domingo 14 de abril de 2024 - Edición Nº1957

Lanús | 16 mar 2024

PURO HUMO

Lanús vs. Edesur: otro capítulo para una historia de fracasos legales y políticos

Julián Álvarez quiere demandar a la empresa de energía eléctrica. Pidió a los vecinos que se agrupen. El Estado Municipal no los puede representar. Edesur sale indemne de esta pulseada. Las obras que jamás llegaron. Una historia de fracasos legales y el mal humor de los vecinos que siguen esperan alguna buena noticia de una gestión que termina de arrancar.


Por: Ricardo Carossino

Apretado por las circunstancias, el intendente de Lanús, Julián Álvarez, apeló a la clásica postura de mostrarse como un duro frente al histórico desprecio de Edesur en su relación con el Municipio de Lanús, una relación que en la que siempre ganó la empresa.

La realidad indica que con casi 96 horas son luz, cerca de 8 mil lanusenses padecen la falta de energía luego de las inundaciones que les tocó sufrir y como se sabe estas personas no tienen a quien recurrir de manera real porque no existe hoy ningún organismo del Estado, del que La Libertad Avanza aborrece, que se haga cargo de una situación de real emergencia.

El intendente obligado a mostrarse para calmar el creciente mal humor de los vecinos decidió apelar a frase hechas como “caer con todo el peso de la ley” contra la empresa. Lo cierto es que poco y nada podrán hacer, tanto la Municipalidad como la Defensoría del Pueblo de Lanús.

También es cierto, exculpando a ambas instituciones, que con la llegada de La Libertad Avanza la relación entre partes en el mercado cambió radicalmente en contra de los consumidores por el decreto 70/23 que el Senado de la Nación acaba de rechazar.

Política del Sur consultó a fuentes del derecho que informan que ahora rige el concepto de que el consumidor y el proveedor estan en igualdad de condiciones y que no hace falta la intervención del Estado ante los abusos de la parte más fuerte que es quien provee.En 1993 se plasmó la defensa del consumidor en la Ley 24.240 y se obligaba a las autoridades a dar protección ante la distorsión de precios, ante la falta de eficiencia en el servicio, ante el abuso de monopolios y a constituir asociaciones de defensa del consumidor, pero con la aparición del decreto 70/23, todo esto quedó anulado porque se eliminan estas resoluciones.

Julián Álvarez actuó como actuó en su momento Néstor Grindetti, siendo Mauricio Macri el Presidente de la Nación y como actuó Alberto Fernández cuando intervino la empresa con el intendente Jorge Ferraresi, pero esas patriadas no fueron más que puro humo. Edesur siempre ganó las batallas.

El intendente adelantó que impondrán una multa a la concesionaria por la falta de solución para los usuarios afectados y ofreció un informe de situación no funcionan: “Fue muy grave la tormenta, pero también es muy grave la desidia de Edesur”, dijo a modo de comentarista de la realidad y anunció que tomará tres medidas: aplicará la máxima multa posible a Edesur; enviará al Concejo Deliberante un proyecto para eximir del pago de las tasas municipales a los comerciantes afectados por el corte; y buscará un convenio con el Colegio de Abogados de Avellaneda-Lanús para que patrocinen a los comerciantes en el reclamo contra la concesionaria por el reclamo de ‘lucro cesante’.

En tanto, el defensor del Pueblo de Lanús, Facundo Mancebo, solicitó que “se restablezca inmediatamente el servicio eléctrico en el distrito; mantenerlo en forma ininterrumpida; devolver por las vías pertinentes a los usuarios los importes correspondientes a las tarifas abonadas, más la reparación integral de los daños causados; y acordar un protocolo de actuación en caso de reiteración de los cortes del servicio, que garantice la provisión de agua potable”.

Como todos saben, estas medidas no están mal, sobre todo la eximición de tasas que, poniendo la lupa en la cuestión inflacionaria y en la recesión, hoy Lanús, como cualquier otro municipio padece una alta morosidad en el cobro de las mismas por lo que los problemas financieros que enfrenta y enfrentará Álvarez son más graves políticamente hablando que el reclamo de la gente por la falta de luz.

La verdad es que la historia muestra una cara muy hostil en términos de balanza de derechos en cuanto al protagonismo de una Empresa que sigue de pie a pesar del pésimo servicio y el enriquecimiento de sus arcas.

Fue en abril de 2021 que nada menos que la Corte Suprema falló a favor de Edesur ante un reclamo que formuló el intendente Néstor Grindetti, por los cortes de luz y las permanentes fallas en el servicio de distribución de energía eléctrica. El máximo tribunal rechazó la representatividad del intendente respecto de los ciudadanos que viven en Lanús, lo que técnicamente se llama “legitimación” para accionar judicialmente.

“El carácter de intendente y la afectación del servicio en dependencias municipales invocados son insuficientes para representar a los habitantes del Partido de Lanús afectados por los cortes de suministro de energía ante los tribunales federales”, sostuvieron los jueces Carlos Rosenkrantz, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, con la disidencia parcial de Horacio Rosatti más que nada por una interna entre los supremos.

El fallo que dejó sin efecto la Corte hubiera ordenado a Edesur a “restablecer inmediatamente el servicio eléctrico en el municipio y mantenerlo en forma ininterrumpida; devolver por las vías pertinentes a los usuarios los importes correspondientes a las tarifas abonadas, más la reparación integral de los daños causados; y acordar un protocolo de actuación en caso de reiteración de los cortes del servicio que garantice de parte de la demandada la provisión de agua potable”.

El otro capítulo de esta historia tiene como protagonista a Jorge Ferraresi que parecía ser el salvador mesiánico de los habitantes de la zona sur del conurbano bonaerense por orden de Alberto Fernández.

Se llegó a postular de manera contundente la estatización de la empresa, pero los resultados finales terminaron por confirmar la esterilidad política del ex presidente de la Nación. Al fin, luego de permanecer apenas 46 días en el cargo, el intendente de Avellaneda, reculando en chancletas renunciaba como interventor administrativo de Edesur.

Insólitamente Ferraresi se fue con una de las explicaciones más baladís que hayan conocido en la historia del peronismo: “Cuando asumimos la intervención se nos encomendó fiscalizar y elaborar un plan de obras en su área de concesión. Trabajando con los intendentes y el ENRE, lo hicimos en un mes”, y añadió que “con la ruta trazada, consideramos que la actuación como interventor está cumplida”. Fin del comunicado a la población afectada por la ola de calor que se padeció en febrero y marzo del 2023. O sea, no pasó nada. Todo fue puro humo.

Luego, el 24 de abril el propio Sergio Massa presentó el “Plan para energía eléctrica” con 278 obras en 12 municipios del conurbano: Florencio Varela, San Vicente, Presidente Perón, Ezeiza, Esteban Echeverría, Quilmes, Cañuelas, Avellaneda, Lomas de Zamora, Berazategui, Lanús y Almirante Brown. El plan iba a contar con una inversión de $ 7.000 millones y beneficiaría a 600.000 usuarios, es decir, un total de 2.400.000 personas, había remarcado el ex ministro de Economía en un evento realizado en el CCK donde también participaron la secretaria de Energía, Flavia Royón, el titular del ENRE, Walter Martello, y el propio Ferraresi. De nuevo, no pasó nada.

La conclusión temporal de la gestión del intendente es la creciente protesta de la gente. En la avenida 25 de mayo, hace unos días funcionaban los semáforos y nadie ordenaba el caos de tránsito y los locales sobrevivían como podían ante semejante caos. Esto terminó, en vecinos que saltaron a las calles a manifestarse cortando calles y avenidas.

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias