viernes 24 de mayo de 2024 - Edición Nº1997

Provincia | 23 abr 2024

Tablero político

Kicillof tiene en el radar a los alcaldes radicales bonaerenses como posibles aliados electorales

La buena sintonía que profesa con el foro de intendentes centenarios entusiasma al gobernador con sumarlos a un frente antimileísta aunque los correligionarios prefieren por el momento mantener una relación institucional. Búsqueda de consenso con la oposición dialoguista para avanzar en la cobertura de vacantes en la Corte Suprema provincial.


Por: Federico Cedarri

El gobernador bonaerense Axel Kicillof prosigue tendiendo puentes con los alcaldes del interior bonaerense con vista a una hipotética candidatura presidencial y no solo lo hace con los propios de Unión por la Patria sino que también tantea a los integrantes del foro de intendentes radicales que conduce el rauchense Maximiliano Suescun.

Los jefes comunales boina blanca bajan los decibeles a una posible alianza electoral con el mandatario y sostienen que solo buscan aceitar el vínculo con La Plata para hacer frente conjuntamente al recorte de fondos y la paralización de la obra pública dispuesta por Milei que los afecta de manera directa.

El gobernador bonaerense se siente a gusto con los mandamases correligionarios y en ocasión del ballotage algunos de ellos expresaron públicamente su apoyo a Massa a instancias de gestiones del mandatario, con lo que en el entorno de Kicillof cunde la sensación de que luego del quiebre con el PRO es posible que los radicales queden como un eslabón suelto en el tablero político y el antimileísmo pueda convertirse en un factor aglutinante para acercarlos a su proyecto político.

"Nosotros somos independiente tanto del gobierno de Milei como del de Kicillof, tenemos más contactos por el gobernador porque vivimos en la provincia de Buenos Aires pero eso no implica que apoyemos su proyecto político”, aclara un legislador boina blanca ante PDS.

Kicillof por el momento no hace alusión pública de sus intenciones con miras al 2027, por ahora solo lo afligen los temas de gestión pero ya tomó la determinación de hacer pesar su chapa en el armado de listas en la provincia durante la elección de medio término: "Es hora de dar el golpe en la mesa”, se escucha cerca del mandatario.

Comenzó a deslizarse solapadamente en los pasillos de la Legislatura bonaerense la posibilidad de avanzar en la eliminación de la ley que prohíbe más de una reelección de los intendentes,  aunque el asunto no encuentra sustento en la oposición: Kicillof sabe que para potenciar su proyecto político necesita de la fuerza electoral de la provincia de Buenos Aires y allí el peso de los actuales intendentes del PJ aparece como decisivo.

Por el momento solo configuran sondeos informales, no obstante el peronismo parece dispuesto a dar el debate y posibilitar que los alcaldes puedan eventualmente volver a presentarse: “Si la gente quiere al intendente y lo vota, que problema hay que sea electo las veces que lo determinen”, justifica ante este portal un legislador peronista ligado a un alcalde.

Estas aproximaciones quizás encuentren visos de realismo a partir del año próximo o en su defecto durante el 2026.

Kicillof mientras tanto se aboca a la gestión, como anticipó PDS la mengua de recursos nacionales complejizaría la cobertura de los gastos corrientes en el segundo semestre aunque el mandatario está haciendo esfuerzos denodados mediante presentaciones judiciales para que el Gobierno nacional retome el envío de dinero contemplado en leyes como el FONID y el Fondo del Transporte.

La opción que maneja el gobernador para el financiamiento de la segunda parte del año apunta a acudir a la llave que le brindó la Legislatura con la autorización de un endeudamiento por 1.800 millones de dólares.

De hecho, el Ministerio de Economía ya ha comenzado a mandar los papeles respectivos para lograr la autorización del Gobierno nacional para la toma de deuda aunque hasta el momento no ha logrado el aval, un nuevo desplante de Milei a Kicillof en medio de una tensa relación.

Vacantes en la Corte

El gobierno de Axel Kicillof está enfrascado además en la cobertura urgente de las cuatro vacantes pendiente en la Corte Suprema de Justicia provincial.

En calle 6 ha quedado predeterminado de que el peronismo arrimará dos nombres y la oposición del interbloque de Juntos los otros dos.

Kicillof tiene resuelto que tanto la UCR como el PRO discutan internamente y le aporten los nombres lo antes posible para armar los pliegos y enviarlos presurosamente al Senado para que en el mes de junio, cuando se jubile Luis Genoud, el máximo tribunal pueda continuar funcionando de manera adecuada.

El radicalismo tiene en las gateras dos candidatos firmes: el miembro del Consejo de la Magistratura nacional Miguel Piedecasas y el decano de la Facultad de Derecho de La Plata, Miguel Berri.

El PRO impulsaría al ex fiscal Marcelo Romero que contaría con la venia tanto del macrismo como del bullrismo, aunque algunas voces cercanas a la ex gobernadora María Eugenia Vidal buscarían candidatear al actual procurador bonaerense, Julio Conte Grand.

De darse esta última posibilidad el peronismo finalmente vería concretado un doble anhelo, en primer término sacaría del juego al Procurador actual a quién viene erosionando desde la asunción de Kicillof y por otro lado se quedaría con un lugar que apetece desde hace tiempo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias