viernes 24 de mayo de 2024 - Edición Nº1997

Nación | 14 mar 2024

OPINIÓN

¡Otra vez sopa!

El escritor lomense Antonio Novielli analiza las dificultades que atraviesan distintos sectores de la economía.


Entre las inundaciones, el conflicto en la ciudad de Rosario y la espera del ya mencionado pacto del “25 de Mayo”, el cual esperemos que todos los involucrados estén a la altura de las circunstancias pensando en TODOS LOS HOMBRES Y MUJERES QUE HABITEN EN NUESTRO SUELO.

Mientras las reservas del Banco Central crecen a consecuencia del postergado pago de las importaciones, medida que genera un pasivo que no es sostenible en el tiempo y que llevó a la paralización del sector industrial. Como dato al respecto es bueno notar que no se le asignan dólares a las industrias para producir pero sí se le asignarán a la importación de alimentos, de concretar esta medida en el “Granero del mundo”, en vez de aumentar la producción, la destruiremos para depender de otras naciones que nos vendan alimentos.

En el día a día, el hombre de a pie emprendedor nota que se mantiene en baja del poder adquisitivo, en los primeros meses de la actual administración es del 20,7%, a ello se le puede sumar el alza de la tasa de desempleo "LOS CAIDOS”, esta tendencia irá en aumento… dependiendo de cuánto dure la crisis recesiva.

Esta tendencia ¡Sí la podemos ver! Con mayor desempleo y salarios que no se actualizan conforme la inflación, es más, sigue cayendo en promedio.

Si realizamos un relevamiento sobre la realidad de algunas empresas que marcan tendencia en el mercado interno notamos que, la siderúrgica Acindar, una de las dos más grandes del país, informó la semana pasada que paralizará durante un mes las cuatro plantas que tiene en Argentina a partir de finales del mes de marzo por la caída “abrupta” de sus ventas: representa un retroceso del 40% de la demanda y no descarta que esta medida pueda extenderse más allá de abril.

Otro caso, Electrofueguina comunicó la suspensión de todo su personal de planta por 45 días. Argumentando que están sin poder conseguir las divisas para comprar insumos, según explicó Javier Escobar, secretario de la Asociación de Supervisores de la Industria Minera, Mecánica y Metalúrgica (ASIMRA).

Por su parte, la automotora Volkswagen paralizó su actividad ya en el mes de diciembre, pues no podían pagarle a sus proveedores internacionales, tema que viene de arrastre desde el año pasado, agravado por la caída de ventas. En tanto, General Motors, también paralizó su producción, por caída en las ventas y la falta de pago de importaciones.

En cuanto al sector textil lleva acumulado cesantías en empresas en las provincias de Buenos Aires, La Rioja, Santiago del Estero, Tierra del Fuego y Catamarca. Topper en la provincia de Tucumán lleva 135 cesanteados, mientras que la firma de productos congelados El Noble anticipó 50 trabajadores cesanteados.

Con este contexto real la actual administración menciona como medida bajar los impuestos a las importaciones, fórmula ya probada varias veces por administraciones anteriores y NUNCA FUNCIONÓ, con el agravante que sus consecuencias llevan a un efecto espiral de inflación ascendente con la posterior falta de producción nacional que acarrea altos índices de desocupación ampliando de este modo la franja de "LOS CAIDOS" y sumémosle algo no menos importante, el estrangulamiento por falta de dólares.

Por su parte, la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) estimó que desde noviembre se perdieron casi 70.000 empleos en el sector. Esto refleja preocupación en la utilización de los niveles de la capacidad instalada como marca el INDEC.

A pesar de que las empresas se muestran reticentes a desprenderse de sus recursos humanos, se cuidan mucho antes de tomar decisiones estructurales sobre la magnitud de sus empleados.

Dado que en caso de una eventual reactivación, es complejo dar vuelta a eso y recuperar a ese trabajador que se fue o entrenar a nuevos operarios. Con esta latente destrucción de la fuente de empleo pocos emprendedores se motivan a invertir su tiempo completo, dado que este se aplica al INSTINTO DE SUPERVIVENCIA para ver como prosigue su PYME, MICROPYME o COMERCIO, poniendo nuevamente a prueba su capacidad de resistencia.

En su pensamiento más profundo exclama… OTRA VEZ SOPA!

novielli1

novielli2

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias