miércoles 17 de abril de 2024 - Edición Nº1960

Gremiales | 26 mar 2024

INFORME ESPECIAL

100 días de gestión libertaria: “Avance de las políticas de entrega, saqueo y pérdida de soberanías”

Un trabajo de la CTA Autónoma analizó los primeros tres meses del gobierno de Javier Milei y aseguró que las medidas se tomaron “a espalda del Pueblo”. “La lucha de las organizaciones populares en nuestro país está lejos de haber sido derrotada”, afirmaron de cara al futuro.


Por: Diego Lanese

La semana pasada, el gobierno de Javier Milei cumplió sus primeros 100 días al frente del país. Lo hizo en la víspera de un 24 de marzo que marcó una fuerte convocatoria contra las políticas libertarias, y luego de tener un fuerte golpe en el Senado, donde se rechazó el “mega DNU firmado al inicio de la gestión que inauguró las medidas más significativas de su gobierno. Con los problemas que tiene para llevar adelante algunas normas, la gestión libertaria sigue empecinada en cambiar el paradigma, con el “plan motosierra” como emblema. Casi como una metáfora de este primer recorrido, lo “festejó” anunciando el cierre de dos dependencias públicas descentralizadas, lo que ratifica el plan de ajuste que recae sobre el estado nacional. Además, al entusiasmo que hay respecto de los datos macroeconómicos, el aniversario llega en un momento complejo de la economía, donde la actividad sigue cayendo, lo mismo que los salarios y la inflación mantiene su tendencia alcista. En este contexto, el Instituto de Estudios y Formación de la CTA Autónoma elaboró un análisis de los datos de este tiempo de Javier Milei como presidente, donde criticó la dirección asumida desde el 10 de diciembre y las perspectivas futuras.

 

“Los 100 días del gobierno de Javier Milei se caracterizaron por un retroceso en las condiciones de vida de los sectores populares y por un avance de las políticas de entrega, saqueo y pérdida de soberanías que favorecieron a los sectores más concentrados que operan en la economía local”, destacó sin vueltas el trabajo, sobre estos tres meses la gestión de La Libertad Avanza. El DNU 70/23, considerado “una reforma constitucional de facto”, y el proyecto de Ley Ómnibus, son intentos de modificar “de raíz y a espaldas del pueblo gran parte de las normas que regulan nuestra vida en sociedad”. “La lucha de las organizaciones populares en nuestro país está lejos de haber sido derrotada”, alertaron. El trabajo producido por el IEF contó con el aval de la conducción de la CTA Autónoma, que en su última mesa de conducción nacional dio su aprobación explícita. “Las primeras consecuencias del programa económico son ineludibles”, afirmó la entidad, que marcó que en estos 100 días que “la inflación fue del 71,4 por ciento y afectó principalmente a los sectores populares”.

“El salario real de los trabajadores registrados cayó un 17,9 por ciento entre diciembre y enero, el haber jubilatorio en estos tres meses retrocedió un 29,5 por ciento y el salario social complementario, percibido por los beneficiarios del programa Potenciar Trabajo, tuvo una merma del 37,6 por ciento”, agregó el informe, al que tuvo acceso Política del Sur. El análisis de las variaciones en el gasto público “muestra a las claras la dirección de las políticas oficiales: mientras todas las partidas destinadas a gastos sociales cayeron significativamente, los recursos destinados al pago de los servicios de la deuda crecieron un 37 por ciento interanual en el primer bimestre del año”. Para el IEF, el impacto sobre las condiciones de vida de los sectores populares “también incluye retrocesos en el empleo, la salud, la vivienda, la educación y la seguridad social, cuyo avance institucional más importante se plasmó en el DNU 70/23, aún vigente”. En materia laboral, se recordó, “la reforma contenida en el DNU 70/23 fue suspendida por decisión de la Justicia laboral”. Sin embargo, “la acción del Gobierno nacional ha debilitado herramientas muy importantes como el Salario Mínimo, Vital y Móvil y la Paritaria Nacional Docente. A su vez, en el sector público avanzó con despidos y no renovación de contratos, afectando a miles de trabajadores y trabajadoras”. “La asunción de Javier Milei también puso en marcha un cambio en la orientación del aparato estatal que fue más allá de un recorte en distintas dependencias públicas. Se desmantelaron áreas de intervención y se redujo el financiamiento de muchos sectores, al tiempo que se fortalecieron todos aquellos ligados a las fuerzas represivas”, alertaron desde el espacio de la CTA Autónoma, que se mantiene en estado “de alerta y movilización” por la profundización de estas medidas, y le reclama al resto de los gremios un nuevo paro nacional.

 

Si bien el horizonte trazado por el reporte es sombrío, el reporte de la entidad de la CTA Autónoma deja abierto un camino de lucha: “Los 100 días de Javier Milei han sido acompañados por 100 días de resistencia, se trata de una historia cuyo final está lejos de haber sido escrito”. Por el contrario, insiste, “la resistencia social fue la experiencia distintiva a lo largo de estos 100 días de experimento libertario”. “La unidad del campo popular se vuelve una necesidad en un contexto donde los desafíos que se plantean en el corto y mediano plazo son enormes”, subrayaron. Por eso, la CTA Autónoma considera que “es necesario construir un proyecto que coloque en el centro de la política pública la defensa de los intereses populares y nacionales, una alternativa con fuerte protagonismo del movimiento de trabajadores, en particular, y de los movimientos populares, en general, con una perspectiva emancipadora y pluricultural”. En este sentido, el Congreso de la CTA Autónoma “puede ser un mojón más en este proceso de reconstrucción del poder popular. El paro y la masiva movilización del 8 de marzo encabezada por mujeres y diversidades así como las próximas jornadas de las que participará nuestra central, incluida la gran movilización que se espera para el 24 de marzo en contra del negacionismo y la reivindicación del genocidio de la última dictadura militar, forman parte del marco de acción que perfila un nuevo paro general”.

En tanto, la CTA Autónoma, que conduce Hugo “Cachorro” Godoy, llevó a cabo su 6° Congreso Extraordinario en la ciudad de Avellaneda, provincia de Buenos Aires, donde se debatieron ideas y propuestas al cumplirse los primeros 100 días de gestión del actual gobierno que preside Javier Milei. Con la presencia de 34 representantes de todo el país y bajo la consigna “unidad, justicia social y soberanía popular por una patria emancipada”, la central profundizó sobre la situación de la clase trabajadora y caracterizó al actual gobierno como “neofascista”, en un contexto de “ajuste, saqueo y entrega que multiplican la exclusión, la pobreza y el hambre”. La jornada que se extendió por más de 4 horas, culminó con la declaración política del Congreso Nacional que se denominó “Rebeldía y esperanza”, y con la elaboración del documento “100 días de experimento libertario, ajuste, entrega y saqueo. 100 días de resistencia y el desafío de construir una alternativa”. Además, se emitieron resoluciones sobre Palestina, Cuba, Uruguay, Sahara Occidental, Venezuela, Nicaragua, CNTI, en defensa de Malvinas y Myanmar, y se votó la solidaridad con las comunidades en la cordillera y contra el desalojo. También se repudió la represión sufrida por la compañera de HIJOS y la amenaza a la hija de Adriana Calvo. “Cuando debatimos los y las trabajadoras, adquirimos un compromiso como el que tenemos hoy con este Congreso y es que este Gobierno no va a pasar y que quede claro en esta huella histórica que estamos marcando, que la victoria es el resultado”, sostuvo en el cierre el secretario adjunto, Ricardo Peidro. Por su parte, la adjunta Mariana Mandakovic concluyó: “El protagonismo de la clase es parte de lo que tenemos que construir hoy, y lo vamos a hacer con federalismo porque no alcanza sólo con la Ciudad de Buenos Aires, tenemos que salir en las calles de todo el país”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias