jueves 25 de julio de 2024 - Edición Nº2059

Provincia | 10 abr 2024

Ebullición centenaria

Amenaza de interna despiadada por el Comité Provincia

El abadismo busca consensuar una lista de unidad que contenga a todos los sectores pero que en la conducción sitúe un leal al actual senador nacional. Los intendentes alineados prefieren a uno de los suyos como mandamás. Manes se pinta la cara, acusa a la conducción partidaria de condescendencia con Kicillof y busca el apoyo de Evolución.


Por: Federico Cedarri

El radicalismo bonaerense busca adaptar un nuevo perfil partidario de cara a a la sociedad luego de su divorcio formal con el PRO.

Más allá del juego de los alcaldes bonaerenses que resisten desde el Foro de Intendentes radicales y que se consideran impetuosamente la columna vertebral del partido a nivel provincial, hay otros actores que buscan afanosamente posicionarse en la dinámica interna centenaria que eclosionará sobre finales de 2024.

Uno de los principales contrincantes al status quo abadista es el diputado nacional Facundo Manes que ha comenzado, tal como anticipó PDS, a recorrer en abril los rincones más recónditos de provincia de Buenos Aires intentando volver al espíritu del 2021 cuando siendo un outsider de la política logró casi el 40% de los votos en la interna de Juntos por el Cambio contra Diego Santilli.

El neurocientífico saca chapa de haber sido uno de los más fervientes opositores a ser furgón de cola del PRO: “Facundo jugó a último momento con Larreta porque le parecía la opción más progresista pero de ninguna manera se iba a alinear con el sector más ortodoxo como el bullrismo y eso ahora lo deja bien parado en el escenario político que se viene”, analiza ante este portal un referente muy cercano al diputado nacional.

Manes volverá a apelar al contacto cara a cara que consideran en su entorno fue lo que contribuyó a posicionarlo en el tablero político bonaerense, al tiempo que ensaya una alianza política con los margaritos del GEN: “Somos el ala progresista del radicalismo, no somos colaboracionistas del PRO ni de Milei”, sueltan sin anestesia.

El diputado nacional porotea los apoyos que ostenta en territorio bonaerense, reúne periódicamente a su mesa chica con la que decidió continuar corriendo por izquierda a la actual conducción bonaerense que encarna el abadismo.

El bloque de ocho legisladores manistas que conduce el turco Claudio Frangul en la Cámara de Diputados provincial reivindica el precepto radical incólume, que se rompa pero que no se doble.

El espacio se muestra distante del interbloque al que juegan el radicalismo oficialista y el PRO, prefiere mostrarse crítico a la relación que llevan adelante los intendentes centenarios con Axel Kicillof a la que califican como condescendiente.

En el interior bonaerense la mayoría de los alcaldes se han alineado con el abadismo, solo el serrano Miguel Lunghi despliega cierta autonomía y esboza por lo bajo una simpatía que aún no se traduce en apoyo formal al manismo en el escenario interno provincial.

El abadismo en tanto aspira a que la sucesión del ahora senador nacional en la conducción bonaerense se parezca a un trámite más allá de la escaramuzas de Manes, entienden que cuentan con el cúmulo y volumen electoral que le dan los alcaldes para vencer cómodamente en un proceso interno.

Aunque asoma una discrepancia entre Abad y los intendentes: los jefes comunales planean postular a uno de los suyos, se habla del rauchense Maximiliano Suescun, que comanda el Foro, mientras que el senador nacional buscaría imponer a su paisano marplatense, el senador provincial Ariel Martínez Bordaisco.

El rol de Evolución

Será clave en el entramado interno centenario bonaerense como juegue el sector que responde al titular del radicalismo nacional Martín Lousteau.

El porteño se ha venido mostrando muy refractario al gobierno de Javier Milei en contraste con la moderación que por el momento invade a los gobernadores de la fuerza y a la conducción del radicalismo bonaerense.

Hoy parecería que Lousteau estaría cercano al discurso contestatario que ensaya Facundo Manes aunque el armador provincial de Evolución, Pablo Domenichini, no ha sacado los pies del plato de la estructura del bloque abadista en Diputados y votó disciplinadamente el endeudamiento y la Ley Fiscal de Kicillof en contraste con el bloque manista que no acompañó y denunció una negociación política con el Gobernador

“Evolución va a tener un comportamiento responsable, apostará por la lista única, no queremos internas que nos desgasten de cara al año electoral aunque si se plantea el escenario lo analizaremos y veremos qué estrategia adoptamos”, explica a PDS un referente evolucionista platense.

En rigor, los partisanos de Lousteau se han quedado con comités locales de fuste como La Plata y Olavarría, además de contar como propia a la flamante alcaldesa de González Chaves, Lucía Gómez, que fue anfitriona del último encuentro del Foro de Intendentes.

Lo cierto es que el partido centenario deberá pulir sus discernimientos internos sobre finales del 2024 para luego encarar el año político: “Apostamos a la unidad con todos los sectores, inclusive los manistas, que la juegan de puros pero están enojados porque quedaron afuera de las negociaciones por la Ley Fiscal y el endeudamiento”, sentencia ante PDS una importante fuente parlamentaria centenaria ligada a la conducción del Comité Provincia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias