martes 16 de abril de 2024 - Edición Nº1959

Provincia | 27 feb 2024

Reconfiguración justicialista

La irrupción de Cristina siembra grietas en el tablero del peronismo bonaerense

La reaparición de la ex presidenta es mirada con recelo por un grupo de jefes comunales que habían comenzado a porotear apoyos para desplazar a Máximo del poder partidario provincial. La Cámpora se cuadra detrás de Fernández de Kirchner y apuesta a mantener la tregua con Kicillof para ganar tiempo.


Por: Federico Cedarri

La vuelta al primer plano de la escena pública de la ex presidenta Cristina Kirchner ha dado lugar a múltiples interpretaciones dentro del universo político, pero se ha constituido en un bálsamo para el internismo en el que está sumido el peronismo bonaerense.

La figura rutilante de Cristina opaca los atisbos de liderazgos alternativos que estaban intentando moldearse para desplazar del trono partidario bonaerense a Máximo Kirchner.

En rigor, los alcaldes de La Cámpora cercanos a Máximo Kirchner celebran la vuelta de Cristina, cavilan que la ex presidenta finalmente continuará teniendo influencia supina en el tablero peronista de la provincia de Buenos Aires y podría ser determinante para la elección de autoridades de cara al 2025: “Nadie se va a querer enfrentar con Cristina, Axel hará lo que ella diga”, suelta seguro a este portal un referente peronista con vínculos afables a la orga.

Más allá del exitismo camporista, lo cierto es que la ex presidenta todavía constituye un factor de aglutinación dentro del peronismo bonaerense que hoy día solamente le puede disputar parcialmente Axel Kicillof.

Los movimientos sociales también ven con buenos ojos la reaparición de la ex vicepresidenta, vale recordar que hace unos días la titular de la alcaidía de Moreno y referente del Evita, Mariel Fernández, se reunió a solas con Cristina y de manera posterior la ratificó ante su tropa como la catalizadora del liderazgo dentro del peronismo: “Si alguien la daba por retirada a Cristina, una vez más se equivocan”, desliza a PDS un camporista envalentonado.

Focos de resistencia

No todas son loas para la ex presidenta en su vuelta al ruedo político, también despuntan algunos focos sórdidos de resistencias que sostienen que su reaparición no contribuye un ápice para la renovación del peronismo y la expansión de su base social: “Con Cristina de nuevo en el tablero político espantas a la clase media que a Axel lo ven mejor, además de que dificulta de sobremanera la integración de peronistas no kirchneristas y tensa la relación con el massismo”, descarga a PDS un dirigente peronista cercano a los intendentes del interior.

Hay alcaldes cercanos al grupo de la Mesa de Ensenada, que venían desenvolviéndose con cierta independencia del cristinismo y que amenazaban abiertamente la conducción de Máximo Kirchner, que han comenzado por estas horas a cuestionar en privado la reaparición de Cristina asegurando que se convierte en un obstáculo involuntario para el desenvolvimiento de la gestión de Kicillof.

Algunas fuente cercanas a esos jefes comunales consultadas por este portal destacan que la reaparición de Cristina podría terminar beneficiando indirectamente a Javier Milei: “Cuando ya estaba en la cuerda floja con la clase media por el ajuste, que aparezca Cristina vuelve a solidificar a Milei con ese segmento importante de la población y nos relaciona a todos nosotros con el kirchnerismo”, descargan.

De igual modo, aseguran que le hace flaco favor a Axel Kicillof en su relación con el Gobierno nacional: “A Axel le puede complicar la gestión esta jugada de Cristina”, completan.

El alcalde de Avellaneda Jorge Ferraresi era uno de los que había comenzado a orejear el poroteo de apoyos dentro de los intendentes del conurbano para su propia candidatura a presidir el PJ bonaerense en el 2025.

El  avellanedense "soltó" la relación con la ex presidenta hace unos meses cuando luego del ballotage pegó el portazo a la vicepresidencia del Instituto Patria y comenzó un trajinar incesante para posicionarse en el universo peronista provincial.

Ferraresi cuenta hasta el momento con un pingüe apoyo en su cruzada partidaria, tiene el solitario guiño del intendente de Esteban Echeverría Fernando Gray, un conspicuo enemigo político de Máximo Kirchner en particular y del kirchnerismo en general.

También tantea sostén en el albertismo residual, sondeó a Juan Zabaleta que perdió Hurlingham en manos de La Cámpora.

Lo cierto es que la construcción que comenzó el alcalde de Avellaneda parece haber entrado en stand by, sobre todo a la espera de verificar las consecuencias que ha deparado en los principales referentes del peronismo la aparición pública de Cristina Kirchner: “Todo se vuelve a reconfigurar con Cristina en el escenario, no se puede hacer política en el peronismo bonaerense sin tener en cuenta su enorme influencia aunque algunos simulen no entenderlo”, indica a PDS una fuente parlamentaria que conoce al dedillo la idiosincrasia peronista.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias