viernes 24 de mayo de 2024 - Edición Nº1997

Gremiales | 23 abr 2024

EDUCACIÓN EN CRISIS

Los salarios de los docentes universitarios perdieron 30 puntos en la era libertaria

El gremio CONADU difundió en la previa de la gran marcha de este martes un informe donde asegura que el salario real del sector está perdiendo ante la inflación, una baja que podría llegar al 50 por ciento en términos nominales. Además, se analizó el “drástico recorte del gasto público" que afecta a la educación superior.


Por: Diego Lanese

Con una amplia adhesión que incluye todo el arco sindical, las organizaciones estudiantiles y buena parte de la oposición política, la comunidad universitaria se prepara para marchar este martes en defensa de la educación superior. La jornada de protesta contra el ajuste que lleva adelante el presidente Javier Milei en el sector, congelando el presupuesto destinado al funcionamiento de las casas de estudio, se espera multitudinaria y será la primera de varias actividades que confluirán en el segundo paro nacional contra las políticas libertarias, a realizarse el 9 de mayo. En la previa, los gremios docentes alertaron sobre el impacto del “plan motosierra” respecto de los salarios, que están en pleno retroceso respecto de la inflación. En este sentido, un informe elaborado por la CONADU confirma que el salario del sector perdió un 30 por ciento en este contexto de ajuste, un desplome que en términos nominales podría alcanzar el 50 por ciento. La semana pasada, en el encuentro paritario realizado en la secretaría de Políticas Universitarias hubo un ofrecimiento de aumento salarial que fue rechazado por todas las entidades, al considerarlo insuficiente. En cuanto a la cuestión presupuestaria, el trabajo afirmó que el Gobierno realiza “un drástico recorte del gasto público” que afecta a las universidades, y que pone en peligro su funcionamiento. Desde la noche del lunes hay vigilias en varias facultades, y se espera una verdadera multitud en Plaza de Mayo, donde tendrá lugar el acto central de la marcha.

 

El trabajo elaborado por el Instituto de Estudios y Capacitación (IEC) de la CONADU analiza el impacto de las políticas libertarias para el sector universitario, en especial en dos cuestiones: los ingresos de los docentes y el ajuste presupuestario. En cuanto a la cuestión salarial, el informe hace un balance de las reuniones paritarias que tuvieron lugar en estos cuatro meses, la última la semana pasada, donde el Gobierno ofreció un 8 por ciento de aumento, que fue rechazado por todos los gremios presentes. “La degradada secretaría de Educación ha convocado en dos ocasiones a reunión de la paritaria nacional universitaria. En ambas reuniones, las autoridades del Gobierno nacional, desconociendo el propósito fundamental de la institución laboral de la negociación colectiva, se han limitado a anunciar su decisión de imponer unilateralmente el incremento dispuesto por el Poder Ejecutivo”, denunció el reporte, al que tuvo acceso Política del Sur. Con estos aumentos puestos en vigencia -16 por ciento en febrero y 12 por ciento en marzo –se consolida “la pérdida salarial”, según los cálculos del gremio. “De acuerdo con nuestras estimaciones, la caída del salario real que se ha producido en estos meses, desde que el programa del gobierno impactó en el comportamiento de los actores económicos, ha sido de casi un 30 por ciento”, destacó el informe. En términos nominales, se agregó, “en este período se han perdido alrededor de 50 puntos con respecto a la inflación”. Vale recordar que la pérdida salarial promedio del sector “acumulada en el período del gobierno de Mauricio Macri había rondado el 29 por ciento. Es decir que en cuatro meses hemos retrocedido en términos reales lo mismo que en aquellos cuatro años”.

Además de los salarios, el reporte de CONADU analiza el impacto del ajuste presupuestario en el sector, que hace que muchas universidades no puedan proyectar sus tareas para el segundo cuatrimestre del año. De hecho, en varias facultades se decidió mantener sin luz algunas zonas comunes, ante el impacto del aumento de los servicios públicos. “La prórroga del Presupuesto del Estado 2023 para el corriente año ha permitido al actual gobierno ejecutar un drástico recorte del gasto público y direccionar discrecionalmente las partidas que deberían solventar actividades preestablecidas. En el marco de una política encaminada a reducir las funciones estatales que deben asegurar los derechos y el bienestar de las personas y de la comunidad, el presupuesto universitario se encuentra hoy asediado por -utilizando la metáfora presidencial- la motosierra y la licuadora”, describió el IES, de CONADU. La caída en la relación del presupuesto universitario con el PBI “lo indica con claridad”. Además de las partidas que administra la cartera educativa y que representan el grueso del presupuesto, las universidades también reciben fondos de otros Ministerios, en virtud de obras, programas, convenios, consultorías, etc. “Como puede advertirse, actualmente casi ningún área del Estado, excepto Capital Humano, ha ejecutado transferencias a las instituciones”, alertaron. En estos meses, “también se han suspendido las obras de infraestructura en las universidades”. “Ello habla claramente de una interrupción del proceso de ampliación del sistema, pero también de la paralización de acciones que son necesarias para proporcionar espacios de estudio y trabajo adecuados y seguros, y para sostener actividades que ya se venían desarrollando en las instituciones”, describió el reporte del gremio docente.

 

La baja estrepitosa del salario y el ajuste brutal a las partidas presupuestarias fueron los principales motivos por los que el Frente Sindical Universitario, junto a la Federación Universitaria Argentina (FUA), las agrupaciones estudiantiles y el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), llamaron a esta gran marcha federal de este martes en el Congreso, para marchar hacia Plaza de Mayo y afrontar “el feroz ajuste que viene realizando el gobierno de Milei”. El martes, destacaron los gremios, “el sistema universitario público mostrará toda su fortaleza en distintos puntos del país en una movilización que se prevé histórica debido a la participación masiva de autoridades, docentes, estudiantes, nodocentes, graduados y también de personas de a pie y organizaciones, los cuales responden a una sucesión de ataques por parte del Poder Ejecutivo nacional”. Desde la noche del lunes en distintas facultades se realizan vigilias para visibilizar el reclamo. Las principales se harán en Filosofía y Letras, Ciencias Sociales, Psicología, Ciencias Exactas y FADU de la UBA. Además, la marcha federal se replicará en las principales ciudades de las provincias. Las secretarías generales de las asociaciones de base, destacaron “la importancia de seguir fortaleciendo la unidad con el conjunto de los sectores que componen la comunidad universitaria (docentes, no docentes, estudiantes y autoridades); así como también con organizaciones sociales, otros gremios, y la comunidad en general”.

Por otro lado, el Gobierno no se toma a la ligera la jornada de protesta, al conocerse que será multitudinaria empezó a intentar limar la participación. En un comunicado, indicó que el nuevo aumento para "gastos de funcionamiento" es del 70 por ciento y se suma al anterior, también del 70 por ciento. Esto no responde a una negociación, dijeron los gremios, “no fue aceptado y lo cierto es que es proporcionalmente pequeño y completamente insuficiente para siquiera empatar con el presupuesto en términos reales del 2023”. Lamentablemente, agregó la FEDUN en un comunicado, “el Gobierno nacional desprecia a los trabajadores universitarios y nos hizo perder en cuatro meses el 60 por ciento de nuestros salarios frente a la inflación. Sin trabajadores docentes y no docentes comprometidos con nuestro trabajo, no existe la universidad pública de calidad”. Además, “el gobierno intentó desacreditar el justo reclamo y desmovilizar, primero persiguiendo y estigmatizando a quienes defendemos la educación pública e intentando instalar la falsa idea de que en las universidades se adoctrina. Y luego, informando falsa y tendenciosamente en distintos medios de comunicación sobre un acuerdo presupuestario que nunca existió”. “En unidad los y las docentes, junto a no docentes, estudiantes y la comunidad universitaria en su conjunto, defenderemos nuestros salarios y las banderas de la Universidad pública”, concluyó el gremio.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias