martes 16 de abril de 2024 - Edición Nº1959

Provincia | 23 feb 2024

¿Nueva configuración?

Potencial acuerdo del PRO con libertarios mileístas convertiría al nuevo espacio en la segunda minoría en la Legislatura

Si el ex presidente Macri consolida institucionalmente en el Congreso Nacional el Pacto de Acassuso, la movida podría replicarse en el Parlamento bonaerense. En Diputados cálculos preliminares estiman que sumarían 22 bancas mientras que en el Senado se arrimarían a los 13 legisladores.


Por: Federico Cedarri

Aunque en las últimas horas perdió impulso la posibilidad inmediata de una fusión parlamentaria entre el PRO y La Libertad Avanza debido a los desajustes entre Javier Milei y Mauricio Macri, de concretarse la misma a escala del Congreso nacional los legisladores provinciales amarillos podrían verse arrastrados a emular la conformación de un bloque con los libertarios en la Legislatura bonaerense.

A los intendentes del PRO la posibilidad de unificarse con los mileístas no los seduce en demasía porque ellos consideran que la mejor manera de negociar con el gobierno de Axel Kicillof es uniendo fuerzas con los radicales y permanecer articulados en un interbloque en el Parlamento.

“Si Mauricio se queda con el partido en marzo como muchos pensamos es posible que no quede otra opción que avanzar en la fusión y en la Legislatura no tengamos más remedio que jugar juntos con los libertarios”, pronostica a PDS un legislador amarillo que reporta a un intendente.

En rigor, hay algunas diputadas que responden al bullrismo duro como la referente de Almirante Brown, Florencia Retamoso, y la marplatense Sofía Pomponio que ya amagaron con irse con los libertarios cuando desoyeron la bajada de línea de los intendentes y votaron negativamente el endeudamiento y la Ley Fiscal.

El ritondismo representado en el zaratista Matías Ranzini, que ejercerá la titularidad del bloque amarillo a partir del 10 de diciembre de 2024,  también estaría propenso a avanzar en la fusión con los libertarios tomando en cuenta que en ese esquema Cristian Ritondo tendría un lugar preponderante en la institucionalización del Pacto de Acassuso entre Mauricio Macri y Javier Milei.

Hoy el bloque amarillo de la Cámara Baja es presidido por el santillista Agustín Forchieri que ha hecho esfuerzos innumerables por contener las disidencias internas con el bullrismo.

Diego Santilli rompió lanzas hace tiempo con Horacio Rodríguez Larreta al igual que la ex gobernadora María Eugenia Vidal, por lo que los legisladores denominados Sin Tierra como el ahora senador por la Sexta Sección, Alex Campbell, que otro reportaban a Heidi se fueron acercando nuevamente al macrismo.

En ese contexto, si el ex presidente concretara finalmente un acuerdo con Milei la fusión parlamentaria con los libertarios en la Legislatura sería un hecho pese al descontento subterráneo de los intendentes.

Los 16 legisladores amarillos podrían avanzar en la Cámara Baja en una integración con el bloque que conduce Nahuel Sotelo y que se compone de 6 legisladores.

Es una incógnita lo que puedan hacer los ocho legisladores libertarios que forman un bloque autónomo de los designios de la Casa Rosada y que comanda Gustavo Cuervo, que tiene raíces en el peronismo de San Miguel y en algún momento estuvo cercano a Joaquín de la Torre.

Este sector en su momento expresó un duro documento contra el acuerdo entre Javier Milei y Mauricio Macri para el ballotage: “Son massistas arrepentidos, que si ganaba Massa se pasaban al bloque de Unión por la Patria”, dispara con munición gruesa ante PDS un operador del libertarismo institucional.

Del mismo modo, el monobloque que compone el marplatense Guillermo Castello que ingresó a la Legislatura de la mano de la agrupación de José Luis Espert en 2021 ya avisó que se mantendrá al margen de una fusión amarilla- libertaria.

Mismo rótulo le cabe a la piparista Jazmín Carrizo tomando en cuenta las esquirlas del enfrentamiento decantado entre su jefa y la Casa Rosada.

De darse este escenario de integración de libertarios y amarillos, la Cámara Baja bonaerense ingresaría en un proceso de reconfiguración de sus fuerzas ya que la potencial nueva bancada se quedaría con 22 sillas y podría convertirse en la segunda minoría detrás del peronismo cobrando un relieve político que el PRO venía perdiendo luego de la ruptura con el radicalismo, tomando en cuenta que los centenarios se habían convertido en los interlocutores preferidos de Axel Kicillof.

Similitud en el Senado

En la Cámara Alta bonaerense también sumaría músculo político una hipotética fusión entre el PRO y La Libertad Avanza.

En el Senado, los amarillos componen un espacio de 11 legisladores que comanda el montenegrista Alejandro Rabinovich y que tiene entre sus principales referentes a Christian Gribaudo que reporta a Jorge Macri, además de Daniela Reich que comanda el PRO bonaerense y es esposa de Diego Valenzuela, compañero de estudios universitarios del Presidente.

En la Cámara Alta, el bloque institucional mileísta lo componía en soledad Sebastián Pareja que pidió una licencia extraordinaria a la espera de una oferta del gabinete nacional que finalmente llegó por lo que dejará su banca y se mudará al Ministerio de Infraestructura nacional.

El reemplazante de su escaño será Carlos Curestis, un ex edil de Esteban Echeverría que acompañó a Pareja en el armado mileísta en el ámbito de la Tercera Sección electoral.

Si se avanza en la fusión del PRO y el espacio de Curestis, el nuevo bloque podría sumar 12 senadores, al tiempo que aumenta la chance de agregar al líbero Joaquín de la Torre que hace tiempo se ha enrolado sin rubores cerca del ex presidente Mauricio Macri.

En rigor, podría quedar conformado un bloque de 13 legisladores que se consolidaría como la segunda minoría desairando a los tres senadores libertarios disidentes que comanda el Chino Carlos Kikuchi y al monobloque de la piparista Betina Riva.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias