miércoles 17 de abril de 2024 - Edición Nº1960

Provincia | 18 mar 2024

Panorama centenario

El radicalismo bonaerense reconfigura un nuevo rol opositor con los intendentes a la cabeza

Los alcaldes que se agrupan en el foro correligionario consideran que uno de los suyos debe alzarse con la conducción partidaria cuando dé un paso al costado Abad. Manes amenaza con una confrontación interna y Evolución buscará una lista de unidad.


Por: Federico Cedarri

En el radicalismo bonaerense despunta un año que se verá atravesado por las internas partidarias que se llevarán a cabo sobre el filo de 2024, pero al mismo tiempo busca calibrar un remozado perfil político para posicionarse ante los gobiernos de Axel Kicillof y Javier Milei.

Los alcaldes centenarios volverán a reunirse en breve en la ciudad de González Chaves en un segundo encuentro del Foro de Intendentes para prolongar la catarsis por la caída de los recursos en sus distritos producto consecuente de la debacle de la actividad económica.

Los jefes comunales siguen de cerca la puntualidad de los desembolsos para obras prometidos por Axel Kicillof para buscar atemperar la recesión que se abate sobre sus municipios, al mismo tiempo que exigen al gobierno provincial la regularización de las deudas del IOMA.

Más allá de las desventuras económicas, el partido centenario bonaerense necesita concebir un nuevo rol de oposición autónoma desenganchado de la otrora alianza de Juntos por el Cambio para desenvolverse en el tablero de la realidad política provincial.

Los alcaldes comandados ahora por el rauchense Maximiliano Suescun, un afín a Kicillof, están en su mayoría enrolados bajo el paraguas del senador nacional y titular partidario, Maximiliano Abad, y consideran que el sucesor del marplatense en la conducción partidaria debe salir de las filas del Foro.

No pocos son los jefes comunales que comienzan a trasuntar un preliminar apoyo a Suescun para encabezar una lista para ir por la titularidad del radicalismo provincial, aunque no hay que descartar otras opciones como el balcarcense Esteban Reino y el paisano de Abad, el senador provincial Ariel Bordaisco.

También habrá que apreciar el juego que desarrolla el líbero tandilense Miguel Lunghi que observa con simpatía la rebeldía de Facundo Manes contra la estructura oficial centenaria y podría termina aliado con el médico nacido en Salto en la cruzada para enfrentar al abadismo.

En rigor, son todas conjeturas que los correligionarios comenzarán a discutir con profundidad durante el transcurso del año en curso.

Los alcaldes son partidarios de fortalecer la identidad del radicalismo, entienden que deben practicar una independencia de las decisiones que pueda eventualmente llevar adelante el PRO, al que ya avizoran lanzado a los brazos de Milei: “La alianza de Juntos por el Cambio en lo que concierne a lo electoral se terminó, podemos laburar en la Legislatura como interbloques pero en el 2025 nosotros buscaremos otro tipo de alianza, no vamos más a la cola de ellos”, suelta envalentonado a PDS un legislador boina blanca.

La jugada de los alcaldes pasa por interactuar activamente con los dos bloques legislativos que responden a la conducción partidaria, el del chacabuquense Agustín Máspoli en el Senado y el del marplatense Diego Garciarena en la Cámara Baja.

Los intendentes centenarios apoyaron convencidos el reclamo de Axel Kicillof por el recorte intempestivo del Fondo de Fortalecimiento Fiscal aunque lo hicieron acompañado de cuestionamientos por las deudas de la provincia con sus comunas y la falta de austeridad en tiempos de ajuste: “El IOMA es un desastre y Kicillof no hace el ajuste del gasto político, sigue creando cargos para pagar a sus amigos”, despotrica un alcalde boina blanca ante este portal.

Posicionamientos internos

Hace ruido en la estructura centenaria bonaerense la disidencia de los legisladores en la Cámara Baja provincial, los rebeldes se mostraron fastidiados con los alcaldes boina blanca luego de quedar afuera de las negociaciones por el endeudamiento y la Ley Fiscal.

Este grupo de diputados que comanda el turco Claudio Frangul en realidad son referentes de Facundo Manes que se ha mostrado distante del titular partidario, Maximiliano Abad, a quién le cuestiona la estrategia política del partido en las elecciones 2023: “Terminaron entregando el partido a la ortodoxia del PRO”, sostiene a PDS una fuente muy ligada al diputado nacional.

Este desprendimiento de legisladores amenaza con extenderse al ámbito partidario y comenzar a armar una oposición al abadismo para ir por la conducción partidaria.

Más allá de la simpatía del serrano Miguel Lunghi, el manismo espera poder enhebrar algún tipo de acuerdo con Evolución, el sector que responde a Martín Lousteau, que mantiene una relación sinuosa con Abad.

Desde el espacio del titular partidario nacional le confirman a este portal que no sería razonable un proceso intestino que deje secuelas tomando en cuenta que el radicalismo busca configurar un nuevo perfil opositor: “Nuestra idea siempre va a ser ir por una lista de unidad como lo hicimos en el 2022, no hay margen para internismos con una crisis económica acuciante”, sentencia un referente evolucionista ante este portal.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias