”, poniendo el foco en rechazar la Ley Bases y el mega DNU.

Pero si bien este sábado tenía que ser la antesala de un pre lanzamiento de Kicillof como conductor del peronismo con los actos que lo tenían a él como centro, se vieron opacados por la decisión de Cristina Fernández de salir a romper la estrategia de Ferraresi, Secco y Espinoza y quitarle el protagonismo, obligándolo a sentarse a oírla en un distrito camporista.

De esta manera intenta no quedar afuera de los armados en la conducción, a pesar de que ella misma pidió y lo volvió a repetir ayer en Quilmes que todos se sientan con derecho a tomar el bastón de mariscal para conducir lo que viene.

La Cámpora intentó con este discurso de CFK ver si ella aún puede ordenar la interna del peronismo, pero que al cabo, termina de atentar contra la unión del panperonismo que promueve Gildo Insfrán con la lógica de juntar poder para ganarle a Milei que no cae en las encuestas como muchos esperaban.

Y justamente en esa dirección estuvo apuntada una declaración de Kicillof ayer cuando dijo que “Los diputados que se dicen opositores tienen que defender los intereses del pueblo”, en un dardo más para la UCR o el bloque de Pichetto que para el peronismo.

 

 

 

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias