domingo 14 de julio de 2024 - Edición Nº2048

Avellaneda | 17 abr 2024

AL SERVICIO DE KICILLOF

¿Le da la nafta a Ferraresi para proyectarse en la provincia?: Lo qué dicen propios y ajenos

Desde el peronismo local le critican su doble discurso y muestran sus debilidades. Desde la oposición también dieron su opinión: ¿qué dijeron? El intendente de Avellaneda estuvo hace tres días en Chivilcoy. ¿Su carrera para estar en una fórmula bonaerense ya empezó? La verdadera razón del enfrentamiento con Cristina y Máximo.


Por: Ricardo Carossino

Desde que el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, pegó el portazo y se fue del kirchnerismo, la gran duda sobre su armado para lanzar al gobernador Axel Kicillof como candidato a Presidente, es si se trata de una venganza contra Cristina Fernández y Máximo Kirchner o tiene la real intención de suceder al gobernador en territorio bonaerense.

La visita del intendente a Chivilcoy para hablarle al peronismo en el predio deportivo de la Asociación Bancaria de ese municipio, muestra la campaña con vistas, en principio al 2025, pero también mirando al 2027 para buscar un lugar en la fórmula bonaerense por si no se prorroga la ley que le impide reelegir como jefe comunal en Avellaneda.

Política del Sur habló con actores de Avellaneda, del oficialismo como de la oposición y tanto propios como ajenos abrieron el paraguas en cuanto a la posibilidad de saltar a una proyección provincial.

Desde su mismo entorno, analizaron que la movida anti K del intendente tiene que ver, fundamentalmente, porque en el último armado de lista no lo dejaron colar legisladores provinciales, ni nacionales. Pero lo cierto es que lo miraron con cierta bronca luego de que su esposa, Magdalena Sierra, renunciara dos veces a cargos legislativos que le habían dado a Ferraresi, primero como senadora provincial y después como diputada nacional.

Dentro del peronismo de Avellaneda, el capanga del distrito tiene dirigentes que lo siguen y lo defienden a capa y espada, pero también hay viejos militantes de la historia política del PJ local que si bien lo respetan, no le aceptan muchas de sus manera de conducir y es una de las sentencias que señalan como un impedimento para que su figura se catapulte fuera de los límites en los que gobierna.

Jorge Ferraresi no está armando territorio en su Municipio, remarcan a este medio dirigentes propios. Según explican, para no tener que pagar favores políticos a la militancia, el intendente estuvo apostando todo este tiempo a la buena gestión administrativa con la que obtiene los votos de los vecinos.

Sin embargo, marcan que esos no son los votos que necesitaría el intendente si quiere salir electo fuera de Avellaneda con lo cual analizan que es un dirigente “débil” en términos de construcción de poder puertas afuera: “No tiene coroneles en otros distritos, ni siquiera en los vecinos, como Lanús y Quilmes”, justamente gobernados por sus enemigos actuales de La Cámpora: Julián Álvarez y Mayra Mendoza, respectivamente.

Esto le reduciría las chances concretas, a menos que empiece a conseguir tropa más adecuada para dar la pelea dentro del peronismo y en contra el kirchnerismo del que reniega. El otro factor, desde luego es que los demás intendentes lo apoyen, y para eso quizás, Ferraresi no esté buscando armar en otros territorios como una manera de “respeto” a los barones del conurbano.

De una manera u otra, su perfil de buen administrador local y su falta absoluta de carisma, lo limitarían en su proyección. Para los propios, si se maneja en la provincia como lo hace en Avellaneda no le ven mucho futuro.

En el acto de Chivilcoy, hace 72 horas, dijo a modo de crítica interna, más que de autocrítica: “Perdimos la capacidad de debatir, de poder dirimir las internas en elecciones, para construir mayorías y así poder gobernar para transformar la realidad”.

Para este dirigente, precisamente lo que pasa en Avellaneda “es todo lo contrario a lo que está pidiendo para la Provincia porque acá anula listas internas, no acepta críticas, no permite debatir dentro del PJ y en el bloque de concejales, nadie lo contradice y nadie tiene pensamiento propio. Todos levantan la mano sin discutirle algo y eso antes no pasaba con (Baldomero) Cacho Álvarez”. Los propios lo señalan como un “déspota” dentro del peronismo local y creen que eso sería lo que le impediría construir realmente fuera del municipio como pretende.

Otra de las debilidades que le señalan desde adentro es justamente el armado que está haciendo para Kicillof: “Esa ambulancia levanta a cualquiera, a (Julio) De Vido, a (Amado) Boudou, a (Juanchi) Zabaleta. Son dirigentes expulsados que no tienen tropa, que no agregan nada y que restan. Son piantavotos”.

En tanto PDSur también consultó a dirigentes de la oposición sobre la mirada que tienen de este Ferraresi enfrentado al kichnerismo y lo primero que remarcan es que no le creen esa pelea: “Los opositores no le creemos nada al intendente. Esa pelea es mentira”, remarcó una dirigente opositora consultada.

De acuerdo a lo que señalan, el juego de Ferraresi y Kicillof es contener a toda la tropa enojada con La Cámpora. El intendente los contiene y así evita una dispersión de dirigentes.

Esta dirigente del radicalismo si bien admitió que Ferraresi tuvo una buena administración, le criticó, ante todo, la “total falta de diálogo con todo el arco político de Avellaneda” y agregó: “Nunca habla con nadie a menos que jueguen con él”.

Según esta radical, muchos tienen reparos de ir a verlo porque lo primero que hace es sacar la foto y subirla a las redes, con lo cual compromete a cualquier dirigente que quiere tener apenas una charla sobre la situación en los barrios.

Le conceden sólo una astucia que lo terminó alejando de su propia realidad: “Jorge terminó encerrándose en su propio juego de llevar agua para su molino, sin pensar que jode a toda la dirigencia política del Municipio ya sean del oficialismo como de la oposición”, dijo otro dirigente opositor.

Además, marcan que las lluvias y “un problema con los camioneros de la recolección de residuos” le están minando la gestión, justo cuando quiere proyectarse provincialmente. Hace poco con la última inundación, las imágenes dejaron en claro que la gente no acepta el concepto climático y así como un vecino tiró a la calle una bicicleta en cámara pidiendo más obras públicas, los vecinos aún oficialistas empiezan a criticarlo por la falta de higiene en los barrios.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias